Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 68. Núm. 6.
Páginas 545-546 (Junio 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 68. Núm. 6.
Páginas 545-546 (Junio 2015)
Carta al editor
DOI: 10.1016/j.recesp.2015.02.006
Acceso a texto completo
Sensibilidad y valor predictivo negativo de la ergometría para el diagnóstico de la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica
Sensitivity and Negative Predictive Value of Treadmill Exercise Stress Testing for the Diagnosis of Catecholaminergic Polymorphic Ventricular Tachycardia
Visitas
...
Pablo M. Ruiz Hernández
Autor para correspondencia
pabloruizher@secardiologia.es

Autor para correspondencia:
, Fernando Wangüemert Pérez
Área de Cardiopatías Familiares, Cardiavant, Centro Médico Cardiológico, Las Palmas de Gran Canaria, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2015;68:398-40710.1016/j.recesp.2014.04.025
Diana Domingo, Patricia Neco, Elena Fernández-Pons, Spyros Zissimopoulos, Pilar Molina, José Olagüe, M. Paz Suárez-Mier, F. Anthony Lai, Ana M. Gómez, Esther Zorio
Rev Esp Cardiol. 2015;68:71-310.1016/j.recesp.2014.07.023
Diana Domingo, Raquel López-Vilella, Miguel Ángel Arnau, Óscar Cano, Elena Fernández-Pons, Esther Zorio
Rev Esp Cardiol. 2015;68:546-710.1016/j.recesp.2015.02.011
Diana Domingo, Raquel López-Vilella, Miguel Á. Arnau, Esther Zorio
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

Hemos leído con interés el artículo1 y la carta científica2 publicados por Domingo et al, y quisiéramos felicitar a los autores por el trabajo de demostración de la patogenicidad de la mutación RyR2R420Q como causa de taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (TVPC), así como la descripción de sujetos con la mutación RyR2 C2277R, dos importantes aportaciones al conocimiento de esta enfermedad.

Sin embargo, quisiéramos hacer una serie de consideraciones en cuanto al diagnóstico de la TVPC, los criterios utilizados, los detalles del protocolo diagnóstico que han implementado y, singularmente, el extraordinario rendimiento diagnóstico de la ergometría (prueba de esfuerzo en cinta sin fin, con protocolo de Bruce).

La ergometría está considerada como el test diagnóstico más importante y recomendado para la TVPC3, pero no es reproducible y puede ser negativa4 en sujetos afectos. En este contexto del cribado familiar, la recomendación de expertos internacionales representantes de Europa, Estados Unidos y Asia-Pacífico la considera positiva solo con observar alguna extrasístole ventricular5.

Y es que existe un gran problema de sensibilidad diagnóstica en esta enfermedad, derivado de que hasta un 30% de los que en las series sufrieron muerte súbita habían estado asintomáticos previamente, que se han descrito eventos en sujetos con ergometría basal negativa6 y que la sensibilidad de la ergometría es demasiado baja (un 13-56% en portadores de mutaciones RyR2)7.

El criterio diagnóstico no está completamente definido. Inicialmente se exigía la demostración de taquicardias ventriculares polimórficas, bidireccionales o fibrilación ventricular en ergometría o tras infusión de catecolaminas8. Recientemente se han utilizado umbrales diagnósticos tales como más de 10 extrasístoles ventriculares/min7, bigeminismo6 o dupletas como arritmia ventricular «mínima», cuya presencia es diagnóstica de TVPC. Por otra parte, pese a que la infusión de catecolaminas no es una prueba completamente segura, se sigue utilizando para mejorar la sensibilidad en el diagnóstico de esta enfermedad, principalmente ante un caso índice. Sin embargo, estudios recientes han comunicado escasa utilidad de la infusión de catecolaminas debido a sus muy bajas sensibilidad (28%)7,9 y especificidad9 para el diagnóstico de la TVPC, añadiendo un resultado positivo a 56 pacientes con ergometrías negativas7.

La realidad de las pruebas disponibles es que no son suficientemente sensibles, y su valor predictivo negativo es mucho más bajo de lo que sería deseable. Sin embargo, los artículos a los que esta carta hace referencia muestran unos resultados de sensibilidad (89%) y valor predictivo negativo (93%) que no concuerdan con los publicados hasta ahora y transmiten el mensaje de que una ergometría negativa descarta la TVPC. Estos datos probablemente requieran un estudio exhaustivo de un mayor número de miembros de la familia en cuestión y, desde luego, no parecen extrapolables a otras poblaciones con otras mutaciones, en lo que en nuestra opinión constituye un sesgo de selección.

En consonancia con lo recomendado por las sociedades científicas5, una ergometría negativa no descarta la enfermedad. La presencia de arritmias ventriculares específicas en esfuerzo la confirma, pero en el contexto del cribado familiar basta una sola extrasístole ventricular para considerar anormal el test, y probablemente justifique iniciar tratamiento preventivo con bloqueador beta. Además, el uso de la infusión de catecolaminas debe estar restringido a casos puntuales, y no como parte del protocolo general de actuación.

Bibliografía
[1]
D. Domingo, P. Neco, E. Fernández-Pons, S. Zissimopoulos, P. Molina, J. Olagüe, et al.
Rasgos no ventriculares, clínicos y funcionales de la mutación RyR2R420Q causante de taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica.
Rev Esp Cardiol., 68 (2015), pp. 398-407
[2]
D. Domingo, R. López-Vilella, Arnau MÁ, Ó. Cano, E. Fernández-Pons, E. Zorio.
Una nueva mutación en el gen del receptor de la rianodina (RyR2 C2277R) como causa de taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica.
Rev Esp Cardiol., 68 (2015), pp. 71-73
[3]
A. Leenhardt, I. Denjoy, P. Guicheney.
Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia.
Circ Arrhythm Electrophysiol., 5 (2012), pp. 1044-1052
[4]
M. Hayashi, I. Denjoy, F. Extramiana, A. Maltret, N.R. Buisson, J.M. Lupoglazoff, et al.
Incidence and risk factors of arrhythmic events in catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia.
Circulation., 119 (2009), pp. 2426-2434
[5]
S.G. Priori, A.A. Wilde, M. Horie, Y. Cho, E.R. Behr, C. Berul, et al.
HRS/EHRA/APHRS expert consensus statement on the diagnosis and management of patients with inherited primary arrhythmia syndromes.
Heart Rhythm., 10 (2013), pp. 1932-1963
[6]
M. Hayashi, I. Denjoy, M. Hayashi, F. Extramiana, A. Maltret, N. Roux-Buisson, et al.
The role of stress test for predicting genetic mutations and future cardiac events in asymptomatic relatives ofcatecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia probands.
Europace., 14 (2012), pp. 1344-1351
[7]
A. Marjamaa, A. Hiippala, B. Arrhenius, A.M. Lahtinen, K. Kontula, L. Toivonen, et al.
Intravenous epinephrine infusion test in diagnosis of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia.
J Cardiovasc Electrophysiol., 23 (2012), pp. 194-199
[8]
S.G. Priori, C. Napolitano, M. Memmi, B. Colombi, F. Drago, M. Gasparini, et al.
Clinical and molecular characterization of patients with catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia.
Circulation., 106 (2002), pp. 69-74
[9]
A.D. Krahn, J.S. Healey, V.S. Chauhan, D.H. Birnie, J. Champagne, S. Sanatani, et al.
Epinephrine infusion in the evaluation of unexplained cardiac arrest and familial sudden death: from the cardiac arrest survivors with preserved ejection fraction registry.
Circ Arrhythm Electrophysiol., 5 (2012), pp. 933-940
Copyright © 2015. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?