Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2002;55:861 - Vol. 55 Núm.08

Pericarditis purulenta con neumopericardio por Streptococcus milleri

José J Salazar González a, Juan Sánchez-Rubio Lezcano a, Pedro Merchante García a

a Servicio de Cardiología. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

Artículo

Presentamos un caso de pericarditis purulenta por Streptococcus milleri. Varón de 54 años de edad que se presentó con clínica pericardítica, fiebre alta y taponamiento cardíaco. Ante el hallazgo en la radiología de tórax de posible neumopericardio se realizó una TC urgente que confirmó el diagnóstico. En la figura 1 se observa la TC torácico con contraste cardíaco que pone de manifiesto un derrame pericárdico severo (flecha hueca) con neumopericardio asociado (flecha).

El líquido pericárdico era de características purulentas, siendo los cultivos positivos para S. milleri, un microorganismo aerobio facultativo habitual de la flora orofaríngea capaz de comportarse como anaerobio y de generar gas. El paciente presentó gran mejoría clínica tras la pericardiocentesis asociada a antibioterapia. A los 7-10 días fue disminuyendo el débito del drenaje, reapareciendo el derrame de grado severo con pericardio engrosado y tabicado asociado a signos clínicos y ecocardiográficos de compromiso hemodinámico. Ante esta situación se administró urocinasa intrapericárdica durante las siguientes 48 h, con lo que aumentó el débito del drenaje, remitió el derrame y mejoró la situación clínica. Posteriormente se realizó un drenaje quirúrgico.

A los pocos días presentó nuevo empeoramiento clínico con un cuadro de constricción pericárdica sin derrame asociado. Esta situación se mantuvo durante 10-15 días, remitiendo posteriormente sin necesidad de pericardiectomía.

La pericarditis purulenta es una enfermedad rara que puede cursar con neumopericardio asociado. La fibrinólisis intrapericárdica es una posibilidad terapéutica ante estos derrames pericárdicos. Puede evolucionar con una fase de constricción transitoria, por lo que sólo se debe indicar la pericardiectomía ante signos de constricción severos y persistentes.

0300-8932/© 2002 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.