Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 74. Núm. 8.
Páginas 725 (Agosto 2021)
Vol. 74. Núm. 8.
Páginas 725 (Agosto 2021)
Carta al Editor
Acceso a texto completo
Sexo e infarto agudo de miocardio con elevación del ST. Respuesta
Gender and ST-elevation myocardial infarction. Response
Visitas
...
Helena Tizón-Marcosa,b,c,
Autor para correspondencia
htizon@parcdesalutmar.cat

Autor para correspondencia:
, Isaac Subiranab,d, Jaume Marrugatb,e
a Servicio de Cardiología, Hospital del Mar, Grupo de Investigación Biomédica en Enfermedades del Corazón, IMIM, Barcelona, España
b Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), Barcelona, España
c Facultat de Medicina, Universitat Autònoma de Barcelona, Bellaterra, Barcelona, España
d Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), España
e Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2021;74:72410.1016/j.recesp.2020.09.029
Antonia Sambola, Luis Rodríguez-Padial, José Luis Bernal, Francisco Javier Elola
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

Hemos leído con interés la carta «Sexo e infarto agudo de miocardio con elevación del ST», que comenta los resultados de los estudios de Sambola et al.1 y nuestro trabajo2.

Las aparentes contradicciones entre ambos pueden tener estas causas: a) nuestro estudio se basa en datos de un registro oficial auditado, el Registro Codi IAM de Cataluña, sobre un programa de reperfusión en infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST) que priorizaba la angioplastia primaria (AP); b) la cohorte es una población homogénea con cardiopatía isquémica: pacientes con primer IAMCEST y diagnóstico final de infarto (se excluyó a un 20% con sospecha inicial), y la comparación de cohortes no homogéneas puede conllevar diferencias en la edad y la prevalencia de factores de riesgo; c) se descartó publicar la mortalidad hospitalaria por la alta tasa de transferencia desde el hospital de AP; al descartar a los pacientes transferidos (el 12% para Sambola et al.1), el perfil de los pacientes se sesga al alza; d) los datos brutos de mortalidad están influidos por la gran diferencia de edad entre sexos, por lo que se descartó su publicación y nos centramos en la mortalidad total aportada por el Instituto Nacional de Estadística; e) dadas la imposibilidad de incluir otros factores de riesgo (recogidos a partir de 2015) en los modelos y la importancia de la edad, se decidió aparear por edad; no se mostraron las odds ratio/hazardratio (OR/HR) de las variables de ajuste, ya que no deben interpretarse en modelos que evalúan el efecto específico de la variable de interés, en este caso el sexo; tampoco se describió las capacidades de discriminación y bondad de ajuste porque el objetivo no era obtener modelos predictivos, sino estimar el posible efecto del sexo en la mortalidad; en cualquier caso, área bajo la curva (AUC) a 30 días, 82,6% [84,2%-85,8%] y AUC a 1 año, 80,0% [77,8%-82,2%], y bondad de ajuste de Hosmer-Lemeshow, χ2=39,1; p <0,001 a 30 días y χ2=17,1; p=0,047 a 1 año, y f) los retrasos en el tratamiento deben considerarse también confusores del efecto del sexo; Sambola et al. describen una mortalidad menor en las mujeres tratadas en una red estructurada de reperfusión que fuera de ellas y, en 2015, último año común de ambos trabajos, la tasa de AP en el estudio de Sambola et al. fue del 51,7% de las mujeres frente al 68% de los varones, y en nuestro estudio la de AP <120 min fue del 65 frente al 71%.

Por todos estos factores, consideramos que: a) los estudios son difícilmente comparables; b) la mortalidad hospitalaria resulta muy variable en función del centro, la provincia y la comunidad autónoma de tratamiento; c) la estrategia de reperfusión estructurada en red produce beneficios en ambos sexos, más, si cabe, en las mujeres, y d) las desigualdades entre sexos detectadas en la mortalidad hace más de 20 años3 han quedado superadas gracias, en buena parte, al sistema de reperfusión estructurada, el Codi IAM en Cataluña, que concuerda con lo observado por nuestro grupo en otra cohorte de pacientes4.

Bibliografía
[1]
A. Sambola, F.J. Elola, J.L. Ferreiro, et al.
Impact of sex differences and network systems on the in-hospital mortality of patients with ST-segment elevation acute myocardial infarction.
[2]
H. Tizón-Marcos, B. Vaquerizo, J. Marrugat, et al.
Differences in 30-day complications and 1-year mortality by sex in patients with a first STEMI managed by the Codi IAM network between 2010 and 2016.
Rev Esp Cardiol., 74 (2021), pp. 674-681
[3]
J. Marrugat, J. Sala, R. Masia, et al.
Mortality differences between men and women following first myocardial infarction, RESCATE Investigators. Recursos Empleados en el Sindrome Coronario Agudo y Tiempo de Espera.
JAMA., 280 (1998), pp. 1405-1409
[4]
J. Marrugat, M. Garcia, R. Elosua, et al.
Short-term (28 days) prognosis between genders according to the type of coronary event (Q-wave versus non-Q-wave acute myocardial infarction versus unstable angina pectoris).
Am J Cardiol., 94 (2004), pp. 1161-1165
Copyright © 2020. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Ver histórico de newsletters
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?