Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2017;70:924-32 - Vol. 70 Núm.11 DOI: 10.1016/j.recesp.2017.02.006

Amiloide beta (1-40) en sangre, cognición y pronóstico en insuficiencia cardiaca

Antoni Bayes-Genis a,b,c,, Jaume Barallat d, Marta de Antonio a,b, Mar Domingo a,c, Elisabet Zamora a,c, Joan Vila e,f, Isaac Subirana e,f, Paloma Gastelurrutia a,c, M. Cruz Pastor b, James L. Januzzi g, Josep Lupón a,b,c

a Unidad de Insuficiencia Cardiaca, Servicio de Cardiología, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España
b Departamento de Medicina, Universidad Autónoma de Medicina, Barcelona, España
c CIBERCV (CB16/11/00403), Instituto de Salud Carlos III, Madrid, España
d Servicio de Bioquímica, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España
e CIBER de Epidemiología y Salud Pública, Barcelona, España
f Grupo de estudio en Genética y Epidemiología Cardiovascular, Grupo de estudio REGICOR, IMIM (Instituto de Investigación Médica del Hospital del Mar), Barcelona, España
g Cardiology Division, Massachusetts General Hospital, Harvard Clinical Research Institute, Boston, Massachusetts, Estados Unidos

Contenido Relacionado

El amiloide beta (1-40) circulante predice eventos en pacientes con insuficiencia cardiaca
Kimon Stamatelopoulos, Konstantinos Stellos
Rev Esp Cardiol. 2017;70:905-6
Texto Completo - PDF

Palabras clave

Amiloide-beta. Insuficiencia cardiaca. Cognición. Pronóstico. Biomarcadores.

Resumen

Introducción y objetivos

A nivel cerebral, el amiloide-beta participa en la fisiopatología de trastornos cognitivos; en la circulación, el papel del amiloide-beta es incierto pero podría estar relacionado con procesos de inflamación estéril y senescencia. Se ha analizado la relación entre concentraciones circulantes de amiloide-beta 1-40 (Aβ40), cognición y mortalidad (global, cardiovascular y por insuficiencia cardiaca [IC]) en pacientes ambulatorios con IC.

Métodos

El Aβ40 circulante se midió en 939 pacientes consecutivos con IC. El estado cognitivo se evaluó con el cuestionario de Pfeiffer (ajustado al nivel educacional) en condiciones basales y durante el seguimiento. Se utilizaron análisis de regresión múltiple de Cox y medidas de función (discriminación, calibración y reclasificación), ajustando por riesgos competitivos para causas de muerte específicas.

Resultados

Durante 5.1 ± 2.9 años, 471 pacientes murieron: 250 de causa cardiovascular y 131 por IC. La mediana de Aβ40 circulante fue de 519,1 pg/ml [Q1-Q3: 361,8-749,9 pg/ml]. La concentración de Aβ40 correlacionó con la edad, índice de masa corporal, insuficiencia renal y clase funcional de la New York Heart Association (todas p < 0,001). No hubo diferencias en Aβ40 en pacientes con y sin trastorno cognitivo a nivel basal (p = 0,97) o durante el seguimiento (p = 0,20). En el análisis multivariado, que incluye predictores clínicos relevantes y la fracción aminoterminal del propéptido natriurético cerebral, Aβ40 permaneció asociado a mortalidad global (HR = 1,22; IC95%, 1,10-1,35; p < 0,001) y cardiovascular (HR = 1,18; IC95%, 1,03-1,36; p = 0,02), pero no con mortalidad por IC (HR = 1,13; IC95%, 0,93-1,37; p = 0,22). El Aβ40 circulante mejoró la calibración y reclasificación de los pacientes.

Conclusiones

Las concentraciones circulantes de Aβ40 no se asocian a trastorno cognitivo en la IC. Aβ40 fue predictor de mortalidad y podría indicar envejecimiento sistémico.

0300-8932/© 2017 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.