Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2017;70:1 - Vol. 70 Núm.01 DOI: 10.1016/j.recesp.2016.09.019

Polypill

Fernando A. Navarro a

a Consejo Editorial, Revista Española de Cardiología

Artículo

En un intento de evitar los problemas de incumplimiento terapéutico que comportan muchas formas de politerapia, se ha propuesto, para prevenir el infarto de miocardio y el infarto cerebral, una asociación en dosis fijas que combina en una sola pastilla tres principios activos (un IECA, un hipocolesterolemiante como la simvastatina y un antiagregante plaquetario como el ácido acetilsalicílico [AAS]), cuatro principios activos (dos antihipertensores, simvastatina y AAS) o incluso cinco principios activos (tres antihipertensores, simvastatina y AAS). Para darle nombre, en inglés lo tienen fácil: polypill; pero ¿y en español?

El primer impulso es decir polipíldora, puesto que el inglés pill corresponde en español a ‘píldora’, ¿o no? Pues no; o mejor dicho, «sí y no». Ciertamente pill puede corresponder a la forma galénica que en español llamamos ‘píldora’ (medicamento en forma de bola), pero estas píldoras tradicionales no se ven ya apenas en las farmacias, no se usan ya apenas en la medicina actual, y es rarísimo encontrar pill en inglés con este sentido.

En el inglés de hoy, es mucho más frecuente encontrar pill referido a cualquier medicina o medicamento administrado por vía oral en formulación sólida. Viene a corresponder, pues, más o menos al español coloquial ‘pastilla’. En inglés, por ejemplo, dicen «she is not yet well enough to dispense with the pills» donde nosotros decimos «todavía no se ha restablecido lo suficiente como para prescindir de la medicación». O llaman anti-anxiety pills a los ansiolíticos, anti-motion sickness pill a las pastillas contra el mareo, blood pressure pills a los antihipertensores (por vía oral), diet pills o reducing pills a las pastillas para adelgazar, painkilling pills a los analgésicos (por vía oral), sleeping pills a los somníferos y vitamin pills a los preparados multivitamínicos; llaman asimismo pill bottle al frasco de pastillas (o de medicinas), pill burden al número diario de pastillas (que debe tomar un enfermo), pill esophagitis a la esofagitis medicamentosa y pillbox a nuestro ‘pastillero’.

Eso nos daría polipastilla como traducción de polypill, pero tiene el inconveniente no solo de la polisemia que arrastra del inglés original (el término ‘pastilla’ puede corresponder a diversas formas galénicas, principalmente comprimidos y cápsulas), sino también de que resulta chocante dentro de un texto especializado en español (no así en inglés, donde pill se usa mucho más que ‘pastilla’ en español, y su empleo se extiende también al registro culto y especializado, y no solo al habla coloquial de los pacientes).

Más apropiado me parece buscarle un nombre más específico, preciso y claro: policomprimido, por ejemplo, o policápsula, según la forma galénica concreta de que se trate. Que es bien fácil de determinar, por cierto: siempre que he pedido a un cardiólogo que me muestre una polypill, lo que me ha enseñado era claramente una cápsula. Una cápsula, cierto es, algo especial (no con un solo principio activo, sino con una combinación de tres o más principios activos en dosis fijas), pero una cápsula al fin y al cabo. La cuestión, pues, está bien clara para mí: las polypills de uso en cardiología, hoy por hoy, son claramente policápsulas, y así deberíamos llamarlas. Otra cosa será, claro, el día en que se comercialicen polypills en forma de policomprimido; mientras ese día no llegue, polypill es policápsula. ¿Nos animamos a empezar a usar el término, también en Revista Española de Cardiología y en los congresos de la Sociedad Española de Cardiología?