Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2003;56:529-34 - Vol. 56 Núm.06 DOI: 10.1157/13048148

Papel de la ecocardiografía en la detección y el pronóstico de la regurgitación mitral isquémica

David Messika-Zeitoun a, Siu Fung Yiu a, Francesco Grigioni a, Maurice Enriquez-Sarano a

a Division of Cardiovascular Diseases. Mayo Clinic. Rochester. Minnesota. Estados Unidos.

Palabras clave

Válvula mitral. Regurgitación. Remodelado. Músculo papilar. Infarto de miocardio. Pronóstico.

Resumen

La regurgitación mitral isquémica hace referencia a una regurgitación mitral producida por una serie de complicaciones de la enfermedad coronaria debidas a causas no fortuitas. La regurgitación mitral aguda secundaria a la rotura del músculo papilar después de un infarto de miocardio es poco habitual y a menudo de consecuencias graves. En este artículo nos centraremos en la regurgitación mitral funcional, que es mucho más habitual y tiene lugar sin la presencia de enfermedad valvular intrínseca. A menudo se ha subestimado su entidad clínica debido a la dificultad para diagnosticarla por la baja intensidad del soplo, pero con el uso de la ecocardiografía esta complicación se ha observado en un 15-20% de los pacientes después del infarto de miocardio. Los recientes avances en la ecocardiografía Doppler permiten valorar con precisión el volumen regurgitante y el orificio regurgitante efectivo, proporcionando así las herramientas necesarias para evaluar de manera fiable el pronóstico y los mecanismos de la regurgitación mitral isquémica. La presencia de regurgitación mitral isquémica se asocia con un índice elevado de mortalidad. El riesgo de mortalidad está directamente relacionado con el grado de regurgitación y un volumen regurgitante ≥ 30 ml o un orificio regurgitante efectivo ≥ 20 mm⊃2; definen a un grupo de alto riesgo. La presencia y el grado de regurgitación se relacionan con el remodelado ventricular izquierdo de tipo local. El desplazamiento apical y posterior de los músculos papilares lleva a un exceso de angulación valvular lo cual, asociado con la pérdida de contracción anular sistólica, determina la gravedad de la regurgitación. En la práctica clínica actual, la regurgitación mitral isquémica se corrige principalmente por medio de la anuloplastia. Sin embargo, esta técnica no corrige las alteraciones de tipo local del remodelado ventricular izquierdo, y sus efectos beneficiosos a largo plazo están todavía por demostrar.

0300-8932/© 2003 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.