Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2016;69:760-5 - Vol. 69 Núm.08 DOI: 10.1016/j.recesp.2015.12.033

Los polimorfismos de nucleótido único y los haplotipos de la región 3’UTR del gen GATA4 contribuyen al riesgo genético de cardiopatía congénita

Silvia Pulignani a, Cecilia Vecoli a,, Saverio Sabina a, Ilenia Foffa a, Lamia Ait-Ali a, Maria Grazia Andreassi a

a Consiglio Nazionale delle Ricerche, Institute of Clinical Physiology, Pisa, Italia

Palabras clave

Haplotipo. Polimorfismos de nucleótido único. 3’UTR. GATA4. Cardiopatía congénita.

Resumen

Introducción y objetivos

Los polimorfismos de nucleótido único situados en un lugar de unión de microácidos ribonucleicos (miARN) pueden tener diferentes efectos en la expresión génica, y ello puede influir en el riesgo de enfermedad. Este estudio tiene como objetivo evaluar la asociación existente entre los polimorfismos de nucleótido único y los haplotipos presentes en la región 3’UTR del gen GATA4 y el riesgo de cardiopatía congénita.

Métodos

Se utilizaron algoritmos de bioinformática para analizar los polimorfismos de nucleótido único en los presuntos lugares de unión de miARN en la región 3’UTR del gen GATA4 y para calcular la diferencia de energía de hibridación libre (ΔFE, kcal/mol) para cada alelo de tipo natural (wild-type) en comparación con cada variante alélica.

Resultados

Formaron la población de estudio 146 pacientes caucásicos (73 varones; edad, 6,68 ± 7,79 años) y 265 recién nacidos sanos (147 varones). Se consideró que la suma de todos los ΔFE predecía la importancia biológica de los polimorfismos de nucleótido único al unirse a más miARN. A continuación se determinó el genotipo de los 4 polimorfismos (+1158 C > T, + 1256 A > T, + 1355 G > A, +1521 C > G) que tenían el valor predicho de ΔFE total más alto (9,91, 14,85, 11,03 y 21,66 kcal/mol respectivamente) en un estudio de casos y controles (146 pacientes y 250 controles). Al aplicar una corrección por multiplicidad de pruebas, tan solo el alelo +1158 T mostró una diferencia significativa entre los pacientes y los controles. El análisis de los haplotipos puso de manifiesto que el haplotipo T-T-G-C (más infrecuente en los pacientes con cardiopatías congénitas que en los controles) se asociaba a una disminución del riesgo significativa (p = 0,03), mientras que el haplotipo muy infrecuente C-A-A-C, que se daba de manera muy poco común en los controles (0,3%) en comparación con los pacientes con la enfermedad (2,4%), se asociaba a un aumento de 4 veces en el riesgo de enfermedad (p = 0,04).

Conclusiones

Las variantes frecuentes de la región 3’UTR del gen GATA4 interaccionan de manera conjunta y con ello afectan a la susceptibilidad a la cardiopatía congénita, probablemente mediante la alteración de la regulación postranscripcional de los miARN.

Artículo

Puede acceder al texto completo de este artículo :

Socios de la Sociedad Española de Cardiología


Suscriptores de Revista Española de Cardiología

Si lo desea puede adquirir este artículo por 30.00 €

Comprar ahora
Suscriptores de ScienceDirect