Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
No disponible
Carta científica
DOI: 10.1016/j.recesp.2021.06.006
Open Access
Disponible online el 4 de Julio de 2021
Pericarditis tras la administración de la vacuna de ARNm BNT162b2 contra la COVID-19
Pericarditis after administration of the BNT162b2 mRNA COVID-19 vaccine
Visitas
...
Almudena Ramírez-Garcíaa,
Autor para correspondencia
Almudena.ramirez@salud.madrid.org

Autor para correspondencia:
, Sara Lozano Jiménezb, Ignacio Darnaude Ximéneza, Alberto Gil Cachoc, Ramón Aguado-Noyac, Javier Segovia Cuberob
a Servicio de Farmacología Clínica, Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, Majadahonda, Madrid, España
b Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, Majadahonda, Madrid, España
c Servicio de Urgencias, Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, Majadahonda, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

Recientemente se ha publicado el primer caso reportado de miocarditis tras la administración de la vacuna BNT162b2 (BioNTech-Pfizer, Alemania-Estados Unidos) contra la COVID-191.

Según la Brighton Collaboration, las miocarditis y pericarditis constituyen riesgos teóricos de la vacunación contra el SARS-CoV-2 por mecanismos inmunopatológicos y deberían considerarse como un evento adverso de especial interés, con vigilancia estrecha de su aparición o un aumento de su incidencia respecto a la esperada en vacunados2. Se han publicado múltiples casos de pericarditis tras la infección por SARS-CoV-23, pero hasta la fecha, ninguno de pericarditis posvacunación contra la COVID-19 en una publicación científica.

Aquí se comunican 2 casos de pericarditis después de la administración de la vacuna BNT162b2. Ambos pacientes han dado su consentimiento para la publicación del caso clínico y, además, se han notificado estos acontecimientos adversos al Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano.

El caso 1 es un varón de 36 años con antecedentes de pericarditis aguda idiopática en 2013, sin tratamiento habitual. Acudió a urgencias por dolor torácico opresivo de horas de evolución, que no mostraba relación con los esfuerzos, aumentaba con la inspiración profunda y el decúbito y mejoraba con la sedestación. El paciente refirió similitud del dolor con el episodio previo de pericarditis. No presentaba fiebre y negó infecciones respiratorias recientes. No tenía antecedentes de COVID-19. Había recibido la segunda dosis de la vacuna de ARNm BioNTech-Pfizer 11 días antes del inicio de los síntomas.

Durante su estancia en el centro, el paciente se mantuvo hemodinámicamente estable, con saturación adecuada y exploración física sin hallazgos relevantes (sin soplos ni roce pericárdico).

En el electrocardiograma (figura 1A) se observó taquicardia sinusal sin signos claros de pericarditis. La analítica sanguínea mostró leucocitosis (11,60×103/μl) con neutrofilia (8,7×103/μl), sin elevación de reactantes de fase aguda (proteína C reactiva, 1,80mg/l; dímero D, 117 ng/ml). Los marcadores de daño miocárdico fueron negativos: troponina de alta sensibilidad, 9 ng/l (0-72). La radiografía de tórax no mostró hallazgos relevantes.

Figura 1.

A: electrocardiograma en urgencias. Taquicardia sinusal a 105 lpm, eje normal (90°). PR normal (120 ms). QRS estrecho. Onda Q no significativa en cara inferior. Sin alteraciones agudas de la repolarización. QT corregido en intervalo normal. B: electrocardiograma en consultas de cardiología, 2 días después. Ritmo sinusal a 75 lpm, eje normal. PR normal (120 ms), con descenso del segmento PR. QRS estrecho. Supradesnivelación del segmento ST, cóncava y generalizada. QT corregido en intervalo normal.

(0,54MB).

El paciente fue dado de alta con juicio clínico de pericarditis aguda incipiente, aunque en ese momento cumplía únicamente un criterio diagnóstico (dolor de características pericardíticas). Por ello, ante la sospecha clínica, se inició tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno 600 mg/8 h) y colchicina. Se valoró al paciente en la consulta externa de cardiología 48 h después, y se confirmó el diagnóstico de pericarditis tras la realización de un nuevo electrocardiograma (figura 1B), en el que se aprecia descenso del segmento PR con elevación incipiente del segmento ST, inframilimétrica, cóncava y generalizada, no presente en el electrocardiograma previo. Se realizó un ecocardiograma transtorácico, en el que no se visualizó derrame pericárdico ni otros hallazgos. El paciente presentó una evolución favorable, con cese completo del dolor, y se mantiene asintomático.

El caso 2 es un varón de 80 años con antecedentes de fibrilación auricular paroxística tratada mediante crioablación de venas pulmonares en 2009. Fue derivado a urgencias por su médico de atención primaria por un dolor de 4 días de evolución localizado en el hemitórax izquierdo. No existía relación con los esfuerzos y empeoraba con la inspiración profunda. No presentaba fiebre y negaba infecciones respiratorias recientes. Había recibido la segunda dosis de la vacuna de ARNm BioNTech-Pfizer 11 días antes del inicio de los síntomas. No tenía antecedentes de COVID-19.

El paciente se mantuvo en estabilidad hemodinámica, con buenas saturaciones y sin hallazgos relevantes a la exploración física (sin soplos ni roce pericárdico).

En el electrocardiograma (figura 2A) se observó supradesnivelación del segmento ST localizada a nivel de las caras inferior (II, III y AVF) y lateral baja (V4-V6), con voltajes disminuidos en dichas derivaciones. La analítica sanguínea mostró elevación de reactantes de fase aguda (proteína C reactiva, 58 mg/l; dímero D, 586 ng/ml) y valores del hemograma normales. Los marcadores de daño miocárdico fueron negativos: troponina de alta sensibilidad 7 ng/l. La radiografía de tórax no mostró hallazgos relevantes.

Figura 2.

A: electrocardiograma en urgencias en ritmo sinusal a 75 lpm. Eje normal. QRS estrecho, supradesnivelación del ST en cara inferolateral. QT corregido en intervalo normal. B: electrocardiograma realizado 5 días después, en ritmo sinusal a 85 lpm. Eje normal. QRS estrecho. Supradesnivelacion de ST generalizada, de morfología cóncava. QT en intervalo normal.

(0,81MB).

El diagnóstico de pericarditis se realizó con base en el dolor de características pericardíticas y el electrocardiograma compatible. El paciente fue dado de alta en tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos y colchicina, y se suspendió la antiagregación plaquetaria. El paciente acudió de nuevo a urgencias 5 días después por diarrea por colchicina; se halló una leucocitosis (14,56×103/μl) con neutrofilia (12,5×103/μl), persistencia de parámetros inflamatorios (proteína C reactiva, 56,3 mg/l; fibrinógeno, 736 mg/dl) y ECG compatible (figura 2B). Valorado en consultas externas, se le realizó un ecocardiograma transtorácico, en el que se visualizó mínimo derrame pericárdico de distribución global.

En ambos casos se completó el estudio con una serología posterior a la vacuna, que evidenció respuesta vacunal positiva (anticuerpos anti-proteína S) a títulos de 333 y 133 UA/ml, respectivamente, sin evidencia serológica de COVID-19 previa (anticuerpos anti-nucleocápside).

Aunque no puede establecerse causalidad, la correlación temporal (ambos casos acontecidos 11 días después de la segunda dosis), así como la plausibilidad biológica de respuesta autoinmunitaria o reacción cruzada por mimetismo molecular4, hacen razonable la sospecha de reacción adversa medicamentosa.

En conclusión, se presentan los 2 casos de pericarditis acontecidos tras la vacunación anti-SARS-CoV-2. Se recuerda la importancia de vigilar y notificar los eventos adversos que los pacientes sufran tras la vacunación y comunicar aquellos que sean graves o desconocidos5.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

A. Ramírez-García es la redactora principal del texto. S. Lozano Jiménez, la correctora principal de los casos clínicos. A. Ramírez-García, S. Lozano Jiménez, I. Darnaude, A. Gil Cacho y R. Aguado-Noya atendieron y diagnosticaron a los pacientes. J. Segovia es el jefe del Servicio de Cardiología del hospital.

CONFLICTO DE INTERESES

Todos los autores declaran que no existen conflictos de intereses.

Agradecimientos

Agradecemos la voluntad de los pacientes para publicar sus casos clínicos, así como al Centro de Farmacovigilancia de la Comunidad de Madrid por sus aportaciones.

Bibliografía
[1]
J.B. García, P.P. Ortega, J. Antonio Bonilla Fernández, A.C. León, L.R. Burgos, E.C. Dorta.
Miocarditis aguda tras administración de vacuna BNT162b2 contra la COVID-19.
[2]
B. Law, M. Sturkenboom.
D2.3 Priority List of Adverse Events of Special Interest: COVID-19.
Brighton Collaboration., (2020),
[3]
C. Diaz-Arocutipa, J. Saucedo-Chinchay, M. Imazio.
Pericarditis in patients with coronavirus disease 2019: a systematic review.
J Cardiovasc Med (Hagerstown)., (2021),
[4]
R. Talotta.
Do COVID-19 RNA-based vaccines put at risk of immune-mediated diseases? In reply to “Potential antigenic cross-reactivity between SARS-CoV-2 and human tissue with a possible link to an increase in autoimmune diseases”.
Clin Immunol., 224 (2021), pp. 108665
[5]
C. Esteban Calvo, A. Gil López-Oliva, C. Ibáñez Ruiz.
RAM. Reacciones adversas a medicamentos. Boletín Informativo del Centro de Farmacovigilancia de la Comunidad de Madrid, 28 (2021),
Copyright © 2021. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?