Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 67. Núm. 10.
Páginas 863-864 (Octubre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 67. Núm. 10.
Páginas 863-864 (Octubre 2014)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.recesp.2014.06.006
Acceso a texto completo
Detección de infección del electrodo del DAI mediante tomografía por emisión de positrones-tomografía computarizada con 18F-fluorodesoxiglucosa
Detection of ICD Electrode Infection using 18F-fluorodeoxyglucose Positron Emission Tomography-computed Tomography
Visitas
...
Mercè Moragasa,
Autor para correspondencia
mmoragas@cetir.es

Autor para correspondencia:
, Raúl Sánchezb, Marina Solera, María Puig Cozarb, Eduard Rieraa, José Ramón Garcíaa
a Unidad PET-CETIR, Esplugues de Llobregat, Barcelona, España
b Servicio de Medicina Nuclear ERESA, Hospital General Universitario de Valencia, Valencia, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sra. Editora:

El desfibrilador automático implantable (DAI) es un dispositivo empleado para tratar a pacientes con arritmias ventriculares o con alto riesgo de sufrirlas. La infección del dispositivo DAI es una complicación poco frecuente (incidencia del 0,8%), pero potencialmente mortal. La infección puede localizarse en la zona del generador, el trayecto subcutáneo de los electrodos o la porción intravenosa de los electrodos, con o sin endocarditis. El tratamiento de la infección incluye tres puntos: antibioterapia, retirada completa del dispositivo (el tratamiento exclusivamente médico se asocia a más mortalidad y recurrencias) e implante de un nuevo DAI en otro lugar1.

Las infecciones de los DAI se clasifican en precoces y tardías, según se desarrollen antes de 60 días o más de 365 días tras el implante. Las infecciones precoces se producen por la contaminación intraoperatoria o por siembra hematógena después de la cirugía. Las infecciones tardías son consecuencia de episodios de bacteriemia transitoria de cualquier origen o erosiones cutáneas sobre la bolsa del generador1.

Actualmente no se recomienda la quimioprofilaxis antibiótica infecciosa para pacientes con DAI durante procedimientos que puedan causar bacteriemias transitorias2.

En cuanto a la endocarditis infecciosa, los hemocultivos son una herramienta fundamental de diagnóstico y tratamiento. En la última década se han producido cambios en los microorganismos causantes de la endocarditis infecciosa, con predominio de Staphylococcus aureus (20%) por delante de los estreptococos que clásicamente ocupaban ese lugar3. Además, en los últimos años, la utilización del ecocardiograma transesofágico en los pacientes con sospecha de endocarditis infecciosa es cada vez más frecuente y precoz, lo que contribuye al diagnóstico de la enfermedad3.

Presentamos el caso de un varón de 81 años, con fiebre de 2 meses de evolución. Al paciente se lo etiquetó inicialmente de fiebre de origen biliar (coledocolitiasis y colangitis) tratada con antibioterapia y colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), con expulsión de contenido purulento, y CPRE de control, que no mostró pus. Ante la fiebre prolongada y los hemocultivos positivos a Escherichia coli, se realizó tomografía computarizada (TC) toracoabdominal, que demostró micronódulos pulmonares sospechosos de émbolos sépticos.

El paciente era portador de un DAI desde 2002 por cardiopatía isquémica dilatada y taquicardias ventriculares con mala tolerancia hemodinámica. Para descartar infección relacionada con el DAI, se practicó una ecocardiografía transesofágica, que resultó no concluyente mostrando en la aurícula derecha una imagen que podría corresponder a la válvula de Eustaquio o a vegetación.

Se solicitó tomografía por emisión de positrones (PET)-TC con 18F-fluorodesoxiglucosa (18F-FDG PET-TC) para demostrar foco supurado cardiaco, respiratorio o biliar. Se realizó rastreo corporal con PET-TC una hora después de la administración intravenosa de 6,6 mCi de 18F-FDG. La PET mostró captación fisiológica de 18F-FDG por el ventrículo izquierdo y un foco activo en la aurícula derecha, que en la imagen de TC de fusión localizamos junto al extremo del electrodo del DAI (figura) y que era compatible con infección activa junto al extremo del electrodo del DAI en la aurícula derecha y congruente con la imagen dudosa del estudio con ecocardiograma transesofágico. No evidenciamos otras imágenes que indicaran proceso séptico activo. La TC inspiratoria adicional no mostró los micronódulos pulmonares evidentes en la TC de 2 semanas antes, resueltos tras el tratamiento antibiótico.

Figura.

Tomografía por emisión de positrones volumétrica de cuerpo entero e imágenes coronal y axial de fusión de la tomografía por emisión de positrones-tomografía computarizada.

(0,15MB).

Se consideró que la infección del electrodo era por E. coli, germen poco frecuente en las infecciones de DAI (causan el 6% de las endocarditis infecciosas bacilos Gram-negativos como E. coli)3, dado que 2 meses antes hubo infección abdominal.

La 18F-FDG PET-TC es una exploración morfofuncional que permite una detección rápida, precisa y no agresiva de la causa de la fiebre, ya que la fluorodesoxiglucosa puede acumularse en lugares de infección e inflamación además de en células tumorales4. Recientemente, la European Association of Nuclear Medicine (EANM) y la Society of Nuclear Medicine and Molecular Imaging (SNMMI) han publicado conjuntamente las directrices para la aplicación de 18F-FDG PET-TC para el diagnóstico de infecciones. Su aplicación para detectar infección en pacientes portadores de catéter, marcapasos y dispositivos intravasculares aún no está establecida5.

Este estudio refleja el potencial de la 18F-FDG PET-TC en el diagnóstico de infección del electrodo del DAI, pues permite detectar con precisión el foco séptico.

Bibliografía
[1]
M. Álvarez.
Urgencias en pacientes portadores de desfibrilador automático implantable.
Rev Esp Cardiol Supl., 8 (2008), pp. 31A-39A
[2]
C. Falces, J.M. Miro.
Prevención de la endocarditis infecciosa: entre el avance en los conocimientos científicos y la falta de ensayos aleatorizados.
Rev Esp Cardiol., 65 (2012), pp. 1072-1074
[3]
C. Ferrera, I. Vilacosta, C. Fernández, J. López, C. Olmos, C. Sarriá, et al.
Revaluación de la endocarditis con hemocultivos negativos: su perfil es similar al de la endocarditis con hemocultivos positivos.
Rev Esp Cardiol., 65 (2012), pp. 891-900
[4]
I.J. Kouijzer, C.P. Bleeker-Rovers, W.J. Oyen.
FDG-PET in fever of unknown origin.
Sem Nucl Med., 43 (2013), pp. 333-339
[5]
F. Jamar, J. Buscombe, A. Chiti, P.E. Christian, D. Delbeke, K.J. Donohoe, et al.
EANM/SNMMI guideline for 18F-FDG use in inflammation and infection.
J Nucl Med., 54 (2013), pp. 647-658
Copyright © 2014. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?