Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 67. Núm. 11.
Páginas 967 (Noviembre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 67. Núm. 11.
Páginas 967 (Noviembre 2014)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.recesp.2014.07.008
Acceso a texto completo
Epidemiología de los efectos clínico-asistenciales asociados al consumo de cocaína. Respuesta
The Epidemiology of the Clinical and Health Effects Associated With Cocaine. Response
Visitas
...
Miguel Gilia,b,
Autor para correspondencia
mgili@us.es

Autor para correspondencia:
, Gloria Ramíreza,b, Luis Béjarb, Julio Lópeza,b
a Unidad de Gestión Clínica de Medicina Preventiva, Vigilancia y Promoción de la Salud, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, España
b Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universidad de Sevilla, Sevilla, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2014;67:966-710.1016/j.recesp.2014.07.003
Clara Gironés-Bredy, Miguel Galicia, Alberto Domínguez-Rodríguez, Guillermo Burillo-Putze
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sra. Editora:

Gironés-Bredy et al hacen un análisis sumamente interesante sobre el impacto de los trastornos por cocaína en los pacientes atendidos en los servicios de urgencias hospitalarias. Coincidimos con ellos en que probablemente los costes ocasionados por estos pacientes son mayores que los calculados para pacientes ingresados, tanto por las circunstancias extrahospitalarias y del ámbito de los servicios de urgencias, que exponen en su artículo, como por otras como el absentismo laboral (número de bajas y su duración), la pérdida de productividad, los tratamientos de deshabituación, asistencia social y otros. En algunas comunidades autónomas de España, es inminente la aplicación del conjunto mínimo básico de datos de las urgencias atendidas en los hospitales, lo que permitirá valorar mejor el impacto real de estos trastornos en el pronóstico de los pacientes y en el exceso de costes que supone su asistencia.

Gironés-Bredy et al plantean la posibilidad de que en nuestra serie haya casos de pacientes reingresados. Tal como se explica en «Métodos»1, se definió como caso de infarto agudo de miocardio en episodio inicial aquel en que figurara el código en el diagnóstico principal (códigos 410 con quinto dígito=1). Se excluyeron otros casos de infarto agudo de miocardio con otros códigos distintos de episodio inicial en el diagnóstico principal y también los casos que se codificaron en diagnósticos secundarios. Estos criterios, recomendados por la Agency for Healthcare Research and Quality de Estados Unidos2, están orientados a evitar que se diagnostiquen como casos iniciales de infarto agudo de miocardio los que son reingresos.

Gironés-Bredy et al subrayan la importancia de indagar el estado de consumo de drogas en todos los pacientes e iniciar intervenciones informativas y de deshabituación para la prevención primaria y secundaria de los problemas asociados a su consumo. Coincidimos con ellos en que esta conducta es un ejercicio de profesionalidad, y no debería limitarse a los servicios de urgencias y a los pacientes hospitalizados, sino extenderse a todos los ámbitos asistenciales sistemáticamente.

FINANCIACIÓN

Este estudio fue financiado por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Ayuda n° 2009I017, Proyecto G41825811).

Bibliografía
[1]
M. Gili, G. Ramírez, L. Béjar, J. López, D. Franco, J. Sala.
Trastornos por cocaína e infarto agudo de miocardio, prolongación de estancias y exceso de costes hospitalarios.
Rev Esp Cardiol, 67 (2014), pp. 545-551
[2]
AHRQ Quality Indicators.
Inpatient Quality Indicators: Technical Specifications. Department of Health and Human Services [citado 12 Jul 2014].
Agency for Healthcare Research and Quality, (2013),
Copyright © 2014. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?