Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 64. Núm. 10.
Páginas 946-947 (Octubre 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 64. Núm. 10.
Páginas 946-947 (Octubre 2011)
DOI: 10.1016/j.recesp.2011.05.026
Acceso a texto completo
¿El síndrome metabólico en España necesita más estudios descriptivos o más evidencia de su implicación en prevención secundaria?
Does the Metabolic Syndrome Need More Descriptive Studies or More Evidence of Its Implication in Secondary Prevention?
Visitas
...
Alberto Corderoa,
Autor para correspondencia
acorderofort@gmail.com

Autor para correspondencia: acorderofort@gmail.com
, José Moreno-Arribasa, Vicente Bertomeu-Gonzáleza, Vicente Bertomeu-Martíneza
a Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de San Juan, San Juan de Alicante, Alicante, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2011;64:373-810.1016/j.recesp.2010.11.011
Manuel F. Landecho, Inmaculada Colina, Ana Huerta, Ana Fortuño, Guillermo Zalba, Oscar Beloqui
Rev Esp Cardiol. 2011;64:947-810.1016/j.recesp.2011.06.004
Manuel F. Landecho, Ana Fortuño, Guillermo Zalba, Oscar Beloqui
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Sra. Editora:

Hemos leído con interés el artículo «Relación entre las fases precoces de la enfermedad renal y el síndrome metabólico», publicado recientemente en Revista Española de Cardiología . Los autores describen la asociación del síndrome metabólico (SM) tanto con la enfermedad renal precoz (ERP) como con el grosor íntima-media (GIM) carotídeo1. Curiosamente, evaluaron la relación entre una asociación de factores de riesgo y la presencia de lesiones vasculares subclínicas y precoces, pero no argumentan cuál es la implicación real en la prevención o el tratamiento de estos pacientes, y en realidad queda pendiente aclarar si se debería considerar estas lesiones como dos criterios diagnósticos más del SM; esto ya se había propuesto para la proteína C reactiva, que además de estar más elevada en los sujetos con SM, mejora la capacidad predictiva de enfermedad cardiovascular2.

Además, la ERP y el GIM son dos lesiones vasculares que pueden estabilizarse pero difícilmente pueden regresar a la normalidad; especialmente cuando los valores son cercanos a la normalidad, puesto que el filtrado glomerular medio fue 87ml/min/1,73 m2 y el GIM osciló entre 0,6 y 0,7mm. Por otra parte, los ensayos clínicos que han estudiado la regresión del GIM o los cambios en la ERP no han demostrado una correlación con la mejoría en el pronóstico cardiovascular3, 4, lo que indica que se comportan más como marcadores de daño vascular que como factores de riesgo. Por el contrario, estudios derivados del registro MESYAS (Metabolic Syndrome in Active Subjects) han demostrado que los componentes lipídicos del SM, valorados mediante el cociente triglicéridos/lipoproteínas de alta densidad (HDL), son un marcador muy específico de la presencia de otros componentes del SM5 y, lo que es más relevante, uno de los principales factores de riesgo de infarto de miocardio6. Esta asociación se ha descrito igualmente para la presencia de SM como por el efecto aditivo de sus componentes7.

Por último, los autores consideraron la hipertensión arterial y la diabetes como criterios de exclusión del estudio1, cuando se ha descrito que estos son dos de los principales factores asociados a la presencia de SM en población laboral española8. Además, afirman desconocer la existencia de datos previos que relacionen el SM con la ERP pese a que ya en 2004 se publicaron los datos del registro NHANES III (National Health Adult Examination Survey)9 y en 2005 los del registro MESYAS10 en relación con esta asociación, y coinciden con la ausencia de asociación entre las HDL y el daño renal.

Pensamos que los autores describen una asociación con pocas implicaciones para la estratificación del riesgo cardiovascular, mientras que sigue quedando pendiente aclarar la implicación real del SM en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida. Tras el gran interés que despertó el SM en la última década como una entidad relevante para la prevención de diabetes mellitus y enfermedad cardiovascular, su importancia en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida sigue sin estar definida ni aceptada.

Recibido 13 Mayo 2011

Aceptado 17 Mayo 2011

Autor para correspondencia: acorderofort@gmail.com

Bibliografía
[1]
Landecho MF, Colina I, Huerta A, Fortuno A, Zalba G, Beloqui O..
Relación entre las fases precoces de la enfermedad renal y el síndrome metabólico..
Rev Esp Cardiol. , 64 (2011), pp. 373-378
[2]
Ridker PM, Wilson PW, Grundy SM..
Should C-reactive protein be added to metabolic syndrome and to assessment of global cardiovascular risk?..
Circulation. , 109 (2004), pp. 2818-2825
[3]
Tobe SW, Clase CM, Gao P, McQueen M, Grosshennig A, Wang X, et-al..
Cardiovascular and renal outcomes with telmisartan, ramipril, or both in people at high renal risk: results from the ONTARGET and TRANSCEND studies..
Circulation. , 123 (2011), pp. 1098-1107
[4]
Costanzo P, Perrone-Filardi P, Vassallo E, Paolillo S, Cesarano P, Brevetti G, et-al..
Does carotid intima-media thickness regression predict reduction of cardiovascular events?. A meta-analysis of 41 randomized trials..
J Am Coll Cardiol. , 56 (2010), pp. 2006-2020
[5]
Cordero A, Laclaustra M, León M, Casasnovas JA, Grima A, Luengo E, et-al..
Comparison of serum lipid values in subjects with and without the metabolic syndrome..
Am J Cardiol. , 102 (2008), pp. 424-428
[6]
Cordero A, Andrés E, Ordóñez B, León M, Laclaustra M, Grima A, et-al..
Usefulness of triglycerides-to-high-density lipoprotein cholesterol ratio for predicting the first coronary event in men..
Am J Cardiol. , 104 (2009), pp. 1393-1397
[7]
Laclaustra M, Ordóñez B, León M, Andrés EM, Cordero A, Pascual-Calleja I, et-al..
Metabolic syndrome and coronary heart disease among Spanish male workers: A case-control study of MESYAS..
Nutr Metab Cardiovasc Dis. , (2010 Dec 24),
[8]
Alegría E, Cordero A, Laclaustra M, Grima A, León M, Casasnovas JA, et-al..
Prevalencia de síndrome metabólico en población laboral española: registro MESYAS..
Rev Esp Cardiol. , 58 (2005), pp. 797-806
[9]
Chen J, Muntner P, Hamm LL, Jones DW, Batuman V, Fonseca V, et-al..
The metabolic syndrome and chronic kidney disease in U.S. adults..
Ann Intern Med. , 140 (2004), pp. 167-174
[10]
Cordero A, Laclaustra M, León M, Casasnovas JA, Grima A, Najar M, et-al..
Factores de riesgo cardiovascular y síndrome metabólico asociados con la disfunción renal subclínica..
Med Clin (Barc). , 125 (2005), pp. 653-658
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?