Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2017;70:668 - Vol. 70 Núm.08 DOI: 10.1016/j.recesp.2016.10.025

Respuesta al ECG de julio de 2017

Moisés Rodríguez-Mañero a,, Javier García-Seara a, José Luis Martínez-Sande a

a Unidad de Arritmias, Servizo de Cardioloxía, Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), Santiago de Compostela, A Coruña, España

Contenido Relacionado

Artículo GratuitoECG de julio de 2017
Moisés Rodríguez-Mañero, Javier García-Seara, José Luis Martínez-Sande
Rev Esp Cardiol. 2017;70:593
Texto Completo - PDF
Consulte las resoluciones propuestas

Artículo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

En el registro del Holter (figura) se aprecian numerosas rachas de bloqueo auriculoventricular (BAV), en ocasiones con ondas P bloqueadas e intervalo PR constante antes y después del impulso bloqueado, lo que define en principio el BAV de segundo grado Mobitz II. No obstante, se aprecia que durante las rachas hay un enlentecimiento progresivo de la frecuencia sinusal. Remontándonos al año 1978, Massie describió cómo el enlentecimiento de la frecuencia interfiere con el diagnóstico del BAV Mobitz II, en cuanto que su enlentecimiento facilita la conducción de los impulsos a través del nódulo auriculoventricular y, por lo tanto, doblega el efecto supresor del efecto vagal en la conducción nodular (así, la opción 1 es errónea).

Figura.

Este tipo de «BAV mediado por el sistema vagal» (opción 3) es un tipo de «seudo-Mobitz II» que es preciso diferenciar del «BAV dependiente de bradicardia»1 (opción 2). La ausencia de bloqueos intraventriculares en el ECG basal, la aceleración de la frecuencia cardiaca posterior a la pausa (asterisco), la prolongación del intervalo PP simultáneo a la onda P bloqueada (flecha) y su aparición en el contexto de descarga vagal orientan el diagnóstico y descartan con gran probabilidad un problema intrínseco en el sistema de conducción, con la consiguiente repercusión diagnóstica y terapéutica, ya que el BAV dependiente de bradicardia se localiza a nivel del sistema His-Purkinje (por lo tanto, la opción 4 también es incorrecta).

Autor para correspondencia: moirmanero@gmail.com

Bibliografía

1. Barold SS, Hayes DL. Second-degree atrioventricular block: a reappraisal. Mayo Clin Proc. 2001;76:44-57.

0300-8932/© 2017 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.