Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 12.
Páginas 1086-1088 (Diciembre 2018)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.recesp.2017.10.055
Acceso a texto completo
Resultados a largo plazo del tratamiento precoz con ivabradina más bloqueadores beta en pacientes hospitalizados por insuficiencia cardiaca sistólica
Effect of Early Treatment With Ivabradine Plus Beta-blockers on Long-term Outcomes in Patients Hospitalized With Systolic Heart Failure
Visitas
...
Francisco Hidalgo
Autor para correspondencia
fjhl.87@gmail.com

Autor para correspondencia:
, Francisco Carrasco, Juan C. Castillo, Manuel Anguita
Departamento de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España
Este artículo ha recibido
...
Visitas
(Actualización diaria de datos)
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La frecuencia cardiaca (FC) es un parámetro con valor pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca (IC), fracción de eyección reducida y ritmo sinusal, y guarda relación inversa con los eventos cardiovasculares1. La guía ESC sobre insuficiencia cardiaca2,3 recomienda alcanzar una FC < 70 lpm y un bradicardizante específico (ivabradina) en su algoritmo de tratamiento.

Esta recomendación se fundamenta en los resultados del estudio SHIFT4 (pacientes con IC crónica estable). Sin embargo, en el estudio ETHIC-AHF recientemente publicado5, se demuestra la seguridad y la eficacia de la administración precoz y conjunta de ivabradina (IV) y bloqueadores beta (BB) a pacientes con IC sistólica aguda y ritmo sinusal. Hasta donde sabemos, no hay otros datos de estudios aleatorizados sobre el uso de IV en el contexto de la IC aguda.

En el estudio ETHIC-AHF, cuyos protocolo y resultados a 4 meses se han publicado recientemente5, se comparaba la estrategia terapéutica recomendada en la guía frente a la administración precoz y simultánea de IV y BB. El presente estudio tuvo por objeto analizar la influencia de esta estrategia en el seguimiento a largo plazo de esos pacientes. Las complicaciones durante el periodo de seguimiento se analizaron conforme al método de Kaplan-Meier, y se utilizó el modelo de regresión de Cox para comparar el tiempo transcurrido hasta la primera complicación. Se ajustaron los análisis con respecto a la FC basal.

Entre noviembre de 2013 y abril de 2015, se aleatorizó a 71 pacientes: 33 al grupo de intervención y 38 al grupo de control. Ambos grupos eran homogéneos en edad, sexo, presión arterial, concentraciones de péptido natriurético cerebral y tratamiento en el momento del alta hospitalaria. Los pacientes del grupo de intervención mostraron una menor FC a los 28 días y a los 4 meses del alta, una mayor fracción de eyección del ventrículo izquierdo y menores concentraciones de péptido natriurético cerebral, y evolucionaban a una mejoría en la clase funcional.

Tras el seguimiento medio de 27 ± 11 meses, los pacientes aleatorizados al grupo de intervención mantuvieron una FC más baja (62,19 ± 7,8 frente a 68,9 ± 10,5 lpm; p = 0,015) (figura 1). La proporción de pacientes que recibieron BB fue similar en ambos grupos (el 94,7 frente al 88,9%; p = 0,49), al igual que el porcentaje de pacientes a quienes se administraron dosis medias y elevadas (bisoprolol > 5 mg/día o carvedilol > 25 mg/día, (el 38,9 frente al 54,2%; p = 0,56). Las medias de las dosis de bisoprolol y carvedilol administradas durante el seguimiento fueron similares en ambos grupos. Dosis de bisoprolol: 3,8 ± 0,3 frente a 3,9 ± 0,3 mg/día al alta hospitalaria; 6,7 ± 0,9 frente a 7,6 ± 0,7 mg/día a los 4 meses; 7,5 ± 0,7 frente a 7,6 ± 0,7 mg/día al año, y 7,4 ± 0,6 frente a 7,5 ± 0,6 mg/día al término del seguimiento (grupo de intervención frente a grupo de control). Dosis de carvedilol: 8,4 ± 1,2 frente a 9,1 ± 1,3 mg/día al alta hospitalaria; 20,3 ± 4,6 frente a 27,8 ± 4,8 a los 4 meses; 25,2 ± 4,9 frente a 28,6 ± 4,7 al año, y 26,6 ± 5,1 frente a 27,7 ± 4,8 mg/día al término del seguimiento. La proporción de pacientes que recibieron IV también fue similar en ambos grupos (el 68,4 frente al 42,9%; p = 0,085), aunque se prescribió una dosis de 7,5 mg/12 h a un mayor número de pacientes en el grupo de intervención (el 84,6 frente al 10%; p < 0,001).

Figura 1.

Frecuencia cardiaca de ambos grupos en el seguimiento a largo plazo.

(0,04MB).

La fracción de eyección del ventrículo izquierdo era más alta en el grupo de intervención a los 4 meses (el 44,8 ± 14,4 frente al 38,1 ± 6,1%; p = 0,039), a los 12 (el 48, 2 ± 17 frente al 41,8 ± 10%; p = 0,002) y a los 32 (el 48,5 ± 15 frente al 42 ± 12%; p = 0,1). Al analizar la incidencia de las complicaciones cardiovasculares más importantes, se observa que los pacientes del grupo de intervención evolucionaron hacia una reducción en las tasas de reingreso por IC (el 18,8 frente al 28,2%; p = 0,1) y la variable combinada de reingreso por IC y mortalidad cardiovascular (hazard ratio = 0,52; intervalo de confianza del 95%, 0,28-1,36; p = 0,1) (figura 2). En números absolutos, los pacientes que sufrieron alguna complicación (reingreso por IC o muerte por causas cardiovasculares) tras los 4 meses de seguimiento fueron 7 frente a 13. Tras un seguimiento medio de 27 meses, no se produjeron reacciones adversas graves a los fármacos.

Figura 2.

Tasas de los objetivos primarios (mortalidad cardiovascular o reingreso por insuficiencia cardiaca) y tasa de mortalidad cardiovascular en ambos grupos en el seguimiento a largo plazo. HR: hazard ratio; IC: insuficiencia cardiaca; IC95%: intervalo de confianza del 95%.

(0,21MB).

Estos resultados demuestran que la administración precoz de IV y BB en este escenario es segura a corto plazo5,6 y que esta estrategia confiere beneficio pronóstico potencial a largo plazo, ya que los pacientes aleatorizados a la estrategia terapéutica de IV y BB mostraron mejor control de la FC en tan solo 28 días tras el alta y se mantuvo una diferencia significativa en el seguimiento a largo plazo, pese al incremento de la dosis de BB en ambos grupos de pacientes. Además, se asoció con una reducción progresiva de las tasas de reingreso por IC y mortalidad cardiovascular. No se puede atribuir con suficiente rigor estos resultados a las diferencias en el uso de BB, puesto que la proporción de pacientes que recibieron BB y otros fármacos fue similar en ambos grupos, igual que las dosis de dichos fármacos administradas.

Se puede concluir que el análisis del seguimiento a largo plazo del estudio ETHIC-AHF demuestra que la administración conjunta y precoz de IV y BB durante la hospitalización por IC sistólica aguda es factible y segura y permite un mejor control de la FC precozmente tras el alta, con tendencia a mejorar el pronóstico.

Bibliografía
[1]
M. Anguita, M.G. Crespo, E. De Teresa, M. Jiménez, L. Alonso-Pulpón, J. Muñiz.
Prevalence of Heart Failure in the Spanish General Population Aged Over 45 Years.
The PRICE Study. Rev Esp Cardiol., 61 (2008), pp. 1041-1049
[2]
J.J. Mc Murray, S. Adamopoulos, S.D. Anker, Developed in collaboration with the Heart Failure Association (HFA) of the ESC, et al.
ESC Guidelines for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure 2012: The task force for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure 2012 of the European Society of Cardiology.
Eur Heart J., 33 (2012), pp. 1787-1847
[3]
P. Ponikowski, A.A. Voors, S.D. Anker, et al.
2016 ESC guidelines for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure.
Eur Heart J., 37 (2016), pp. 2129-2200
[4]
K. Swedberg, M. Komajda, M. Bohm, et al.
Ivabradine and outcomes in chronic heart failure (SHIFT): a randomised placebo-controlled study.
Lancet., 376 (2010), pp. 875-885
[5]
F.J. Hidalgo, M. Anguita, J.C. Castillo, et al.
Effect of early treatment with ivabradine combined with beta-blockers vs beta-blockers alone in patients hospitalized with heart failure and reduced left ventricular ejection fraction (ETHIC-AHF): A randomized study.
Int J Cardiol., 217 (2016), pp. 7-11
[6]
L. Sargento, M. Satendra, N. Longo, R. Lousada, R.P. Dos Reis.
Heart rate reduction with ivabradine in patients with acute decompensated systolic heart failure.
Am J Cardiovasc Drugs., 14 (2014), pp. 229-235
Copyright © 2017. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.