Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 10.
Páginas 875-876 (Octubre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 71. Núm. 10.
Páginas 875-876 (Octubre 2018)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.recesp.2017.06.030
Acceso a texto completo
Tratamiento percutáneo de las lesiones evolutivas del switch auricular en pacientes con transposición de grandes arterias
Percutaneous Treatment of Follow-up Lesions After Atrial Switch in Patients With Transposition of the Great Arteries
Visitas
41
María Álvarez Fuentea,
Autor para correspondencia
mery1812@hotmail.com

Autor para correspondencia:
, Inmaculada Sánchez Péreza, César Abelleira Pardeiroa, Sandra Villagráa, Blanca Romerab, María Jesús del Cerroa
a Servicio de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas, Hospital Ramón y Cajal, Madrid, España
b Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Ramón y Cajal, Madrid, España
Este artículo ha recibido
41
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla. Características demográficas (54 intervenciones en 42 pacientes)
Material adicional (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La dextrotransposición de grandes arterias es una cardiopatía congénita cianótica caracterizada por discordancia ventriculoarterial (aorta conectada al ventrículo derecho y arteria pulmonar conectada al izquierdo). La cirugía de switch auricular, descrita por Mustard, recanaliza el flujo sanguíneo desde las venas cavas a la válvula mitral y desde las venas pulmonares a la válvula tricúspide mediante parches de pericardio. En la evolución de esta cirugía se han observado estenosis y dehiscencias de los canales venosos1.

Se describe nuestra experiencia en el tratamiento percutáneo de las lesiones evolutivas de la cirugía de Mustard. Se analizan variables generales y hemodinámicas de los pacientes y las técnicas del procedimiento percutáneo. Las variables cualitativas se presentan como distribución de frecuencias y las cuantitativas, como media ± desviación estándar o mediana [intervalo intercuartílico]. Se analizaron con las pruebas estadísticas correspondientes (coeficiente de correlación de Pearson, de la χ2 o la exacta de Fisher y de la t de Student).

Entre noviembre de 2008 y febrero de 2017, se realizaron 54 intervenciones percutáneas en 42 pacientes, cuyas características generales se describen en la tabla.

Tabla.

Características demográficas (54 intervenciones en 42 pacientes)

Edad (años)  27,5 ± 6,60 
Varones  24 (57) 
Peso (kg)  66,4 ± 12,94 
Asintomáticos  36 (85,7) 
Indicación de intervencionismo
Estenosis  36 (63,2) 
Dehiscencia  9 (15,8) 
Ambas  9 (15,8) 
Localización de la estenosis
VCS  42 (77,8) 
VCI  12 (22,2) 
ETE  14 (29,2) 
Qp/Qs  1 [1,0-1,2] 
Tiempo de escopia (min)  32,5 [24,18-52,73] 
Radiación (Gy·cm2)  177 [131,0-264,5] 
Acceso vascular
Femoral  32 (59,3) 
Yugular  18 (33,3) 
Yugular y femoral  4 (7,4) 

ETE: ecocardiografía transesofágica; VCI: vena cava inferior; VCS: vena cava superior.

Los valores expresan n (%), media ± desviación estándar o mediana [intervalo intercuartílico].

Se repermeabilizaron con éxito 9 de 11 canales con obstrucción completa (8 del superior [72,7%], 2 del inferior y 1 de ambos) (vídeo del material suplementario); 3 pacientes con trombosis venosa femoral bilateral requirieron acceso transhepático para facilitar el intervencionismo. Se perforó el canal con el extremo rígido de una guía de coronarias (n = 8) o con guía de radiofrecuencia Nykanen (n = 3), y después se dilató secuencialmente con balones de angioplastia y se implantó un stent (9 stents CP).

El tiempo de escopia fue de 58,2 ± 24,88 min y la dosis de radiación, 251 [159,0-365,0] Gy·cm2.

En 44 pacientes se observó estenosis de algún canal venoso (33 del superior, 10 del inferior y 1 de ambos) y se implantaron 42 stents (28 CP, 10 CP recubiertos y otros: Intrastent Max, LD Max, EV3), con longitudes entre 26 y 45 mm. El calibre del canal aumentó de 7 ± 3,3 a 14 ± 5,7 mm (p < 0,001). El tiempo de escopia fue de 32,9 [24,33-52,73] min y la dosis de radiación, 187 [131,0-264,5] Gy·cm2.

Se observaron 18 dehiscencias, 5 con shunt bidireccional, aunque todos los pacientes se desaturaban con el ejercicio. Se trató con éxito a 13 (72,2%) mediante implante de 7 stents CP recubiertos, 5 dispositivos de cierre de comunicación interauricular y 1 de cierre de ductus. El tiempo de escopia fue 32,9 [24,45-50,30] min y la radiación, 179 [133,0-270,8] Gy·cm2.

Hubo 9 complicaciones: aleteo auricular (n = 2), disfunción del cable de marcapasos tras implante de stent (n = 3) y complicaciones menores (seudoaneurisma, fístula arteriovenosa femoral, neuroapraxia, derrame pleural leve, hematoma inguinal). Todas se resolvieron adecuadamente y no hubo mortalidad relacionada con los procedimientos.

El tiempo de seguimiento fue de 2,8 ± 1,84 (máximo, 8,4) años, y en los controles radiográficos y ecocardiográficos no se observaron reestenosis ni fracturas de los stents. Se indicó a todos los pacientes antiagregación con ácido acetilsalicílico, sin complicaciones.

El 33,3% (n = 14) eran portadores de marcapasos endovenosos: 9 presentaron una estenosis del canal superior que requirió implante de stent sobre los cables de marcapasos; en 3 casos se observó una disfunción del cable, que en 1 caso requirió recambio.

Se presenta la serie más amplia de intervencionismo percutáneo en pacientes con cirugía de Mustard publicada hasta el momento. Hill et al.2, en 2012, describieron 29 intervenciones en 22 pacientes con cirugía de Mustard; observaron obstrucción de la vena cava superior en el 72%; 5 pacientes presentaban obstrucción completa del canal venoso superior, perforada con el extremo rígido de una guía o con aguja transeptal. A los portadores de marcapasos se les retiró el cable antes del implante del stent en la vena cava superior.

Recientemente, otra serie ha descrito el intervencionismo en 20 pacientes con switch auricular3. En 2 casos de obstrucción completa, emplearon un catéter de radiofrecuencia, con una dehiscencia como complicación. En 2 casos se implantó un stent sobre los cables de marcapasos, y después no se observó disfunción del cable.

En nuestra experiencia, considerando que el 85% de nuestros pacientes estaban asintomáticos, se emplea habitualmente la cardiorresonancia magnética para detectar precozmente las lesiones en los canales venosos. A los pacientes portadores de marcapasos (no compatibles con la cardiorresonancia magnética), ante la sospecha de obstrucción, se les practica cateterismo o angiografía por tomografía computarizada para el diagnóstico.

El empleo del catéter de radiofrecuencia en obstrucciones completas es una novedad que se viene usando en los últimos 2 años, sin complicaciones4. La perforación con este catéter requiere tener las referencias anatómicas óptimas para evitar complicaciones. Para ello es recomendable un equipo biplano y la inyección simultánea de contraste desde las partes distal y proximal de la obstrucción. En algunos pacientes con obstrucción femoral bilateral, se opta por el abordaje transhepático que permite realizar las angiografías adecuadas desde la parte inferior de la obstrucción.

La alta prevalencia de marcapasos endovenosos y la frecuente necesidad de estudios electrofisiológicos requieren una adecuada permeabilidad de los accesos vasculares. La presencia de cables de marcapasos en el canal venoso superior acelera la estenosis, por ello se debería considerar el implante de stent en la vena cava superior antes del marcapasos.

El tratamiento percutáneo de las lesiones evolutivas tras la cirugía de Mustard es factible y seguro. La cardiorresonancia magnética es la técnica de diagnóstico óptima para pacientes asintomáticos. La perforación con radiofrecuencia puede ser una opción segura y eficaz en los casos de obstrucción completa. El abordaje transhepático es factible y necesario en algunos pacientes para asegurar el éxito de la intervención.

Agradecimientos

A todo el equipo médico-quirúrgico de cardiología pediátrica del Hospital Ramón y Cajal que ha trabajado durante los últimos 40 años en beneficio de estos pacientes, con una mención especial a los Dres. Bermúdez Cañete y Herráiz, que fueron los pioneros en la realización de estos procedimientos en nuestro centro.

Bibliografía
[1]
J. Horer, F. Herrmann, C. Schreiber, et al.
How well are patients doing up to 30 years after a Mustard operation?.
J Thorac Cardiovasc Surg., 55 (2007), pp. 359-364
[2]
K.D. Hill, G. Fleming, J.C. Funge, et al.
Percutaneous interventions in high-risk patients following Mustard repair of transposition of the great arteries.
Catheter Cardiovasc Interv., 80 (2012), pp. 905-914
[3]
J.T. Poterucha, N.W. Taggart, J.N. Johnson, et al.
Intravascular and hybrid intraoperative stent placement for baffle obstruction in transposition of the great arteries after atrial switch.
Catheter Cardiovasc Interv., 89 (2017), pp. 306-314
[4]
D. Del Val, M. Álvarez, J. Sánchez, et al.
Percutaneous Recanalization of Complete Inferior Vena Cava Occlusion in CTGA Repaired With the Mustard Technique.
Rev Esp Cardiol., 69 (2016), pp. 1104-1105
Copyright © 2017. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.