Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 72. Núm. 1.
Páginas 86-88 (Enero 2019)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.recesp.2018.04.015
Acceso a texto completo
¿Los odontólogos de nuestro medio siguen correctamente las pautas de profilaxis de endocarditis infecciosa recomendadas?
Are Dentists in Our Environment Correctly Following the Recommended Guidelines for Prophylaxis of Infective Endocarditis?
Visitas
...
Paula Anguitaa,b, Manuel Anguitab,c,
Autor para correspondencia
manuelanguita@secardiologia.es

Autor para correspondencia:
, Juan C. Castilloc, Paula Gámezb, Victoria Bonillaa, Manuela Herreraa
a Facultad de Odontología, Universidad de Sevilla, Sevilla, España
b Instituto Cardiodental, Córdoba, España
c Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2019;72:9510.1016/j.recesp.2018.07.005
Iria Silva Conde, Francisco Torres-Saura, Alberto Alperi García, Jesús María de la Hera Galarza
Este artículo ha recibido
...
Visitas
(Actualización diaria de datos)
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Procedimientos y manipulaciones orodentales para los que se indica o no profilaxis de la endocarditis en un paciente en riesgo con enfermedades cardiacas para las que está indicada o no la profilaxis de la endocarditis cuando se somete al paciente a un procedimiento orodental con riesgo de endocarditis
Tabla 2. Pautas de profilaxis antibióticas utilizadas en pacientes sin alergia o alérgicos a los betalactámicos
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Sr. Editor:

La endocarditis infecciosa (EI) es una grave enfermedad, con tasas de mortalidad muy altas. Por ello, su prevención es fundamental. Hasta la publicación de las guías de práctica clínica (GPC) norteamericana de 20071 y europea de 20092, se recomendaba profilaxis de la EI para los pacientes con cardiopatías de alto y moderado riesgo. En las citadas GPC se restringieron las indicaciones a los casos de alto riesgo de EI (EI previa, prótesis valvulares, cardiopatías congénitas cianógenas o reparadas con material protésico) y solo en determinadas manipulaciones o procedimientos orodentales1,2. La guía de los NICE británicos de 2008 recomendaron no hacer profilaxis de EI en ninguna situación3. La última GPC europea de 2015 mantiene las recomendaciones de 20094. Estos cambios pueden producir dudas sobre qué conducta seguir ante el paciente con posible riesgo de EI, lo que ya apuntaba algún estudio previo realizado en España5. Nuestro objetivo es describir las conductas actuales de los odontólogos ante estas recomendaciones y analizar si las posturas son homogéneas en 2 provincias españolas.

Se invitó a contestar a un cuestionario sobre profilaxis de EI a 100 dentistas de Córdoba y Sevilla a través del Colegio Oficial de Dentistas de Córdoba y de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla. Contestaron de forma completa a la encuesta 142 odontólogos, 62 en Sevilla y 80 en Córdoba (el 71% del total; el 62% en Sevilla y el 80% en Córdoba). Para las comparaciones entre grupos, se utilizó el test de la χ2. Se consideró un valor de p < 0,05 como estadísticamente significativo. No hubo diferencias entre ambas provincias en cuanto a la edad (44 ± 9 en Sevilla frente a 45 ± 10 años en Córdoba), los años de profesión (16 ± 5 frente a 17 ± 5 en Córdoba) o el sexo (el 61,3% en Sevilla y el 51,2% en Córdoba eran mujeres; diferencia no significativa). El 95,2% de los encuestados en Sevilla y el 98,8% en Córdoba utilizan profilaxis en su práctica diaria. En la tabla 1A se señalan los procedimientos orodentales para los que se indica profilaxis de la EI en un paciente en riesgo. En la mayoría de las situaciones con clara indicación (cirugía, implantes, extracciones, endodoncias) o sin indicación (radiografías, anestesia, retirada de suturas, toma de impresiones para prótesis, colocación de prótesis removible y brackets de ortodoncia), se observa un alto cumplimiento de las recomendaciones, salvo para las endodoncias y limpiezas dentales, infrarrecomendadas, y para la anestesia local, sobrerrecomendada (tabla 1A).

Tabla 1.

Procedimientos y manipulaciones orodentales para los que se indica o no profilaxis de la endocarditis en un paciente en riesgo con enfermedades cardiacas para las que está indicada o no la profilaxis de la endocarditis cuando se somete al paciente a un procedimiento orodental con riesgo de endocarditis

A. Procedimientos y manipulaciones orodentales  Sevilla  Córdoba 
Con indicación en las GPC
Cirugía oral/gingival  96,8%  98,7%  0,410 
Implantes dentales  96,8%  100%  0,104 
Limpiezas dentales  69,4%  70,9%  0,770 
Endodoncias  66,1%  59,5%  0,401 
Extracciones piezas dentarias  96,8%  100%  0,104 
Sin indicación en las GPC
Toma de impresiones para prótesis fija o sobre implantes  14,5%  8,9%  0,269 
Toma de impresiones para prótesis removible  6,5%  3,8%  0,450 
Colocación/ajuste de prótesis removible  8,1%  1,3%  0,054 
Colocación brackets de ortodoncia  3,2%  3,8%  0,877 
Obturaciones  8,1%  10,1%  0,709 
Anestesia local  14,5%  22,8%  0,104 
Radiografías intraorales  3,2%  1,3%  0,410 
B. Enfermedades cardiacas  Sevilla  Córdoba 
Actualmente indicadas en las GPC
Portador de prótesis valvular  96,8%  94,9%  0,613 
Endocarditis previa  96,8%  100%  0,104 
Cardiopatías congénitas cianógenas o reparadas con material protésico  90,3%  86,1%  0,185 
No indicadas en las actuales GPC, pero con indicación anterior
Válvulopatía aórtica significativa  87,1%  84,4%  0,598 
Válvulopatía mitral significativa  88,7%  84,4%  0,416 
Portador de marcapasos o DAI  38,7%  40,5%  0,806 
Cardiopatías congénitas con corrección completa  82,3%  72,2%  0,185 
Nunca indicadas
Stent coronario  56,5%  67,1%  0,160 
Bypass aortocoronario  67,7%  69,6%  0,736 
Prolapso mitral leve  48,4%  58,2%  0,318 
CIA, CIV, ductus cerrados sin defectos residuales  66,1%  67,1%  0,823 
Fibrilación auricular sin cardiopatía estructural  16,1%  36,7%  0,055 

CIA: comunicación interauricular; CIV: comunicación interventricular; DAI: desfibrilador automático implantable; GPC: guías de práctica clínica europeas o norteamericanas.

En la tabla 1B se señalan las enfermedades cardiacas ante las que se haría profilaxis de EI o no en caso de manipulaciones orodentales de riesgo. Destaca que en las 3 indicaciones actualmente establecidas por las GPC norteamericana y europea (prótesis valvulares, EI previas, cardiopatías congénitas cianógenas o reparadas con material protésico), los dentistas en ambas provincias la realizan en muy alta proporción (tabla 1B). En el caso de indicaciones antes admitidas pero ahora desaconsejadas, como las valvulopatías mitral o aórtica significativas, se sigue haciendo en muy alta proporción, como se ve en la tabla 1B. Pero incluso en situaciones sin riesgo o con riesgo muy bajo de EI (bypass aortocoronario, stents, fibrilación auricular aislada, prolapso mitral leve, comunicaciones interventricular e interauricular o ductus cerrados sin defectos) para las que nunca ha habido recomendación de profilaxis de la EI, se realiza en un 50-70% de los casos (tabla 1B) y sin diferencias entre ambas provincias.

En la tabla 2 se señalan las pautas antibióticas utilizadas para la profilaxis de la endocarditis. El 35% de los dentistas en Sevilla y el 36,7% en Córdoba usan una pauta distinta de la recomendada (amoxicilina 2 g 1 h antes en dosis única). Cuando se preguntó acerca de qué microorganismos se esperaría eliminar con la profilaxis de la EI, solo el 9,7% de los dentistas de Sevilla y el 18,0% de los de Córdoba indicaron que solamente Streptococcus viridans, mientras que el 92,3 y el 88%, respectivamente, pensaban que así se eliminaban otros microorganismos, como enterococos, estafilococos y bacilos gramnegativos.

Tabla 2.

Pautas de profilaxis antibióticas utilizadas en pacientes sin alergia o alérgicos a los betalactámicos

  Sevilla  Córdoba 
Antibiótico de primera opción para no alérgicos a los betalactámicos0,396 
Amoxicilina  71,0%  77,2%   
Amoxicilina-clavulánico  24,2%  22,8%   
Otros (cefalosporinas, clindamicina)  4,8%   
Antibiótico de primera opción para alérgicos a los betalactámicos0,218 
Clindamicina  82,3%  67,1%   
Cefalosporinas  4,8%  8,9%   
Otros (amoxicilina, metronidazol)  18,9%  23,0%   
Pauta de dosis de antibiótico0,264 
Dosis única 1 h antes  69,4%  54,4%   
Dos dosis, 1 h antes y 6 h después  16,1%  30,4%   
Otras  14,5%  15,2%   
Dosis de amoxicilina en dosis única
2 g  64,5%  63,3%  0,229 
1 g  24,2%  27,8%   
Otras dosis  11,3%  8,9%   

La principal conclusión de nuestro estudio es que hay una notable falta de seguimiento y conocimiento de las recomendaciones actuales sobre profilaxis de la EI entre los odontólogos de nuestro medio, con una sobreutilización en pacientes sin recomendación actual de realizarla y, sobre todo, en situaciones sin riesgo de endocarditis tras manipulaciones dentales (portadores de stents coronarios, bypass aortocoronarios, prolapso mitral leve o incluso fibrilación auricular sin cardiopatía estructural). Es lo que podría definirse como la ya descrita filosofía del «por si acaso»6. Con las limitaciones de este estudio, que son las propias de una encuesta de cumplimentación voluntaria, parece que hay un notable desconocimiento entre los dentistas de nuestro medio sobre aspectos importantes de las pautas recomendadas de profilaxis de la EI, que se traducen en un uso excesivo de profilaxis antibióticas en pacientes sin riesgo de endocarditis. Este desconocimiento es similar y homogéneo en las 2 provincias estudiadas. Parece, pues, necesario elaborar estrategias de formación en esta enfermedad para todos los colectivos profesionales implicados, y para ello son imprescindibles la coordinación y la colaboración de todas las sociedades científicas implicadas.

Bibliografía
[1]
W. Wilson, K. Taubert, M. Gewitz, et al.
Prevention of infective endocarditis. Guidelines from the American Heart Association.
Circulation., 116 (2007), pp. 1736-1754
[2]
G. Habib, B. Hoen, P. Tornos, et al.
The Task Force for the prevention, diagnosis and treatment of infective endocarditis of the ESC.
Eur Heart J., 30 (2009), pp. 2369-2413
[3]
R. Richey, D. Wray, T. Stokes.
Prophylaxis against infective endocarditis: summary of NICE guidance.
[4]
G. Habib, P. Lancellotti, M.J. Antunes, et al.
Task Force for the Management of infective endocarditis of the ESC. 2015 Guidelines for the management of infective endocarditis.
Eur Heart J., 36 (2015), pp. 3075-3128
[5]
M. González de Molina, J.C. Fernández-Guerrero, J. Azpitarte.
Infectious Endocarditis: Degree of Discordance Between Clinical Guidelines Recommendations and Clinical Practice.
Rev Esp Cardiol., 55 (2002),
793-780
[6]
D. Shaw, D.I. Conway.
Pascal's Wager, infective endocarditis and the “no-lose” philosophy in medicine.
Heart., 96 (2010), pp. 15-18
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.