Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 73. Núm. 7.
Páginas 599-600 (Julio 2020)
Vol. 73. Núm. 7.
Páginas 599-600 (Julio 2020)
Carta al Editor
Acceso a texto completo
Utilización de datos administrativos y el volumen de cirugía coronaria. Una nota de precaución
Administrative data and volume of surgical revascularization. A note of caution
Visitas
1476
Javier Gualis Cardona
Autor para correspondencia
javgua@hotmail.com

Autor para correspondencia:
, Elio Martín Gutiérrez, Mario Castaño Ruiz
Servicio de Cirugía Cardiaca, Complejo Asistencial Universitario de León, León, España
Contenido relaccionado
F. Javier Goicolea Ruigómez, Francisco J. Elola, Alejandro Durante-López, Cristina Fernández Pérez, José L. Bernal, Carlos Macaya
Francisco J. Elola, Cristina Fernández Pérez, José L. Bernal, F. Javier Goicolea Ruigómez
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

El artículo publicado por Goicolea Ruigómez et al.1 evalúa los resultados de la cirugía de revascularización coronaria (CABG) en nuestro país entre 2013 y 2015. Establece una relación proporcional entre el volumen de intervenciones, la mortalidad y los reingresos hospitalarios; aconseja una concentración de CABG en nuestro país y la publicación de los resultados ajustados al riesgo.

Es manifiesto que en CABG y en intervención coronaria percutánea (ICP), un alto volumen se ha relacionado con mejores resultados2. En el presente artículo, un 87% de nuestros centros realizan un bajo volumen (menos de 200 CABG/año). Sin embargo, la mortalidad total reportada en los registros de intervenciones de la Sociedad Española de Cirugía Torácica y Cardiovascular entre 2013 y 2015 fue del 2,8%, inferior a la reportada en este estudio con CABG sola (3%). Además, el índice de mortalidad ajustada a riesgo es constantemente <0,6, resultados de excelencia, similares a los registrados por las sociedades americana (The Society of Thoracic Surgeons) y europea (European Association for Cardio-Thoracic Surgery).

Las tasas ajustadas a riesgo de mortalidad hospitalaria y de reingresos reportadas indican que los resultados dependen del volumen de cirugías. Sin embargo, la extrapolación de los datos extraídos de bases de datos administrativas para analizar eventos clínicos está sujeta a importantes sesgos. La variabilidad tanto en el volumen de CABG como en la mortalidad cuando se contrastan clínica y administrativamente ronda en ambos casos un inaceptable 20%3. Es demostrativo que entre las comorbilidades de pacientes «programados» tratados con CABG se encuentra el shock cardiogénico, y se comenta que los datos aportados por el Sistema Nacional de Salud no se fundamentan en «indicadores de resultados ajustados por el riesgo, robustos y consensuados entre las sociedades científicas y la administración sanitaria»1. Se excluyó al 15,9% de los pacientes con CABG, la inmensa mayoría por un diagnóstico principal de infarto agudo de miocardio. El infarto agudo de miocardio no Q es una de las indicaciones de cirugía más frecuentes en nuestros centros y, con seguridad, concretamente de CABG sola. Solo el 64,3% de los pacientes finalmente incluidos se sometieron a CABG sola, sin que se especificase con qué cirugía cardiaca se combinó en el resto. Para extraer conclusiones en cuanto a los resultados de CABG, se debe ser extremadamente escrupulosos, incluir únicamente las CABG solas y no cometer graves sesgos de selección que impactan de manera alarmante en los resultados. Por todo ello, se debe ser extremadamente prudentes en la interpretación de las conclusiones del presente artículo.

La concentración de CABG no es la solución al bajo volumen de cirugías coronarias por centro en nuestro país. En España, en muchos centros4 la ICP se ha sobreindicado a pacientes con enfermedad del tronco coronario/multivaso. Mientras que en nuestro país el número de cirugías coronarias es de 108/millón de habitantes, la media europea se sitúa en 380/millón, con una relación ICP:CABG en Europa de 6:1 y en Reino Unido y Estados Unidos de 2:1. En España es 14:15. Obviamente, a medida que ha crecido la ICP, ha ido decreciendo el número de CABG. Aunque la ICP en este contexto aporta buenos resultados inmediatos, actualmente se dispone de suficiente evidencia científica para asegurar que conlleva mayor mortalidad y eventos adversos mayores que con la CABG, especialmente a medio y largo plazo6.

Finalmente, estamos totalmente de acuerdo en que se precisa la publicación de los resultados no solo de la CABG, sino de ambos tratamientos, y tanto a corto como a largo plazo. Especialmente en el ámbito local de cada centro, solo si se conocen los resultados de ambos tratamientos el equipo cardiológico podrá seleccionar adecuadamente el mejor tratamiento individualizado a cada paciente.

Felicitamos a los autores por la realización de un trabajo que pretende optimizar la excelencia en el tratamiento de la enfermedad multivaso.

Bibliografía
[1]
F.J. Goicolea Ruigómez, F.J. Elola, A. Durante-López, C. Fernández Pérez, J.L. Bernal, C. Macaya.
Coronary artery bypass grafting in Spain Influence of procedural volume on outcomes.
Rev Esp Cardiol., 73 (2020), pp. 488-494
[2]
P.D. McGrath, D.E. Wennberg, J.D. Dickens Jr., et al.
Relation between operator and hospital volume and outcomes following percutaneous coronary interventions in the era of the coronary stent.
JAMA., 284 (2000), pp. 3139-3144
[3]
M.J. Mack, M. Herbert, S. Prince, T.M. Dewey, M.J. Magee, J.R. Edgerton.
Does reporting of coronary artery bypass grafting from administrative databases accurately reflect actual clinical outcomes?.
J Thorac Cardiovasc Surg., 129 (2005), pp. 1309-1317
[4]
I. Lozano, J.M. Vegas, J. Rondan, E. Segovia.
Factors contributing to the low rate of surgical revascularization in Spain.
Rev Esp Cardiol., 68 (2015), pp. 911
[5]
G. Cuerpo-Caballero, C. Muñoz, M. Carnero, J. López-Menéndez.
En respuesta al Documento de Posicionamiento de la Sociedad Española de Cardiología titulado: “Intervencionismo percutáneo cardiológico y cirugía cardiaca: el paciente en el centro de los procesos”.
Cir Cardiov., 26 (2019), pp. 179-182
[6]
F.J. Neumann, M. Sousa-Uva, Ahlsson, et al.
2018 ESC/EACTS Guidelines on myocardial revascularization.
Eur Heart J., 40 (2019), pp. 87-165
Copyright © 2020. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Ver histórico de newsletters
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?