Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 68. Núm. 3.
Páginas 185-189 (Marzo 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 68. Núm. 3.
Páginas 185-189 (Marzo 2015)
Editorial
Acceso a texto completo
Evidencias actuales de los nuevos anticoagulantes orales en el tratamiento de la fibrilación auricular no valvular: comparación de subestudios
Current Evidence for New Oral Anticoagulants in the Treatment of Nonvalvular Atrial Fibrillation: Comparison of Substudies
Visitas
...
Antoni Martínez-Rubioa,b,
Autor para correspondencia
22917amr@comb.cat

Autor para correspondencia: Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de Sabadell, Parc Taulí s/n, 08208 Sabadell, Barcelona. España.
, Roger Martínez-Torrecillaa
a Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de Sabadell, Barcelona, España
b Departamento de Medicina, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla. Resultados de los principales subestudios de los ensayos clínicos RE-LY, ROCKET-AF, ARISTOTLE y ENGAGE AF-TIMI 48
Texto completo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

Más allá de los resultados de los ensayos clínicos (RE-LY, ROCKET-AF, ARISTOTLE y ENGAGE AF-TIMI 48)1–4, que se comentan más adelante, la aparición de los nuevos anticoagulantes orales (NACO) ha supuesto un gran avance en la prevención de las complicaciones tromboembólicas en el paciente con fibrilación auricular (FA) no valvular con respecto al tratamiento estándar, los antagonistas de la vitamina K (warfarina y acenocumarol).

Los NACO (dabigatrán, rivaroxabán y apixabán están actualmente disponibles en la práctica clínica y edoxabán probablemente lo estará) superan en gran medida las desventajas que clásicamente se habían asociado a los antagonistas de la vitamina K (estrecha ventana terapéutica, respuesta variable, múltiples interacciones con los alimentos y otros fármacos, y comienzo y final de acción lentos). Las consecuencias más inmediatas y evidentes de estas limitaciones son la necesidad de realizar controles periódicos y continuos ajustes de dosis, además de restricciones en la alimentación y tener un cuidado exquisito con la medicación concomitante que se prescribe5. Como consecuencia de todo ello, la calidad de vida de los pacientes se ve limitada en gran medida. Pero lo más importante es que, además, hace que muchos pacientes con FA que tienen indicación clara de anticoagulación no la estén recibiendo5,6. Es más, incluso entre los pacientes anticoagulados con antagonistas de la vitamina K, aproximadamente un 35–40% tiene mal control habitual de la razón normalizada internacional (INR) en España, con las consecuencias nefastas que esto puede tener en cuanto al riesgo tanto de ictus como de sangrados5–8. Los NACO, al tener una amplia ventana terapéutica, una respuesta anticoagulante predecible, sin interferencias con los alimentos, y muy escasas interacciones con otros fármacos, permiten una anticoagulación constante y previsible, sin necesidad de monitorización periódica de la respuesta anticoagulante ni de ajustes de dosis repetitivos.

Por si estas ventajas no fueran suficientes, los diferentes ensayos clínicos aportan beneficios adicionales que son clínicamente muy relevantes. Así, en un reciente metanálisis de los estudios RE-LY, ROCKET-AF, ARISTOTLE y ENGAGE AF-TIMI 48, se objetiva que, en comparación con warfarina, los NACO reducen significativamente el riesgo de ictus o embolia sistémica en un 19% (p<0,0001), la mortalidad total en un 10% (p=0,0003) y el riesgo de hemorragia intracraneal en un 52% (p<0,0001). Además, los NACO muestran tendencia a una reducción de las hemorragias mayores (p=0,06), beneficio especialmente importante en los sujetos con peor control de INR (tiempo en ventana terapéutica<66%)9.

Aunque la información aportada por los ensayos clínicos principales es muy relevante, en los últimos años se han publicado diferentes subestudios que han ayudado a clarificar aún más el papel de los NACO en el tratamiento del paciente con FA, sobre todo en situaciones específicas. En la tabla se resumen algunos de los subestudios más relevantes1–4,10–32. Como es lógico, y dado que la publicación del ENGAGE AF-TIMI 48 es bastante reciente, no se han publicado subestudios de este ensayo clínico, por lo que la información referente a determinadas situaciones clínicas se ha recogido del material suplementario de la publicación original (lo mismo ocurre con algunos casos concretos de los otros NACO). En general, la eficacia y la seguridad de rivaroxabán, apixabán y edoxabán, así como la mayoría de los efectos de dabigatrán, coincidían con los resultados obtenidos en los estudios originales, independientemente de los antecedentes de ictus o accidente isquémico transitorio4,10–12. Por otra parte, si bien los pacientes de edad ≥ 75 años tenían mayor riesgo de sangrado, los beneficios de los NACO fueron independientes de la edad4,13–15. Igualmente, la eficacia y la seguridad de los NACO fueron coherentes e independientes de la puntuación CHADS2, así como de los antecedentes de insuficiencia renal o cardiaca2,4,16,17,21,23,27–29. En cuanto a los resultados según el control de INR, los beneficios (tanto en reducción de ictus/embolia sistémica como en seguridad) de todos los NACO fueron coherentes e independientes del control promedio de INR de los centros. Además, con respecto a los eventos vasculares totales, los eventos no hemorrágicos y la mortalidad, los beneficios de dabigatrán fueron mayores en los lugares con peor control de INR que donde el control de INR era adecuado. Asimismo hubo una tendencia a favor de la dosis alta de edoxabán en cuanto a menor riesgo de sangrados mayores en los pacientes con peor control de INR4,18–20. En cuanto a los pacientes con antecedentes de enfermedad coronaria, si bien los resultados de eficacia y seguridad fueron conherentes e independientes de esta condición con apixabán y edoxabán, en el estudio RE-LY hubo un aumento no significativo en el riesgo de infarto de miocardio con dabigatrán en comparación con warfarina, pero no de otros eventos isquémicos miocárdicos; así, en general muestra efectos positivos concordantes en pacientes con y sin historia previa de cardiopatía isquémica o de infarto de miocardio. En comparación con warfarina, los pacientes con un infarto de miocardio previo asignados a rivaroxabán presentaron una reducción no significativa del 14% en el riesgo de eventos cardiacos isquémicos4,24–26.

Tabla.

Resultados de los principales subestudios de los ensayos clínicos RE-LY, ROCKET-AF, ARISTOTLE y ENGAGE AF-TIMI 48

Resultados generales
RE-LY1  Dabigatrán 150mg fue superior a warfarina en la reducción del riesgo de ictus y embolia sistémica, pero con tasas similares de hemorragias mayores 
  Dabigatrán 110mg fue similar a warfarina en cuanto a la reducción del riesgo de ictus y embolia sistémica, pero con menos riesgo de hemorragias mayores 
ROCKET-AF2  Rivaroxabán fue no inferior al tratamiento con warfarina en la prevención de ictus o embolia sistémica, pero su uso se asoció con menos riesgo de sangrados intracraneales y fatales 
ARISTOTLE3  Apixabán fue superior a warfarina en la prevención del riesgo de ictus o embolia sistémica, con menos riesgo de sangrados y de muerte 
ENGAGE AF-TIMI 484  Ambas dosis de edoxabán (30 y 60 mg) fueron no inferiores a warfarina en la prevención de ictus o embolia sistémica (la dosis de 60 mg fue superior en la población por intención de tratar modificada en el periodo de tratamiento), y se asociaron con menores tasas de sangrado y muerte de causa cardiovascular 
Resultados según antecedentes de ictus/AIT
RE-LY10  La mayoría de los efectos de ambas dosis de dabigatrán fueron congruentes, independientemente de los antecedentes de ictus/AIT previo 
ROCKET-AF11  La eficacia y seguridad de rivaroxabán en comparación con warfarina fueron independientes de los antecedentes de ictus/AIT previo 
ARISTOTLE12  Los efectos de apixabán frente a warfarina fueron congruentes independientemente de los antecedentes de ictus/AIT 
ENGAGE AF-TIMI 484,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores, los resultados de ambas dosis de edoxabán fueron congruentes independientemente del antecedente de ictus/AIT 
Resultados según la edad
RE-LY13  En comparación con warfarina, con ambas dosis de dabigatrán hubo menor riesgo de sangrados tanto intracraneales como extracraneales para los menores de 75 años, mientras que los de edad ≥ 75 años tuvieron menos sangrados intracraneales, pero con igual o más sangrados extracraneales. 
ROCKET-AF14  Los efectos de rivaroxabán frente a warfarina en cuanto a la prevención de ictus o embolia sistémica fueron independientes de la edad (≥ 75 frente a < 75 años). 
  Aunque los pacientes de 75 y más años presentaron mayor riesgo de sangrados clínicamente relevantes (la mayoría no mayores), estos fueron independientes del tratamiento con rivaroxabán o warfarina 
ARISTOTLE15  Los beneficios de apixabán frente a warfarina fueron congruentes independientemente de la edad de los pacientes 
ENGAGE AF-TIMI 484,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores, los resultados de ambas dosis de edoxabán fueron congruentes, independientemente de la edad (< 75 frente a ≥ 75 años) 
Resultados según la puntuación CHADS2
RE-LY16  Los pacientes con mayor puntuación CHADS2 tuvieron mayor riesgo de ictus o embolia sistémica, sangrados y muerte. Sin embargo, con respecto a los resultados originales del estudio RE-LY, no hubo una heterogeneidad significativa en la puntuación CHADS2 
ROCKET-AF2,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores y no mayores clínicamente relevantes, los efectos de rivaroxabán en comparación con warfarina fueron congruentes e independientes de la puntuación CHADS2 
ARISTOTLE17  En comparación con warfarina, apixabán redujo significativamente el riesgo de ictus o embolia sistémica, independientemente de las puntuaciones CHADS2, CHA2DS2-VASc y HAS-BLED. Igualmente, el tratamiento con apixabán se asoció con menos riesgo de sangrados mayores, independientemente de CHADS2, CHA2DS2-VASc y HAS-BLED 
ENGAGE AF-TIMI 484,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores, los resultados de ambas dosis de edoxabán fueron congruentes, independientemente de la puntuación CHADS2 (≤ 3 o > 3) 
Resultados según el control de INR
RE-LY18  En comparación con warfarina, los beneficios de dabigatrán 150 mg en la reducción del riesgo de ictus, de dabigatrán 110 mg en la reducción del riesgo de sangrado y de ambas dosis en el riesgo de sangrado intracraneal fueron congruentes e independientes de la calidad del control de INR 
  En cambio, en eventos vasculares totales, eventos no hemorrágicos y mortalidad, los beneficios de dabigatrán fueron mayores donde había peor control de INR que en los sitios donde el control de INR era adecuado 
ROCKET-AF19  En comparación con warfarina, el tratamiento con rivaroxabán en la prevención de ictus y embolia sistémica fue consistente, independientemente del tiempo en rango terapéutico 
ARISTOTLE20  Los beneficios de apixabán en comparación con warfarina en cuanto a la reducción del riesgo de ictus o embolia sistémica, sangrados y mortalidad parecen independientes del control de INR 
ENGAGE AF-TIMI 484,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores, los resultados de ambas dosis de edoxabán fueron congruentes, independientemente del tiempo en rango terapéutico (> 66,4% o ≤ 66,4%), si bien hubo una tendencia a favor de la dosis alta de edoxabán en cuanto a menor riesgo de sangrados mayores para los pacientes con peor control de INR (para interacción, p=0,06) 
Resultados según los antecedentes de insuficiencia renal
RE-LY21  La eficacia de ambas dosis de dabigatrán coincide con los resultados del RE-LY general, independientemente de la función renal 
  Ambas dosis de dabigatrán se asociaron con menor riesgo de sangrados mayores en pacientes con filtrado glomerular ≥ 80 ml/min 
ROCKET-AF22  Los pacientes con fibrilación auricular e insuficiencia renal moderada tienen mayor riesgo de ictus y sangrado que los pacientes con función renal normal. Sin embargo, no hubo evidencia de heterogeneidad en el efecto del tratamiento con las dosis empleadas según la función renal 
ARISTOTLE23  En pacientes con fibrilación auricular e insuficiencia renal, hubo un aumento del riesgo de eventos cardiovasculares y sangrados. En comparación con warfarina, el tratamiento con apixabán redujo el riesgo de ictus, muerte y sangrados mayores, independientemente de la función renal 
Resultados según los antecedentes de enfermedad coronaria
RE-LY24  En el estudio RE-LY hubo un aumento no significativo del riesgo de infarto de miocardio con dabigatrán en comparación con warfarina, pero no de otros eventos isquémicos miocárdicos. Los efectos de dabigatrán fueron congruentes, independientemente del riesgo de eventos isquémicos miocárdicos 
ROCKET-AF25  Los antecedentes de infarto de miocardio fueron frecuentes y se asociaron con un riesgo aumentado de nuevos eventos cardiacos. En comparación con warfarina, los pacientes con un infarto de miocardio previo asignados a rivaroxabán presentaron una reducción no significativa del 14% en el riesgo de eventos cardiacos isquémicos 
ARISTOTLE26  En comparación con warfarina, apixabán redujo el riesgo de ictus o embolia sistémica, muerte y sangrados, independientemente de los antecedentes de cardiopatía isquémica 
ENGAGE AF-TIMI 484,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores, los resultados de ambas dosis de edoxabán fueron congruentes, independientemente de los antecedentes de infarto de miocardio 
Resultados según los antecedentes de insuficiencia cardiaca
RE-LY27  Los beneficios de dabigatrán en la prevención de ictus y embolia sistémica, así como en sangrados mayores e intracraneales, fueron independientes de los antecedentes de insuficiencia cardiaca 
ROCKET-AF28  En comparación con warfarina, los efectos de rivaroxabán fueron independientes de los antecedentes de insuficiencia cardiaca 
ARISTOTLE29  Los pacientes con disfunción sistólica del ventrículo izquierdo (con o sin insuficiencia cardiaca) presentaron un riesgo incrementado de ictus/embolia sistémica o muerte en comparación con los pacientes con insuficiencia cardiaca pero con fracción de eyección conservada, y en ambos casos, más riesgo que los pacientes sin insuficiencia cardiaca o disfunción sistólica del ventrículo izquierdo. Apixabán redujo el riesgo de ambas variables en mayor medida que warfarina en los tres grupos de pacientes 
ENGAGE AF-TIMI 484,*  Tanto para el riesgo de ictus o embolia sistémica como para el de sangrados mayores, los resultados de ambas dosis de edoxabán fueron congruentes, independientemente de los antecedentes de insuficiencia cardiaca 
Pacientes sometidos a cardioversión
RE-LY30  La frecuencia de ictus y sangrados mayores en los 30 días tras la cardioversión con ambas dosis de dabigatrán fue baja, y comparable a la obtenida con warfarina 
ROCKET-AF31  No hubo diferencias significativas en supervivencia ni en riesgo de ictus a largo plazo en los pacientes sometidos a cardioversión o ablación de fibrilación auricular, independientemente del tratamiento con rivaroxabán o warfarina. 
ARISTOTLE32  Los eventos cardiovasculares mayores tras la cardioversión fueron raros y comparables entre apixabán y warfarina 

AIT: accidente isquémico transitorio; INR: razón internacional normalizada.

*

Datos tomados del material suplementario de la publicación original.

En definitiva, tras el análisis de estos subestudios, se puede observar que los resultados de estos nuevos análisis en general coinciden bastante con los hallados en las publicaciones originales, independientemente de los antecedentes de ictus, insuficiencia renal, cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, edad, puntuación CHADS2 o control de la anticoagulación, lo que refuerza aún más el papel de los NACO en la prevención de las complicaciones tromboembólicas en el paciente con FA no valvular.

Aunque los datos provenientes de los ensayos clínicos, tanto en sus análisis principales como de los análisis posteriores, son bastante sólidos, consistentes y congruentes; dada su reciente introducción en el mercado, los efectos de su eficacia y seguridad en la práctica clínica son poco conocidos. Afortunadamente, cada vez están apareciendo más estudios realizados en condiciones de práctica clínica habitual que confirman la eficacia y la seguridad de los NACO (incluso documentando datos mejores de lo esperado)33–36.

Con las evidencias actuales de excelentes datos con los NACO, surge la pregunta de si son todos ellos iguales. La realidad es que con los datos disponibles no se puede responder definitivamente a esta pregunta. En los ensayos clínicos se comparó cada uno de los NACO con warfarina, pero no entre ellos1–4. Además, las poblaciones incluidas en los estudios eran muy diferentes entre sí, salvo en el ARISTOTLE y en el RE-LY, que fueron más parecidas (que no idénticas). Así pues, no puede afirmarse con rigor que uno u otro NACO sea significativamente superior o inferior. Sin embargo, existe alguna diferencia relevante entre los NACO, como que dabigatrán y apixabán se administran dos veces al día, mientras que rivaroxabán y edoxabán se prescriben en una toma al día. La monodosis puede facilitar el cumplimiento terapéutico, pero olvidar dosis implica más riesgo. La otra diferencia fundamental entre los NACO reside en su vía de metabolización y eliminación. Parece lógico que, en pacientes con aclaramiento de creatinina próximo a 30 ml/min, la mejor opción no sea dabigatrán (sobre todo para pacientes ancianos, pues es más probable que se produzca un deterioro brusco de la función renal en caso de deshidratación, etc.). Sin embargo, si la elección del fármaco depende de buscar máxima eficacia para reducir el ictus y la embolia sistémica, el dabigatrán a dosis de 150 mg/12 h ofrece la máxima eficacia. Si se busca la máxima seguridad, apixabán parece ofrecer el mejor perfil, mientras que rivaroxabán y edoxabán ofrecen la mayor comodidad de uso. Dabigatrán fue el primer NACO en comercializarse y, por ello, ofrece la mayor experiencia clínica con datos publicados de seguimiento medio superiores a 4 años37. Existe además un factor clave y no cuantificable en la elección de un fármaco u otro por parte del médico: su experiencia y su conocimiento del fármaco, que le permiten manejar apropiadamente las dosis y tener en cuenta las posibles interacciones, complicaciones y situaciones intercurrentes.

Finalmente, los diversos estudios de coste-efectividad de los NACO, realizados en diferentes países y por distintos autores, son bastante congruentes entre sí, y en general concluyen que para los pacientes con mayor riesgo, bien de complicaciones tromboembólicas, bien de hemorragias, y los sujetos con mal control habitual de la anticoagulación con antagonistas de la vitamina K, el empleo de NACO parece la opción más recomendable38,39. Sin embargo, a pesar de todas las evidencias y los estudios actualmente disponibles, la realidad es que el uso de NACO es inferior al esperado teniendo en cuenta el grado de control de INR que existe actualmente en España5–7. En este sentido, las políticas restrictivas de algunas comunidades autónomas, no guiadas por criterios científicos ni de control de gasto a medio y largo plazo, sino cortoplacistas (para el control del gasto farmacéutico inmediato), probablemente van a resultar, por un lado, más caras a largo plazo y, por otro, van a impedir el acceso a estos medicamentos a muchos pacientes que realmente se beneficiarían de ellos, con consecuencias muchas veces catastróficas tanto para los pacientes como para los familiares y la propia sociedad.

CONFLICTO DE INTERESES

A. Martínez-Rubio ha participado en diversos proyectos de investigación, ha recibido becas y ha participado en comités de asesoría científica de Bayer, Boehringer Ingelheim, Daiichi-Sankyo y Pfizer.

Agradecimientos

Los autores agradecen a Pablo Pons de Content Ed Net Madrid por su asistencia en la edición del manuscrito.

Bibliografía
[1]
S.J. Connolly, M.D. Ezekowitz, S. Yusuf, J. Eikelboom, J. Oldgren, A. Parekh, et al.
Dabigatran versus warfarin in patients with atrial fibrillation.
N Engl J Med, 361 (2009), pp. 1139-1151
[2]
M.R. Patel, K.W. Mahaffey, J. Garg, G. Pan, D.E. Singer, W. Hacke, et al.
Rivaroxaban versus warfarin in nonvalvular atrial fibrillation.
N Engl J Med, 365 (2011), pp. 883-891
[3]
C.B. Granger, J.H. Alexander, J.J. McMurray, R.D. Lopes, E.M. Hylek, M. Hanna, et al.
Apixaban versus warfarin in patients with atrial fibrillation.
N Engl J Med, 365 (2011), pp. 981-992
[4]
R.P. Giugliano, C.T. Ruff, E. Braunwald, S.A. Murphy, S.D. Wiviott, J.L. Halperin, the ENGAGE AF-TIMI 48 Investigators, et al.
Edoxaban versus warfarin in patients with atrial fibrillation.
N Engl J Med, 369 (2013), pp. 2093-2104
[5]
A. Martínez-Rubio, E. Pujol Iglesias, M. Bonastre Thio, E. Guilera Mas, J. Guindo Soldevila.
Epidemiología de la fibrilación auricular en España.
Rev Esp Cardiol Supl, 13 (2013), pp. 3-8
[6]
V. Barrios, A. Calderón, C. Escobar, M. de la Figuera.
Pacientes con fibrilación auricular asistidos en consultas de atención primaria. Estudio Val-FAAP.
Rev Esp Cardiol, 65 (2012), pp. 47-53
[7]
J.M. Lobos-Bejarano, J.C. del Castillo-Rodríguez, A. Mena-González, J.J. Alemán- Sánchez, A. Cabrera de León, G. Barón-Esquivias, et al.
Características de los pacientes y abordaje terapéutico de la fibrilación auricular en atención primaria en España. Estudio FIATE.
Med Clin (Barc), 141 (2013), pp. 279-286
[8]
V. Barrios Alonso, J. Polo García, J.M. Lobos, C. Escobar Cervantes, L. Prieto, D. Vargas, et al.
Perspectiva actual de la situación de la anticoagulación en la práctica clínica de Atención Primaria. Estudio PAULA.
Hipertensión, 31 (2014), pp. 1-13
[9]
C.T. Ruff, R.P. Giugliano, E. Braunwald, E.B. Hoffman, N. Deenadayalu, M.D. Ezekowitz, et al.
Comparison of the efficacy and safety of new oral anticoagulants with warfarin in patients with atrial fibrillation: a meta-analysis of randomised trials.
[10]
H.C. Diener, S.J. Connolly, M.D. Ezekowitz, L. Wallentin, P.A. Reilly, S. Yang, RE-LY study group, et al.
Dabigatran compared with warfarin in patients with atrial fibrillation and previous transient ischaemic attack or stroke: a subgroup analysis of the RE-LY trial.
Lancet Neurol, 9 (2010), pp. 1157-1163
[11]
G.J. Hankey, M.R. Patel, S.R. Stevens, R.C. Becker, G. Breithardt, A. Carolei, ROCKET AF Steering Committee Investigators, et al.
Rivaroxaban compared with warfarin in patients with atrial fibrillation and previous stroke or transient ischaemic attack: a subgroup analysis of ROCKET AF.
Lancet Neurol, 11 (2012), pp. 315-322
[12]
J.D. Easton, R.D. Lopes, M.C. Bahit, D.M. Wojdyla, C.B. Granger, L. Wallentin, ARISTOTLE Committees and Investigators, et al.
Apixaban compared with warfarin in patients with atrial fibrillation and previous stroke or transient ischaemic attack: a subgroup analysis of the ARISTOTLE trial.
Lancet Neurol, 11 (2012), pp. 503-511
[13]
J.W. Eikelboom, L. Wallentin, S.J. Connolly, M. Ezekowitz, J.S. Healey, J. Oldgren, et al.
Risk of bleeding with 2 doses of dabigatran compared with warfarin in older and younger patients with atrial fibrillation: an analysis of the randomized evaluation of long-term anticoagulant therapy (RE-LY) trial.
Circulation, 123 (2011), pp. 2363-2372
[14]
J.L. Halperin, D. Wojdyla, J.P. Piccini, Y. Lokhnygina, M.R. Patel, G. Breithardt, et al.
Efficacy and safety of rivaroxaban compared with warfarin among elderly patients with nonvalvular atrial fibrillation in the ROCKET-AF Trial.
Stroke, 43 (2012), pp. A148
[15]
S. Halvorsen, D. Atar, H. Yang, R. De Caterina, C. Erol, D. Garcia, et al.
Efficacy and safety of apixaban compared with warfarin according to age for stroke prevention in atrial fibrillation: observations from the ARISTOTLE trial.
[16]
J. Oldgren, M. Alings, H. Darius, H.C. Diener, J. Eikelboom, M.D. Ezekowitz, RE-LY Investigators, et al.
Risks for stroke, bleeding, and death in patients with atrial fibrillation receiving dabigatran or warfarin in relation to the CHADS2 score: a subgroup analysis of the RE-LY trial.
[17]
R.D. Lopes, S.M. Al-Khatib, L. Wallentin, H. Yang, J. Ansell, M.C. Bahit, et al.
Efficacy and safety of apixaban compared with warfarin according to patient risk of stroke and of bleeding in atrial fibrillation: a secondary analysis of a randomised controlled trial.
Lancet, 380 (2012), pp. 1749-1758
[18]
L. Wallentin, S. Yusuf, M.D. Ezekowitz, M. Alings, M. Flather, M.G. Franzosi, RE-LY investigators, et al.
Efficacy and safety of dabigatran compared with warfarin at different levels of international normalised ratio control for stroke prevention in atrial fibrillation: an analysis of the RE-LY trial.
[19]
J.P. Piccini, A.S. Hellkamp, Y. Lokhnygina, M.R. Patel, F.E. Harrell, D.E. Singer, ROCKET AF Investigators, et al.
Relationship between time in therapeutic range and comparative treatment effect of rivaroxaban and warfarin: results from the ROCKET AF trial.
J Am Heart Assoc, 3 (2014), pp. e000521
[20]
L. Wallentin, R.D. Lopes, M. Hanna, L. Thomas, A. Hellkamp, S. Nepal, Apixaban for Reduction in Stroke and Other Thromboembolic Events in Atrial Fibrillation (ARISTOTLE) Investigators, et al.
Efficacy and safety of apixaban compared with warfarin at different levels of predicted international normalized ratio control for stroke prevention in atrial fibrillation.
Circulation, 127 (2013), pp. 2166-2176
[21]
Z. Hijazi, S.H. Hohnloser, J. Oldgren, U. Andersson, S.J. Connolly, J.W. Eikelboom, et al.
Efficacy and safety of dabigatran compared with warfarin in relation to baseline renal function in patients with atrial fibrillation: a RE-LY (Randomized Evaluation of Long-term Anticoagulation Therapy) trial analysis.
Circulation, 129 (2014), pp. 961-970
[22]
K.A. Fox, J.P. Piccini, D. Wojdyla, R.C. Becker, J.L. Halperin, C.C. Nessel, et al.
Prevention of stroke and systemic embolism with rivaroxaban compared with warfarin in patients with non-valvular atrial fibrillation and moderate renal impairment.
Eur Heart J, 32 (2011), pp. 2387-2394
[23]
S.H. Hohnloser, Z. Hijazi, L. Thomas, J.H. Alexander, J. Amerena, M. Hanna, et al.
Efficacy of apixaban when compared with warfarin in relation to renal function in patients with atrial fibrillation: insights from the ARISTOTLE trial.
Eur Heart J, 33 (2012), pp. 2821-2830
[24]
S.H. Hohnloser, J. Oldgren, S. Yang, L. Wallentin, M. Ezekowitz, P. Reilly, et al.
Myocardial ischemic events in patients with atrial fibrillation treated with dabigatran or warfarin in the RE-LY (Randomized Evaluation of Long-Term Anticoagulation Therapy) trial.
Circulation, 125 (2012), pp. 669-676
[25]
K.W. Mahaffey, S.R. Stevens, H.D. White, C.C. Nessel, S.G. Goodman, J.P. Piccini, for the ROCKET AF Investigators, et al.
Ischaemic cardiac outcomes in patients with atrial fibrillation treated with vitamin K antagonism or factor Xa inhibition: results from the ROCKET AF trial.
Eur Heart J, 35 (2014), pp. 233-241
[26]
M.C. Bahit, R.D. Lopes, D.M. Wojdyla, S.H. Hohnloser, J.H. Alexander, B.S. Lewis, et al.
Apixaban in patients with atrial fibrillation and prior coronary artery disease: insights from the ARISTOTLE trial.
Int J Cardiol, 170 (2013), pp. 215-220
[27]
J. Ferreira, M.D. Ezekowitz, S.J. Connolly, M. Brueckmann, M. Fraessdorf, P.A. Reilly, RE-LY Investigators, et al.
Dabigatran compared with warfarin in patients with atrial fibrillation and symptomatic heart failure: a subgroup analysis of the RE-LY trial.
Eur J Heart Fail, 15 (2013), pp. 1053-1061
[28]
S. Van Diepen, A.S. Hellkamp, M.R. Patel, R.C. Becker, G. Breithardt, W. Hacke, et al.
Efficacy and safety of rivaroxaban in patients with heart failure and nonvalvular atrial fibrillation: insights from ROCKET AF.
Circ Heart Fail, 6 (2013), pp. 740-747
[29]
J.J. McMurray, J.A. Ezekowitz, B.S. Lewis, B.J. Gersh, S. Van Diepen, J. Amerena, ARISTOTLE Committees and Investigators, et al.
Left ventricular systolic dysfunction, heart failure, and the risk of stroke and systemic embolism in patients with atrial fibrillation: insights from the ARISTOTLE trial.
Circ Heart Fail, 6 (2013), pp. 451-460
[30]
R. Nagarakanti, M.D. Ezekowitz, J. Oldgren, S. Yang, M. Chernick, T.H. Aikens, et al.
Dabigatran versus warfarin in patients with atrial fibrillation: an analysis of patients undergoing cardioversion.
Circulation, 123 (2011), pp. 131-136
[31]
J.P. Piccini, S.R. Stevens, Y. Lokhnygina, M.R. Patel, J.L. Halperin, D.E. Singer, ROCKET AF Steering Committee & Investigators, et al.
Outcomes after cardioversion and atrial fibrillation ablation in patients treated with rivaroxaban and warfarin in the ROCKET AF trial.
J Am Coll Cardiol, 61 (2013), pp. 1998-2006
[32]
G. Flaker, R.D. Lopes, S.M. Al-Khatib, A.G. Hermosillo, S.H. Hohnloser, B. Tinga, ARISTOTLE Committees and Investigators, et al.
Efficacy and safety of apixaban in patients after cardioversion for atrial fibrillation: insights from the ARISTOTLE trial (Apixaban for Reduction in Stroke and Other Thromboembolic Events in Atrial Fibrillation).
J Am Coll Cardiol, 63 (2014), pp. 1082-1087
[33]
T.B. Larsen, L.H. Rasmussen, F. Skjøth, K.M. Due, T. Callréus, M. Rosenzweig, et al.
Efficacy and safety of dabigatran etexilate and warfarin in «real-world» patients with atrial fibrillation: a prospective nationwide cohort study.
J Am Coll Cardiol, 61 (2013), pp. 2264-2273
[34]
M.R. Southworth, M.E. Reichman, E.F. Unger.
Dabigatran and postmarketing reports of bleeding.
N Engl J Med, 368 (2013), pp. 1272-1274
[35]
F. Ebertz, K. Förster, V. Gelbricht, D. Röllig, L. Tittl, C. Köhler, et al.
Real life efficacy and safety of rivaroxaban for stroke prevention in atrial fibrillation – First results of the prospective Noac Registry (NCT01588119).
55th American Society of Hematology (ASH) Annual Meeting and Exposition,
[36]
A. Martínez-Rubio, G.A. Dan, J.C. Kaski.
Rivaroxaban and stroke prevention in patients with atrial fibrillation: new evidence.
Expert Rev Cardiovasc Ther, (2014 Jun 19),
[37]
S.J. Connolly, L. Wallentin, M.D. Ezekowitz, J. Eikelboom, J. Oldgren, P.A. Relly, et al.
The long-term multicenter observational study of Dabigatran treatment in patients with atrial fibrillation (RELY-ABLE) Study.
Circulation, 128 (2013), pp. 237-243
[38]
J.R. González-Juanatey, J. Álvarez-Sabin, J.M. Lobos, A. Martínez-Rubio, J.C. Reverter, I. Oyagüez, et al.
Análisis coste-efectividad de dabigatrán para la prevención de ictus y embolia sistémica en fibrilación auricular no valvular en España.
Rev Esp Cardiol, 65 (2012), pp. 901-910
[39]
A.R. Harrington, E.P. Armstrong, P.E. Nolan Jr., D.C. Malone.
Cost-effectiveness of apixaban, dabigatran, rivaroxaban, and warfarin for stroke prevention in atrial fibrillation.
Stroke, 44 (2013), pp. 1676-1681
Copyright © 2014. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?