Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2016;69:784 - Vol. 69 Núm.08 DOI: 10.1016/j.recesp.2016.03.025

Respuesta al ECG de julio de 2016

Pablo Elpidio García-Granja a,, Elvis J. Amao Ruiz a, Emilio García-Morán a

a Instituto de Ciencias del Corazón (ICICOR), Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España

Contenido Relacionado

ECG de julio de 2016
Pablo Elpidio García-Granja, Elvis J. Amao Ruiz, Emilio García-Morán
Rev Esp Cardiol. 2016;69:697
Texto Completo - PDF

Artículo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

El electrocardiograma (figura) muestra doble espiga típica de marcapasos bicameral DDD. El primer latido (*1) presenta QRS nativo después de doble espiga con intervalo PR alargado, lo que indica fallo de captura ventricular. Este fallo no es permanente; los cuatro latidos siguientes muestran QRS electroestimulado (----) y el quinto (*5) de nuevo no captura. Las ondas P son evidentes (^), pero no hay datos adecuados de detección o captura auricular.

Figura.

Se trata de un síndrome de reel (opción 3), por dislocación de electrodos debida a rotación del generador sobre su eje sagital1. El electrodo se enrolla como un carrete (reel) en torno al generador (figura): radiografía de tórax posimplante y en urgencias). En el síndrome de Twiddler la rotación es en torno al electrodo formando una trenza1. En el síndrome de ratchet no hay rotación y generalmente solo afecta a un electrodo1. La opción 4 es un distractor, es evidente el cable auricular dislocado en la bolsa del generador (figura), causante de las contracciones espontáneas de la extremidad superior descritas.

Autor para correspondencia: pabloelpidio88@gmail.com

Bibliografía

1. Arias MA, Pachón M, Puchol A, Jiménez-López J, Rodríguez-Picón B, Rodríguez-Padial L. Ordenación terminológica sobre macrodislocación de electrodos de dispositivos cardiacos electrónicos implantables. Rev Esp Cardiol. 2012;65:671-3.
Medline