Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2016;69:1214 - Vol. 69 Núm.12 DOI: 10.1016/j.recesp.2016.01.038

Prótesis SAPIEN XT sobre SAPIEN XT estenótica

Luis S. Díaz de la Llera a,, José M. Cubero Gómez a, Beatriz Jáuregui Garrido a

a Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España

Artículo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

Se presenta el caso de una mujer de 77 años, tratada mediante implante percutáneo de válvula aórtica en 2011, con buen resultado inicial (gradientes máximo [Gmáx] y medio [Gmed], 19 y 11 mmHg respectivamente), en situación de insuficiencia cardiaca. Presentaba una prótesis Edwards SAPIEN XT de 23 mm degenerada (figura 1), gravemente estenótica (figura 1) (Gmáx, 74 mmHg; Gmed, 38 mmHg). El riesgo de muerte posoperatoria a 30 días (puntuación de la Society of Thoracic Surgeons) fue del 15,4% (2011) y el 17,9% (2015). Nuestro equipo multidisciplinario decidió un nuevo implante percutáneo de válvula aórtica valve-in-valve con guía fluoroscópica (figura 1 y vídeo 1 del material suplementario).

Figura 1.

Con este caso se demuestra que es posible el implante exitoso de una prótesis Edwards SAPIEN XT valve-in-valve, procedimiento de riesgo debido al potencial desarrollo de mismatch y a que, hasta donde sabemos, no hay casos similares indicados en la literatura. No obstante, conociendo el grosor de los struts (1,2 mm) y del tejido protésico (0,4 mm), se estimó que no había mismatch, comprobado tras el implante (Gmáx, 20 mmHg; Gmed, 9 mmHg), con los adecuados apertura (figura 1) y cierre (figura 1) valvulares (vídeo 2 del material suplementario). La prótesis presentaba inicialmente un diámetro interno de 19 mm (figura 2). Consiguiendo adecuada compresión de los struts (figura 2), pasó a 17,6 mm tras la valve-in-valve (figura 2). La paciente fue dada de alta con ácido acetilsalicílico y clopidogrel.

Figura 2.

Con estos datos, consideraríamos incluso un tercer implante percutáneo de válvula aórtica valve-in-valve si fuese necesario en el futuro, empleando en su caso una Edwards SAPIEN XT de 20 mm.

MATERIAL SUPLEMENTARIO

Se puede consultar material suplementario a este artículo en su versión electrónica disponible en doi:10.1016/j.recesp.2016.01.038.

MATERIAL SUPLEMENTARIO

Vídeo 1

Vídeo 2

Autor para correspondencia: luissalvadordiaz@hotmail.com