Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 72. Núm. 6.
Páginas 515 (Junio 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 72. Núm. 6.
Páginas 515 (Junio 2019)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.recesp.2018.08.004
Acceso a texto completo
Vacunación del paciente cardiópata. ¿Hasta cuándo esperar?
Vaccination in Patients With Heart Disease. How Long Should We Wait?
Visitas
...
Vivencio Barriosa,
Autor para correspondencia
vivenciobarrios@gmail.com

Autor para correspondencia:
, Carlos Escobarb
a Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Universidad de Alcalá de Henares, Madrid, España
b Servicio de Cardiología, Hospital Universitario La Paz, Madrid, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2018;71:697-910.1016/j.recesp.2018.01.030
Nikolaos P.E. Kadoglou, John Parissis, Petar Seferovic, Gerasimos Filippatos
Rev Esp Cardiol. 2019;72:51610.1016/j.recesp.2018.12.013
Nikolaos P.E. Kadoglou, John Parissis, Petar Seferovic, Gerasimos Filippatos
Este artículo ha recibido
...
Visitas
(Actualización diaria de datos)
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

Hemos leído con interés el artículo de Kadoglou et al. sobre la importancia de la vacunación del paciente con insuficiencia cardiaca1. En ese artículo, se destacan el gran impacto negativo que las infecciones tanto por gripe como por neumococo tienen en el paciente con insuficiencia cardiaca y los beneficios que tendría la vacunación de esta población. Ahora bien, aunque la última guía europea de insuficiencia cardiaca recomienda la vacunación contra la gripe y la enfermedad neumocócica2, la última conclusión de los autores es que «se requieren ensayos a gran escala para determinar la seguridad y la eficacia de las vacunas antigripal y antineumocócica en los procesos patológicos de la insuficiencia cardiaca»1.

Sin embargo, nosotros consideramos que, aunque siempre hay que hacer una vigilancia tras la comercialización de cualquier producto sanitario, incluidas las vacunas, con la evidencia actual se deben recomendar ambas vacunas para el paciente con trastornos cardiacos crónicos.

Por ejemplo, en el caso del neumoco, se sabe que, tras una neumonía neumocócica, hasta un 14% de los pacientes sufre insuficiencia cardiaca (de novo o descompensación); el 7,1%, un infarto de miocardio y el 5,8%, un nuevo diagnóstico de arritmia (principalmente fibrilación auricular), que un adulto con insuficiencia cardiaca tiene casi 13 veces más riesgo de hospitalización por neumonía neumocócica que un adulto sano y que el riesgo de complicaciones cardiovasculares tras una neumonía neumocócica es duradero3-6. Además, los costes que la neumonía por neumococo conlleva son enormes7.

En un ensayo clínico de fase 4, aleatorizado, a doble ciego y controlado con placebo, realizado en cerca de 85.000 sujetos de 65 o más años, la vacuna antineumocócica conjugada 13-valente se demostró la eficacia de la vacuna en la prevención de neumonía neumocócica adquirida en la comunidad y enfermedad invasiva por serotipos vacunales8.

En un reciente consenso, firmado por 18 sociedades científicas, incluida la Sociedad Española de Cardiología, se aconseja la vacunación antigripal anual y una dosis única para toda la vida de la vacuna antineumocócica conjugada 13-valente para el paciente adulto con enfermedad cardiovascular crónica9. Es más, dentro del proyecto SEC-PRIMARIA, desarrollado por la Sociedad Española de Cardiología para mejorar la atención al paciente cardiológico fomentando la coordinación entre atención primaria y cardiología sobre diferentes enfermedades como la cardiopatía isquémica o la insuficiencia cardiaca, entre otras, se asume esta recomendación.

Desafortunadamente, la realidad es que el porcentaje de pacientes con cardiopatía crónica vacunados es bajo, sobre todo en el caso de la vacunación antineumocócica, y el médico es el principal responsable, principalmente por la falta de concienciación de este sobre la importancia que la vacunación tiene en esta población10.

Aunque siempre debe haber vigilancia tras la comercialización, no se trataría tanto de buscar más evidencia, sino de difundir más lo importante que es la vacunación de esta población. Conforme aumente el porcentaje de vacunación de nuestros pacientes cardiópatas, menor va a ser el riesgo de que sufran complicaciones, lo que sin duda redundará en menores riesgos de ingresos hospitalarios y muerte y una mayor sostenibilidad del sistema sanitario.

CONFLICTO DE INTERESES

V. Barrios ha presentado ponencias para Pfizer-Vacunas y ha participado en el Consenso de vacunación.

Bibliografía
[1]
N.P.E. Kadoglou, J. Parissis, P. Seferovic, G. Filippatos.
Vaccination in Heart Failure: an Approach to Improve Outcomes.
Rev Esp Cardiol., 71 (2018), pp. 697-699
[2]
P. Ponikowski, A.A. Voors, S.D. Anker, et al.
ESC Guidelines for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure: The Task Force for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure of the European Society of Cardiology (ESC). Developed with the special contribution of the Heart Failure Association (HFA) of the ESC.
Eur J Heart Fail, 18 (2016), pp. 891-975
[3]
D.M. Musher, A.M. Rueda, A.S. Kaka, S.M. Mapara.
The association between pneumococcal pneumonia and acute cardiac events.
Clin Infect Dis., 45 (2007), pp. 158-165
[4]
R. Gil-Prieto, R. Pascual-Garcia, S. Walter, A. Álvaro-Meca, Á. Gil-De-Miguel.
Risk of hospitalization due to pneumococcal disease in adults in Spain.
The CORIENNE study. Hum Vaccin Immunother., 12 (2016), pp. 1900-1905
[5]
B. Sandvall, A.M. Rueda, D.M. Musher.
Long-term survival following pneumococcal pneumonia.
Clin Infect Dis., 56 (2013), pp. 1145-1146
[6]
F. González-Romo, V. Barrios.
Why Should We Recommend Pneumococcal Vaccine in Patients With Chronic Heart Diseases?.
Rev Esp Cardiol., 71 (2018), pp. 57-58
[7]
D. Weycker, R.A. Farkouh, D.R. Strutton, J. Edelsberg, K.M. Shea, S.I. Pelton.
Rates and costs of invasive pneumococcal disease and pneumonia in persons with underlying medical conditions.
BMC Health Serv Res., 16 (2016), pp. 182
[8]
M.J. Bonten, S.M. Huijts, M. Bolkenbaas, et al.
Polysaccharide conjugate vaccine against pneumococcal pneumonia in adults.
N Engl J Med., 372 (2015), pp. 1114-1125
[9]
F. Gonzalez-Romo, J.J. Picazo, A. Garcia Rojas, et al.
Consenso sobre la vacunación antineumocócica en el adulto por riesgo de edad y patología de base.
Actualización 2017. Rev Esp Quimioter., 30 (2017), pp. 142-168
[10]
M. Doherty, R. Schmidt-Ott, J.I. Santos, et al.
Vaccination of special populations: Protecting the vulnerable.
Vaccine., 34 (2016), pp. 6681-6690
Copyright © 2018. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.