Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 12.
Páginas 1082-1084 (Diciembre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 71. Núm. 12.
Páginas 1082-1084 (Diciembre 2018)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.recesp.2017.10.009
Acceso a texto completo
Cuantificación volumétrica de flujo coronario mediante catéter de infusión monorraíl: experiencia inicial
Volumetric Quantification of Coronary Flow by Using a Monorail Infusion Catheter: Initial Experience
Visitas
56
Fernando Rivero, Teresa Bastante, Javier Cuesta, Marcos García-Guimaraes, Ramón Maruri-Sánchez, Fernando Alfonso
Autor para correspondencia
falf@hotmail.com

Autor para correspondencia:
Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de La Princesa, IIS-IP, Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, España
Este artículo ha recibido
56
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla. Descripción de los diferentes parámetros hemodinámicos intracoronarios obtenidos
Texto completo
Sr. Editor:

Actualmente el flujo coronario absoluto se puede determinar de manera invasiva mediante termodilución, gracias a un nuevo microcatéter monorraíl de diseño específico que permite una mezcla homogénea y continua de suero salino a temperatura ambiente con la sangre intracoronaria1. Este microcatéter (Rayflow; Hexacath) presenta 4 orificios en su extremo distal; el orificio terminal distal queda ocluido por la propia guía, lo que permite una infusión homogénea1. Mediante el principio de termodilución, y con la ayuda de una guía intracoronaria con sensor térmico y un software específico (RadiView; Abbott), se podría determinar cuantitativamente el volumen de sangre intracoronario máximo por unidad de tiempo mediante la fórmula:

donde Ti es la temperatura de la solución salina en la salida del catéter, T es la temperatura de la mezcla de sangre y salino en un segmento coronario distal y Qi es el flujo de salino conocido a través del microcatéter1 (figura). De este modo se podría llegar a estimar cuantitativamente tanto el flujo coronario máximo (FCM) como la resistencia coronaria mínima dependiente del territorio irrigado, dado que esta es el cociente entre la presión y el flujo coronario, que son conocidos.

Figura.

Ejemplo de medición de flujo coronario absoluto. A través de un catéter guía, se cruza una guía intracoronaria con doble sensor de presión y temperatura hasta el segmento distal de la arteria descendente anterior (flecha amarilla). Enhebrado sobre esa guía, se avanza el microcatéter Rayflow hasta el segmento proximal de la arteria (flecha verde). Tras conectar el extremo proximal del microcatéter a una bomba de infusión, se inicia la perfusión intracoronaria de suero salino a un flujo conocido y a temperatura ambiente. En la consola se puede observar en tiempo real la temperatura basal (Tb) y el descenso de la temperatura tras el inicio de la infusión (T). Tras un descenso paulatino, se produce un descenso estable de la temperatura intracoronaria; en este momento, se retira el sensor de temperatura hasta introducirlo en el microcatéter para conocer la temperatura de infusión (Ti). De este modo se puede cuantificar el flujo coronario máximo para esa arteria mediante la fórmula Qb = 1,08 Ti / T Qi, donde Qi es el flujo de infusión de salino programado. Durante el registro, son detectadas simultáneamente la señal de presión aórtica (línea roja) y de la arteria coronaria distal (línea verde) lo que permite estimar simultáneamente la reserva fraccional de flujo (línea amarilla) y la resistencia microvascular mínima correspondientes al territorio interrogado mediante la fórmula: R = Pd / Qb, donde Pd es la presión intracoronaria distal y Qb, el flujo coronario absoluto. Esta figura se muestra a todo color solo en la versión electrónica del artículo.

(0,27MB).

Se incluyó prospectivamente a 14 pacientes sin lesiones coronarias angiográficamente significativas (estenosis < 30% del diámetro luminal por angiografía cuantitativa). La indicación de coronariografía de la mayoría (11 pacientes) era clínica de angina de esfuerzo con test de provocación de isquemia positivo (6) o no concluyente (5), y 3 pacientes presentaban disfunción ventricular con sospecha de etiología isquémica. Previa obtención de consentimiento informado, se realizó una valoración funcional intracoronaria de la arteria descendente anterior de todos ellos. A través de un catéter-guía de 6 Fr, se cruzó una guía con doble transductor de temperatura y presión (Certus, Abbott Vascular). Se obtuvieron parámetros fisiológicos basales y tras hiperemia máxima utilizando una perfusión de adenosina a dosis de 140 μg/kg/min a través de vena periférica antecubital. Posteriormente se avanzó el microcatéter sobre la guía presión/temperatura, para situar su extremo distal en un segmento proximal de la arteria y a través de este infundir salino a temperatura ambiente (18 ml/min) con la ayuda de una bomba de infusión. Tras la consecución de una bajada de temperatura estable, se retiró la guía con el transductor de temperatura hasta la punta del microcatéter para determinar la temperatura de infusión (figura). Todos los valores se obtuvieron de manera automática y se guardaron con el software específico RadiView (Abbott), que después permitió su análisis.

De los 14 pacientes (media de edad, 66 ± 8 años), 5 (36%) eran mujeres y había 3 (21%) diabéticos, 10 (71%) hipertensos, 5 (36%) dislipémicos y 2 (14%) fumadores. El tiempo medio entre la introducción del catéter guía y el final de la medición fue 8,6 ± 6min. La obtención de un descenso de temperatura estable se consiguió de media a los 7,6 s desde el inicio de la infusión. El FCM obtenido fue una mediana de 153 [intervalo intercuartílico, 114-179] ml/min, con unas resistencias medianas de 619 [396-689] UW (tabla). La infusión de salino presentó una tendencia hacia valores de reserva fraccional de flujo menores que los obtenidos mediante infusión de adenosina intravenosa (medianas, 0,89 frente a 0,84; p = 0,09). Se produjo una discrepancia en la clasificación de las lesiones como funcionalmente significativas (tomando como punto de corte una reserva fraccional de flujo ≤ 0,80) en un 14% de los pacientes. En 1 paciente se produjo una oclusión arterial aguda transitoria, que se resolvió espontáneamente sin complicaciones2.

Tabla.

Descripción de los diferentes parámetros hemodinámicos intracoronarios obtenidos

Paciente  Pd/Pa  RFC  IRM  RFFa  RFFs  FA (ml/min)  RCM (UW) 
0,98  2,0  18  0,93  0,93  159  605 
0,93  2,6  14  0,89  0,78  112  830 
0,96  2,9  40  0,86  0,82  117  823 
0,98  1,7  25  0,93  0,84  160  351 
0,94  3,2  11  0,91  0,83  180  444 
0,97  4,4  20  0,99  0,99  130  632 
0,94  1,3  34  0,96  0,88  108  667 
0,96  2,5  10  0,86  0,83  176  464 
0,91  1,2  13  0,91  0,92  201  411 
10  0,96  2,1  28  0,76  0,81  115  653 
11  0,97  5,1  0,84  0,84  190  253 
12  0,96  3,6  12  0,89  0,81  179  266 
13  0,90  1,4  28  0,89  0,87  101  718 
14  0,98  4,4  15  0,88  0,80  147  675 
Media  0,95  2,7  20  0,88  0,86  148  557 

FA: flujo absoluto coronario; IRM: índice de resistencia microvascular; Pd/Pa: cociente entre presión media intracoronaria y presión media aórtica; RCM: resistencias coronarias mínimas; RFC: reserva de flujo coronario; RFFa: reserva fraccional de flujo inducida farmacológicamente; RFFs: reserva fraccional de flujo inducida mediante infusión de salino intracoronario.

Nuestra serie confirma la factibilidad de la medición cuantitativa de parámetros funcionales de flujo intracoronario mediante la infusión de salino a temperatura ambiente a través de un catéter específico y la técnica de termodilución en una población de pacientes sin lesiones coronarias angiográficamente significativas. Mediante este nuevo método, parece factible por primera vez la determinación cuantitativa del FCM y las resistencias coronarias mínimas. Se ha confirmado la capacidad de la infusión intraarterial de salino a temperatura ambiente para inducir vasodilatación en ausencia de adenosina3. Hasta ahora no existen referencias en seres humanos sobre los valores del FCM y las resistencias coronarias mínimas. Serán necesarios nuevos estudios para establecer sus valores normales y las implicaciones de sus alteraciones en diferentes situaciones patológicas.

Bibliografía
[1]
M. Van ‘t Veer, J. Adjedj, I. Wijnbergen, et al.
Novel monorail infusion catheter for volumetric coronary blood flow measurement in humans: in vitro validation.
EuroIntervention., 12 (2016), pp. 701-707
[2]
M. Garcia-Guimaraes, F. Rivero, J. Cuesta, F. Alfonso.
Iatrogenic coronary artery dissection induced during invasive absolute coronary blood flow measurement: optical coherence tomography findings.
EuroIntervention., 13 (2017), pp. 364-365
[3]
B. De Bruyne, J. Adjedj, P. Xaplanteris, et al.
Saline-induced coronary hyperemia: mechanisms and effects on left ventricular function.
Copyright © 2017. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.