Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 67. Núm. 11.
Páginas 964-965 (Noviembre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 67. Núm. 11.
Páginas 964-965 (Noviembre 2014)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.recesp.2014.06.009
Acceso a texto completo
¿Los trastornos por cocaína asociados al infarto agudo de miocardio son lo mismo que el infarto de miocardio asociado al consumo reciente de cocaína?
Is Cocaine-associated Acute Myocardial Infarction the Same as Myocardial Infarction Associated With Recent Cocaine Consumption?
Visitas
...
Xavier Carrilloa,b,
Autor para correspondencia
xcarrillo.germanstrias@gencat.cat

Autor para correspondencia:
, Eduard Fernandez-Nofreriasa, Oriol Rodriguez-Leora,b, Antoni Bayes-Genisa,b
a Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España
b Departamento de Medicina, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2014;67:545-5110.1016/j.recesp.2013.11.009
Miguel Gili, Gloria Ramírez, Luis Béjar, Julio López, Dolores Franco, José Sala
Rev Esp Cardiol. 2014;67:965-610.1016/j.recesp.2014.06.022
Miguel Gili, Gloria Ramírez, Luis Béjar, Julio López
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sra. Editora:

Hemos leído con mucho interés el artículo publicado recientemente por Gili et al1, que relaciona los trastornos por consumo de cocaína con la incidencia y la evolución del infarto agudo de miocardio analizando los Conjuntos Mínimos Básicos de Datos (CMBD) de 87 hospitales de nuestro país. El estudio concluye que los trastornos por cocaína aumentan hasta en 3 veces el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, con lo que se incrementan la estancia hospitalaria y el gasto.

Como ya apuntan los propios autores, creemos que el diseño del estudio podría tener una limitación debida a la codificación mediante CMBD, que podría subestimar la prevalencia del consumo de cocaína. Si comparamos los datos con un registro prospectivo de nuestro grupo con pacientes consecutivos menores de 50 años, ingresados por síndrome coronario agudo, a los que se interrogaba sistemáticamente sobre antecedentes de consumo crónico de cocaína y se determinaban metabolitos en orina, mostró unas prevalencias de antecedente de consumo de cocaína del 11,7% y de consumo reciente demostrado por determinación en orina del 5,2%2, cifras muy superiores a las obtenidas por Gili et al1 y congruentes con las de otros estudios que realizaban determinaciones sistemáticas de metabolitos en orina3. Por otro lado, existen importantes sesgos en la práctica habitual del interrogatorio de consumo de cocaína en la valoración del dolor torácico. Primero, por el médico que realiza la anamnesis, pues hasta en un 44% de los casos no se interroga sobre el consumo de cocaína, con evidentes diferencias según la situación sociodemográfica del individuo4, y también por el propio paciente, ya que un porcentaje no despreciable no reconoce el consumo de cocaína pese a tener una determinación positiva de sus metabolitos en orina2,3.

Se ha demostrado que el consumo reciente de cocaína asociado a un infarto agudo de miocardio es un importante factor pronóstico en pacientes jóvenes, ya que aumenta las complicaciones propias del infarto agudo de miocardio5 y la mortalidad hospitalaria2. A la vista de la importancia del consumo de cocaína como factor pronóstico y la dificultad de reconocerlo en la asistencia inicial, la guía europea de síndrome coronario agudo recomienda realizar una anamnesis específica sobre el consumo de cocaína y la determinación sistemática de sus metabolitos en orina en la valoración de estos pacientes6.

Valorar la magnitud del problema del consumo de cocaína y el infarto de miocardio mediante los CMBD puede ser una aproximación interesante, pero ¿creen los autores que estas diferencias en la detección del consumo de cocaína entre los estudios condicionan la subestimación de la prevalencia del infarto de miocardio asociado al consumo reciente de cocaína? ¿Esta subestimación y la mayor edad de inclusión de los pacientes con infarto de miocardio pueden haber subestimado el efecto pronóstico del consumo reciente de cocaína en la mortalidad por infarto agudo de miocardio? Desde nuestro punto de vista, creemos importante diferenciar los trastornos por consumo crónico de cocaína, que triplican el riesgo de sufrir un infarto con el infarto agudo de miocardio, de un consumo agudo de cocaína, que aumenta las complicaciones y la mortalidad hospitalaria del infarto. Por todo ello, creemos imprescindible interrogar específicamente a los pacientes con sospecha de infarto de miocardio sobre el consumo crónico de cocaína y determinar sus metabolitos en la orina.

Bibliografía
[1]
M. Gili, G. Ramírez, L. Béjar, J. López, D. Franco, J. Sala.
Trastornos por cocaína e infarto agudo de miocardio, prolongación de estancias y exceso de costes hospitalarios.
Rev Esp Cardiol, 67 (2014), pp. 545-551
[2]
X. Carrillo, A. Curós, R. Muga, J. Serra, A. Sanvisens, A. Bayes-Genis.
Acute coronary syndrome and cocaine use: 8-year prevalence and inhospital outcomes.
Eur Heart J, 32 (2011), pp. 1244-1250
[3]
X. Bosch, P. Loma-Osorio, E. Guasch, S. Nogue, J.T. Ortiz, M. Sanchez.
Prevalencia, características clínicas y riesgo de infarto de miocardio en pacientes con dolor torácico y consumo de cocaína.
Rev Esp Cardiol, 63 (2010), pp. 1028-1034
[4]
T.L. James, J. Feldman, S.D. Mehta.
Physician variability in history taking when evaluating patients presenting with chest pain in the emergency department.
Acad Emerg Med, 13 (2006), pp. 147-152
[5]
J.E. Hollander, R.S. Hoffman, J.L. Burstein, R.D. Shih, H.C. Thode Jr., Cocaine-Associated Myocardial Infarction Study Group.
Cocaine-associated myocardial infarction. Mortality and complications.
Arch Intern Med, 155 (1995), pp. 1081-1086
[6]
C.W. Hamm, J.-P. Bassand, S. Agewall, J. Bax, E. Boersma, H. Bueno, et al.
ESC Guidelines for the management of acute coronary syndromes in patients presenting without persistent ST-segment elevation: The Task Force for the management of acute coronary syndromes (ACS) in patients presenting without persistent ST-segment elevatio.
Eur Heart J, 32 (2011), pp. 2999-3054
Copyright © 2014. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?