Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2018;71:114 - Vol. 71 Núm.02 DOI: 10.1016/j.recesp.2017.05.010

Malformación linfática quística paracardiaca derecha

María Arántzazu González Marín a,, Javier Jiménez Díaz b, Juan Carlos López Gutiérrez c

a Servicio de Pediatría, Cardiología Pediátrica, Hospital General de Ciudad Real, Ciudad Real, España
b Servicio de Cardiología, Hospital General de Ciudad Real, Ciudad Real, España
c Servicio de Cirugía Pediátrica, Hospital Infantil La Paz, Madrid, España

Artículo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

Una niña de 6 años, con malformación linfática pequeña submandibular derecha a los 2 años, ingresó por fiebre, soplo y posible neumonía derecha (figura 1). En la ecocardiografía se observó una gran masa (M) quística adyacente a la aurícula derecha (AD) (figura 1; vídeos 1 y 2 del material suplementario; VD: ventrículo derecho). La angiografía por tomografía computarizada la localizó en el mediastino anterior, con extensión hacia los troncos supraórticos y el diafragma, causando dilatación aneurismática de la vena cava superior (VCS) (figura 2) y comprimiendo la AD (figura 2), con tamaño de 8 x 6 x 6 cm. Su aspecto no nodular descartó conglomerados adenopáticos que indicaran linfoma y no había calcificaciones, más frecuentes en timomas y tumores de células germinales. La angiorresonancia magnética con gadolinio describió sus contornos mal definidos, señal heterogénea y múltiples quistes de distintos tamaños en su interior (figura 2), con niveles líquido-líquido (figura 2, flecha) y captación de contraste por las paredes. Se efectuó punción ecoguiada, que confirmó el diagnóstico histológico de malformación linfática quística. La radiografía torácica, la ecocardiografía y las resonancias posteriores demostraron su regresión (figura 3), y clínicamente continuaba asintomática tras 4 años de seguimiento.

Figura 1.

Figura 2.

Figura 3.

Las malformaciones linfáticas son anomalías vasculares congénitas frecuentes. Su comportamiento depende de su localización —la cervicofacial es la más habitual— y de si producen compresión de vasos u órganos. Ocasionalmente sangran y aumentan de tamaño transitoriamente. Actualmente se prefiere un tratamiento conservador o esclerosis con doxiciclina o bleomicina. La cirugía se reserva para casos en que estén comprometidas estructuras contiguas. Para casos inoperables y sintomáticos, se utiliza rapamicina oral.

MATERIAL SUPLEMENTARIO

Vídeo 1

Vídeo 2

Autor para correspondencia: aaggmm@hotmail.com

0300-8932/© 2018 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.