Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 64. Núm. 10.
Páginas 947-948 (Octubre 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 64. Núm. 10.
Páginas 947-948 (Octubre 2011)
DOI: 10.1016/j.recesp.2011.06.004
Acceso a texto completo
¿El síndrome metabólico en España necesita más estudios descriptivos o más evidencia de su implicación en prevención secundaria? Respuesta
Does the Metabolic Syndrome Need More Descriptive Studies or More Evidence of Its Implication in Secondary Prevention? Response
Visitas
...
Manuel F. Landechoa,
Autor para correspondencia
mflandecho@unav.es

Autor para correspondencia: mflandecho@unav.es
, Ana Fortuñob, Guillermo Zalbab, Oscar Beloquia
a Departamento de Medicina Interna, Clínica Universidad de Navarra, Pamplona, Navarra, España
b Área de Ciencias Cardiovasculares, Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), Universidad de Navarra, Pamplona, Navarra, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2011;64:946-710.1016/j.recesp.2011.05.026
Alberto Cordero, José Moreno-Arribas, Vicente Bertomeu-González, Vicente Bertomeu-Martínez
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Sra. Editora:

Tal y como comentan Cordero et al. en el presente número de Revista Española de Cardiología , nuestro grupo de trabajo describe la asociación entre el cúmulo de factores de riesgo vascular, conocido como síndrome metabólico (SM)1, y la presencia de lesiones vasculares subclínicas y precoces, que una vez instauradas difícilmente regresan a la normalidad.

La importancia de esta asociación se debe a que, por un lado, sabemos que el SM duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular (CV) y triplica el de muerte CV2; por otro lado, el SM incrementa significativamente el riesgo de enfermedad renal avanzada3 y, cerrando este círculo en tercer lugar, los sujetos con enfermedad renal avanzada tienen un riesgo de muerte creciente que llega a ser casi 6 veces superior al de aquellos con aclaramiento normal4. De hecho, cuando aparecen signos manifiestos de afección renal, la lesión estructural ya está establecida, por lo que es crucial detectar las alteraciones más tempranas para diseñar intervenciones dirigidas5, ya que se considera que la prevención es la mejor estrategia para el manejo de estos pacientes. Nuestros hallazgos confirman que el SM se asocia significativamente al deterioro incipiente de la función renal y a un grosor intimomedial aumentado, pero no podemos concluir que estos marcadores deban ser incluidos entre los criterios diagnósticos de SM.

Respecto a la implicación del manejo de estos pacientes, consideramos que requiere la realización de estudios dirigidos para aclarar el posible papel del uso de este marcador para el pronóstico y la evaluación del tratamiento eficaz, de acuerdo con otros autores6.

Respecto a los datos del registro NHANES de 20043, conocemos y citamos dicho trabajo1. En él se valora, por un lado, los estadios avanzados de enfermedad renal y, por otro, la presencia de microalbuminuria independiente del filtrado glomerular; por lo tanto, consideramos que nuestros resultados complementan y confirman dichos hallazgos. Respecto al trabajo del registro MESYAS de 20057, no se valoró por tener en cuenta sólo el filtrado glomerular, mientras que nuestro trabajo estudia en combinación el filtrado glomerular y la presencia de microalbuminuria, de acuerdo con la recomendación vigente de la Sociedad Americana de Nefrología8.

Por último, nos gustaría aclarar que, puesto que la diabetes y la hipertensión son factores bien conocidos de daño renal, se excluyó a estos pacientes para estudiar la utilidad real del SM en la valoración de la enfermedad CV subclínica.

Autor para correspondencia: mflandecho@unav.es

Bibliografía
[1]
Landecho MF, Colina I, Huerta A, Fortuño A, Zalba G, Beloqui O..
Relación entre las fases precoces de la enfermedad renal y el síndrome metabólico..
Rev Esp Cardiol. , 64 (2011), pp. 373-378
[2]
Agrawal V, Shah A, Rice C, Franklin BA, McCullough PA..
Impact of treating the metabolic syndrome on chronic kidney disease..
Nat Rev Nephrol. , 5 (2009), pp. 520-528
[3]
Chen J, Muntner P, Hamm LL, Jones DW, Batuman V, Fonseca V, et-al..
The metabolic syndrome and chronic kidney disease in U.S. adults..
Ann Intern Med. , 140 (2004), pp. 167-174
[4]
Go AS, Chertow GM, Fan D, McCulloch CE, Hsu CY..
Chronic kidney disease and the risks of death, cardiovascular events, and hospitalization..
N Engl J Med. , 351 (2004), pp. 1296-1305
[5]
Ritz E..
Kidney damage in metabolic syndrome: nip it in the bud..
Am J Kidney Dis. , 53 (2009), pp. 726-729
[6]
Lerman LO, Lerman A..
El síndrome metabólico y la enfermedad renal temprana: ¿un eslabón más de la cadena?..
Rev Esp Cardiol. , 64 (2011), pp. 358-360
[7]
Cordero A, Laclaustra M, León M, Casasnovas JA, Grima A, Nájar M, et-al..
Factores de riesgo cardiovascular y síndrome metabólico asociados con la disfunción renal subclínica: subanálisis del Registro MESYAS..
Med Clin (Barc). , 125 (2005), pp. 653-658
[8]
Levey AS, Coresh J, Balk E, Kausz AT, Levin A, Steffes MW, et-al..
National Kidney Foundation practice guidelines for chronic kidney disease: evaluation, classification, and stratification..
Ann Intern Med. , 139 (2003), pp. 137-147
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?