Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 10.
Páginas 811-819 (Octubre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
63
Vol. 71. Núm. 10.
Páginas 811-819 (Octubre 2018)
Artículo original
DOI: 10.1016/j.recesp.2017.12.019
Acceso a texto completo
Estrategia de tratamiento de lesiones en bifurcación tratadas con ICP primaria en el contexto del IAMCEST. Registro COBIS II
Treatment Strategy for STEMI With Bifurcation Culprit Lesion Undergoing Primary PCI: The COBIS II Registry
Visitas
63
Ki Hong Choia, Young Bin Songa,
Autor para correspondencia
youngbin.song@gmail.com

Autor para correspondencia: Division of Cardiology, Department of Medicine, Heart Vascular Stroke Institute, Samsung Medical Center, Sungkyunkwan University School of Medicine, 81 Irwon-ro, Gangnam-gu, Seúl 135-710, República de Corea
, Jin-Ok Jeongb,
Autor para correspondencia
jojeong@cnu.ac.kr

Autor para correspondencia: Division of Cardiology, Department of Medicine, Heart Vascular Stroke Institute, Samsung Medical Center, Sungkyunkwan University School of Medicine, 81 Irwon-ro, Gangnam-gu, Seúl 135-710, República de Corea
, Taek Kyu Parka, Joo Myung Leea, Jeong Hoon Yanga, Joo-Yong Hahna, Seung-Hyuk Choia, Jin-Ho Choia, Sang Hoon Leea, Myung-Ho Jeongc, Bon-Kwon Kood, Hyo-Soo Kimd, Cheol Woong Yue, Seung Woon Rhaf, Yangsoo Jangg, Jung Han Yoonh, Ju Hyeon Ohi, Jong-Seon Parkj, Hyeon-Cheol Gwona
a Division of Cardiology, Department of Medicine, Heart Vascular Stroke Institute, Samsung Medical Center, Sungkyunkwan University School of Medicine, Seúl, República de Corea
b Division of Cardiology, Department of Medicine, Chungnam National University Hospital, Daejeon, República de Corea
c Division of Cardiology, Department of Medicine, Chonnam National University Hospital, Gwangju, República de Corea
d Division of Cardiology, Department of Medicine, Seoul National University Hospital, Seúl, República de Corea
e Division of Cardiology, Department of Medicine, Korea University Anam Hospital, Seúl, República de Corea
f Division of Cardiology, Department of Medicine, Korea University Guro Hospital, Seúl, República de Corea
g Division of Cardiology, Department of Medicine, Yonsei University Severance Hospital, Seúl, Repúblia de Corea
h Division of Cardiology, Department of Medicine, Wonju Christian Hospital, Wonju, República de Corea
i Division of Cardiology, Department of Medicine, Samsung Changwon Hospital, Sungkyunkwan University School of Medicine, Changwon, República de Corea
j Division of Cardiology, Department of Medicine, Yeungnam University Hospital, Daegu, República de Corea
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2018;71:779-8110.1016/j.recesp.2018.02.019
Manuel Pan, Soledad Ojeda
Este artículo ha recibido
63
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (5)
Tabla 1. Características angiográficas y clínicas basales según la estrategia de tratamiento para pacientes con lesiones culpables en bifurcación sometidos a ICP primaria
Tabla 2. Características de la lesión y de la intervención según la estrategia de tratamiento en pacientes con lesiones culpables en bifurcación tratados con una ICP primaria
Tabla 3. Resultados clínicos en la población total de pacientes con lesiones culpables en bifurcación tratados con una ICP primaria según la estrategia de tratamiento
Tabla 4. Características clínicas y de la lesión en pacientes con trombosis del stent
Tabla 5. Factores independientes predictivos de MACE en el modelo con ajuste mediante IPTW
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

Hay poca información acerca de la estrategia de tratamiento de lesiones en bifurcación en el contexto del infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST). Este estudio comparó los resultados clínicos entre 2 estrategias de tratamiento, 1 y 2 stents, en estos pacientes con lesiones en bifurcación tratados con intervención coronaria percutánea (ICP) primaria en el contexto del IAMCEST.

Métodos

El COronary BIfurcation Stenting II es un registro retrospectivo multicéntrico que incluyó a 2.897 pacientes consecutivos con lesiones en bifurcación tratados con ICP y stents farmacoactivos desde enero de 2003 a diciembre de 2009. En el registro había 367 pacientes (12,7%) con IAMCEST, de los que se trató a 304 con estrategia de 1 stent y a 63 con la estrategia de 2 stents; el 77,1% de los pacientes tratados con ICP primaria recibieron stents farmacoactivos de primera generación. Para el ajuste de factores de confusión, se usó el método de ponderación por el inverso de la probabilidad de tratamiento. El objetivo primario fue el compuesto de eventos adversos cardiovasculares mayores (MACE): muerte cardiaca, infarto agudo de miocardio, revascularización de la lesión diana y trombosis del stent.

Resultados

La media de seguimiento fue de 38 meses. El diámetro de la estenosis de la rama secundaria tras el procedimiento fue significativamente diferente entre los grupos de 1 y 2 stents (el 42,7 frente al 9,7%; p < 0,001). Después de llevar a cabo la ponderación por el inverso de la probabilidad de tratamiento, la tasa de MACE fue significativamente mayor en el grupo de 2 stents que en el de 1 (HR = 1,85; IC95%, 1,19-2,87; p = 0,006), principalmente por las mayores tasas de revascularización de la lesión diana y trombosis del stent.

Conclusiones

En pacientes con IAMCEST y lesiones culpables en bifurcación tratados con ICP primaria, la estrategia de 2 stents tuvo una tasa de MACE significativamente mayor que la de 1 stent, a pesar del éxito del tratamiento inicial de la rama secundaria. Sin embargo, este resultado debería interpretarse con cautela, dado que este estudio no refleja la práctica clínica actual.

Palabras clave:
Lesiones en bifurcación
Stent farmacoactivo
Intervención coronaria percutánea primaria
Abreviaturas:
IAMCEST
ICP
MACE
RL
SFA
TS
Abstract
Introduction and objectives

There are limited data on the preferred treatment strategy in ST-segment elevation myocardial infarction (STEMI) patients with bifurcation lesions. This study aimed to compare clinical outcomes between 1-stent and 2-stent strategies in STEMI patients with bifurcation lesions undergoing primary percutaneous coronary intervention (PCI).

Methods

The COronary BIfurcation Stenting II is a retrospective multicenter registry of 2897 consecutive patients with bifurcation lesions undergoing PCI with drug-eluting stents from January 2003 through December 2009. Among the registered population, 367 (12.7%) patients had STEMI; of these, a 1-stent strategy was used in 304 patients and a 2-stent strategy in 63 patients; 77.1% of the patients received primary PCI with a first-generation drug-eluting stent. The inverse-probability-of-treatment-weighting method was used to adjust for confounding factors. The primary outcome was major adverse cardiovascular events (MACE), a composite of cardiac death, myocardial infarction, target lesion revascularization, and stent thrombosis.

Results

The median length of follow-up was 38 months. Postprocedural side branch diameter stenosis differed significantly between the 2 groups (1-stent vs 2-stent, 42.7% vs 9.7%; P < .001). After the performance of inverse-probability-of-treatment-weighting methods, the rate of MACE was significantly higher in the 2-stent group than in the 1-stent group (HR, 1.85; 95%CI, 1.19-2.87; P = .006), mainly driven by target lesion revascularization and stent thrombosis.

Conclusions

In STEMI patients with bifurcation culprit lesions undergoing primary PCI, the 2-stent strategy had significantly higher rates of MACE than the 1-stent strategy, despite successful treatment of the side branch. However, this result should be interpreted with caution because this study does not reflect current practice.

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

Keywords:
Bifurcation lesions
Drug-eluting stent
Primary percutaneous coronary intervention
Texto completo
INTRODUCCIÓN

Las lesiones coronarias en bifurcación son frecuentes y se dan en un 15% de las intervenciones coronarias percutáneas (ICP)1. Sin embargo, sigue siendo la intervención más difícil de la cardiología intervencionista, a pesar de los enormes avances que se han realizado en la técnica y los dispositivos de ICP2. Aunque se han hecho muchos intentos con diferentes técnicas de implante de stents, la guía vigente todavía recomienda el uso de un stent condicional de rama lateral (RL) como abordaje inicial para los pacientes con lesiones en bifurcación, basándose en los resultados de los ensayos controlados y aleatorizados previos3. Sin embargo, la mayoría de estos ensayos en los que se compararon los resultados de la estrategia condicional con 1 stent frente a la de 2 stents excluyeron a los pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST) o los incluyeron en pequeño número4–9.

La prevalencia de las lesiones en bifurcación culpables en el IAMCEST es de aproximadamente un 10% y sus repercusiones en los resultados clínicos se han evaluado en múltiples estudios10–14. Todos estos datos presentaron unos resultados similares en las lesiones culpables en bifurcación o sin bifurcación en los pacientes con IAMCEST. Sin embargo, los datos existentes sobre la estrategia de tratamiento preferida para los pacientes con un IAMCEST que presentan lesiones culpables en bifurcación y son tratados con una ICP primaria son limitados. En consecuencia, el objetivo de ese estudio fue comparar los resultados clínicos de la estrategia de 1 stent con los de la de 2 stents para la lesión culpable en bifurcación en pacientes con IAMCEST tratados con una ICP primaria, utilizando los datos de un registro de la práctica clínica real.

MÉTODOSPoblación del estudio

El COBIS (COronary BIfurcation Stenting) II es un registro multicéntrico retrospectivo (NCT01642992) centrado en pacientes con lesiones en bifurcación tratadas con ICP y empleando stents farmacoactivos (SFA). Entre enero de 2003 y diciembre de 2009, se incluyó a un total de 2.897 pacientes consecutivos de 18 grandes centros de intervención coronaria de Corea. Los criterios de inclusión en el registro fueron las lesiones en bifurcación tratadas solo con SFA, un diámetro del vaso principal ≥ 2,5mm y un diámetro de la RL ≥ 2,3mm, confirmados mediante análisis coronario cuantitativo. Los criterios de exclusión fueron el shock cardiogénico, la reanimación cardiopulmonar y la enfermedad del tronco coronario izquierdo protegido. En la población registrada, había 367 pacientes (12,7%) con IAMCEST, todos tratados con ICP primaria. A estos pacientes se les aplicó la estrategia de 1 stent en 304 casos (82,8%) y la de 2 stents en 63 (17,2%) (figura 1). Este estudio contó con el apoyo de la Sociedad Coreana de Cardiología Intervencionista. El protocolo del estudio fue aprobado por el comité de ética de investigación de cada uno de los hospitales.

Figura 1.

Diagrama de flujo de la población en estudio. COBIS: COronary BIfurcation Stenting; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; ICP: intervención coronaria percutánea; SCASEST: síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST; SFA: stent farmacoactivo.

(0,16MB).
Técnica de intervención

Todas las intervenciones se realizaron aplicando lo indicado por la vigente guía de práctica clínica. Todos los pacientes recibieron dosis de carga de ácido acetilsalicílico (300 mg) y clopidogrel (300-600 mg) antes de la intervención coronaria, a menos que hubieran sido tratados anteriormente con estos fármacos antiagregantes plaquetarios. Durante la ICP se utilizó anticoagulación con heparina de bajo peso molecular o heparina no fraccionada, para alcanzar un tiempo de coagulación activado de 250-300 s. La estrategia de tratamiento para la lesión en bifurcación, la vía de acceso, el tipo de SFA, el uso de ecografía intravascular y la duración del tratamiento antiagregante plaquetario combinado doble se dejaron al criterio del operador.

Recogida de datos y análisis

La información sobre el paciente, los datos de la intervención y los datos de resultados se registraron mediante un sistema de notificación a través de Internet. Se obtuvo información adicional mediante un examen de las historias clínicas o con un contacto telefónico en caso necesario. Un laboratorio central independiente en el Samsung Medical Center examinó y analizó cuantitativamente las coronariografías mediante un sistema automático de detección de límites Centricity CA 1000 (GE; Waukesha, Wisconsin, Estados Unidos) que emplea definiciones y análisis cualitativos y cuantitativos estándares15. Cuando las características de la lesión eran difíciles de clasificar debido a la presencia de lesiones obstructivas con un flujo Thrombolysis in Myocardial Infarction reducido, se utilizó la clasificación de Medina y la angiografía coronaria cuantitativa inicial tras restablecer la permeabilidad de la arteria. Las lesiones en bifurcación verdaderas se definieron como lesiones del tipo (1,1,1; 1,0,1 y 0,1,1) de la clasificación de Medina16. Las lesiones en bifurcación se dividieron en 3 segmentos para el análisis angiográfico coronario cuantitativo: vaso principal proximal, vaso principal distal y ostium de la RL. Se determinaron el diámetro luminal mínimo y el diámetro de referencia de cada segmento. Se calculó la estenosis porcentual del diámetro mediante 100 × (diámetro de referencia – diámetro luminal mínimo / diámetro de referencia). El ángulo de bifurcación se definió como el formado por el vaso principal distal con la RL en su origen, utilizando la proyección angiográfica que mostrara la mayor separación de las 2 ramas. Un comité de adjudicación de eventos clínicos independiente examinó todos los datos de resultados aportados por los centros participantes.

Definiciones y parámetros de valoración

El éxito angiográfico en el vaso principal se definió como una estenosis residual ≤ 30% con un flujo Thrombolysis in Myocardial Infarction final de grado 3. El éxito angiográfico en la RL se definió como una estenosis residual ≤ 50% con un flujo Thrombolysis in Myocardial Infarction final de grado 311. El éxito de la intervención de ICP se definió como un éxito angiográfico sin aparejar complicaciones clínicas hospitalarias de importancia (muerte, infarto de miocardio, ictus, cirugía de bypass arterial coronario de emergencia)3. El objetivo principal fueron los eventos adversos cardiovasculares mayores (MACE), una variable compuesta de muerte de causa cardiaca, infarto de miocardio, revascularización de la lesión diana y trombosis del stent (TS). Todas las muertes se consideraron de causa cardiaca salvo que pudieran identificarse causas no cardiacas obvias. El infarto de miocardio se definió como una elevación la banda miocárdica de la creatincinasa o la troponina situada por encima del límite superior de la normalidad junto con síntomas isquémicos concomitantes o signos electrocardiográficos que indiquen isquemia. La elevación enzimática periintervención no se incluyó en esta definición del infarto de miocardio. La revascularización de la lesión diana se definió como una nueva ICP de la lesión a menos de 5mm del stent implantado. La TS se definió según las definiciones del Academic Research Consortium y se clasificó como clara, probable o posible17. En este estudio, se consideró TS tanto los casos claros como los probables. El tiempo de aparición de la TS se estratificó como temprana (en el primer mes tras la intervención índice), tardía (entre 1 mes y 1 año) o muy tardía (después de 1 año).

Análisis estadístico

Los grupos de comparación principales fueron los de la técnica de 1 stent y la técnica de 2 stents en pacientes con un IAMCEST tratados con una ICP primaria. Las variables discretas se compararon mediante la prueba de la χ2 y las variables continuas, con la prueba de la t de Student o la prueba de suma de rangos de Wilcoxon, según procediera. La incidencia acumulada de eventos clínicos se calculó con estimaciones con censura para el análisis estadístico de Kaplan-Meier, y se usó el log-rank test para comparar las curvas de supervivencia de los 2 grupos. Se utilizó un modelo de regresión de riesgos proporcionales de Cox para calcular la hazard ratio (HR) y el intervalo de confianza del 95% (IC95%) para la comparación de las diferencias de eventos. Se aplicó el método de ponderación por probabilidad de tratamiento inversa para reducir las probabilidades de estimaciones sesgadas del efecto en los estudios observacionales18,19. Las variables elegidas para el método de ponderación por probabilidad de tratamiento inversa fueron las siguientes: edad, sexo, hipertensión, diabetes mellitus, dislipemia, antecedente de ICP, infarto de miocardio previo, fracción de eyección del ventrículo izquierdo, enfermedad multivaso, bifurcación en tronco coronario izquierdo, tipo de stent, bifurcación verdadera y puntuación SYNTAX. Se utilizó un modelo de regresión de riesgos proporcionales de Cox con ajuste por puntuación de propensión y ponderación de probabilidad inversa, para comparar los resultados clínicos obtenidos con las técnicas de 1 o 2 stents tras un ajuste para los posibles factores de confusión. Los análisis estadísticos se realizaron con el programa estadístico R versión 3.2.5 (R Foundation for Statistical Computing; Viena, Austria) considerando un valor de p < 0,05 como estadísticamente significativo.

RESULTADOSCaracterísticas clínicas iniciales

Las características clínicas iniciales de los pacientes con IAMCEST según la estrategia de tratamiento aplicada se indican en la tabla 1. En el grupo de 2 stents hubo un mayor porcentaje de enfermedad multivaso y de afección del tronco coronario izquierdo, pero con menor porcentaje de hipertensión en comparación con el grupo de 1 stent. Los demás factores de riesgo de enfermedad cardiovascular fueron similares en los grupos de estrategia de 1 o 2 stents. En el subgrupo de IAMCEST con enfermedad multivaso, se trató con ICP multivaso al 44,7% de los pacientes, sin diferencias significativas en la ICP multivaso entre los grupos de 1 y 2 stents.

Tabla 1.

Características angiográficas y clínicas basales según la estrategia de tratamiento para pacientes con lesiones culpables en bifurcación sometidos a ICP primaria

  1 stent (n = 304)  2 stents (n = 63) 
Edad (años)  61,1 ± 11,4  60,3 ± 11,3  0,64 
Varones  235 (77,3)  483 (76,2)  0,98 
Hipertensión  170 (55,9)  26 (41,3)  0,05 
Diabetes mellitus  72 (23,7)  18 (28,6)  0,51 
Dislipemia  76 (25,0)  14 (22,2)  0,76 
ICP previa  12 (3,9)  6 (9,5)  0,12 
IM previo  8 (2,6)  4 (6,3)  0,26 
FEVI (%)  52,2 ± 11,9  52,5 ± 13,6  0,86 
Enfermedad multivaso  118 (38,8)  34 (54,0)  0,04 
ICP multivaso  55/118 (46,6)  13/34 (38,2)  0,50 
Vaso afectado< 0,001 
DA-CX  53 (17,4)  28 (44,4)   
DA-diagonal  186 (61,2)  29 (46,0)   
CX-OM  44 (14,5)  3 (4,8)   
Bifurcación CD  21 (6,9)  3 (4,8)   

CD: arteria coronaria derecha; CX: arteria circunfleja; DA: arteria coronaria descendente anterior; FEVI: fracción de eyección del ventrículo izquierdo; ICP: intervención coronaria percutánea; IM: infarto de miocardio; OM: obtusa marginal.

Los valores expresan media ± desviación estándar o n/N (%).

Características angiográficas y de la intervención

En la tabla 2 se presentan las características de la lesión y de la intervención en la población del estudio. Los porcentajes de bifurcación verdadera y las tasas de éxito de la intervención en la RL fueron mayores en el grupo de estrategia de 2 stents que en el de 1 stent. En el grupo de 2 stents hubo unas tasas de inflado final de balón simultáneo con la técnica de kissing y de uso de técnicas de imagen intravasculares superiores a las del grupo de 1 stent. Además, la longitud total del stent fue significativamente mayor en el grupo de 2 stents que en el de 1. No hubo diferencias significativas entre los 2 grupos por lo que respecta a las tasas de éxito de la intervención en el vaso principal ni en la oclusión aguda del vaso principal y la RL durante la ICP.

Tabla 2.

Características de la lesión y de la intervención según la estrategia de tratamiento en pacientes con lesiones culpables en bifurcación tratados con una ICP primaria

  1 stent (n = 304)  2 stents (n = 63) 
Número de stents usados  1,48 ± 0,76  2,35 ± 0,60  < 0,001 
Longitud total del stent  30,1 ± 15,0  52,8 ± 17,3  < 0,001 
Tipo de stent0,02 
SFA de primera generación  227 (74,7)  56 (88,9)   
SFA de segunda generación  77 (25,3)  7 (11,1)   
Balón con kissing final  60 (20,1)  53 (84,1)  < 0,001 
Exploración por imagen intravascular  68 (22,4)  34 (54,0)  < 0,001 
Bifurcación verdadera  145 (47,7)  48 (76,2)  < 0,001 
Clasificación de Medina< 0,001 
1,1,1  89 (29,3)  26 (41,3)   
1,0,1  22 (7,2)  6 (9,5)   
0,1,1  34 (11,2)  16 (25,4)   
1,0,0  46 (15,1)  1 (1,6)   
1,1,0  44 (14,5)  6 (9,5)   
0,1,0  65 (21,4)  5 (7,9)   
0,0,1  4 (1,3)  3 (4,8)   
Puntuación SYNTAX  16,5 [11,0-22,5]  19,0 [13,5-23,0]  0,05 
Vaso principal
Balón ND  92 (30,3)  18 (28,6)  0,91 
Éxito angiográfico  298 (98,0)  61 (96,8)  0,90 
Flujo TIMI final < 3  6 (2,0)  1 (1,6)  0,84 
Cierre del vaso durante la ICP  32 (10,5)  6 (9,5)  0,82 
RL
Balón ND  17 (5,6)  12 (19,0)  0,001 
Éxito angiográfico  183 (60,2)  61 (96,8)  < 0,001 
Flujo TIMI final < 3  19 (6,3)  1 (1,6)  0,14 
Cierre del vaso durante la ICP  38 (12,5)  8 (12,7)  0,70 
Ángulo de bifurcación (grados)  59,9 [43,0-75,1]  62,2 [46,5-79,0]  0,24 
1 stent sin balón en RL  212 (69,7)  —   
1 stent con balón en RL  92 (30,3)  —   
Stent en T clásico  —  6 (9,5)   
T modificado o TAP  —  17 (27,0)   
Aplastamiento  —  29 (46,0)   
Kissing o stent en V  —  8 (12,7)   
Culottes  —  3 (4,8)   
QCA después de intervención
DR VP (mm)  3,0 [2,8-3,4]  3,2 [2,9-3,5]  0,03 
DR RL (mm)  2,4 [2,3-2,6]  2,5 [2,3-2,8]  0,01 
DLM VP (mm)  2,6 [2,3-2,9]  2,7 [2,4-2,9]  0,20 
DLM RL (mm)  1,4 [1,0-1,9]  2,3 [2,0-2,6]  < 0,001 
Estenosis del diámetro de VP (%)  14,8 [6,6-22,6]  15,7 [8,4-23,5]  0,31 
Estenosis del diámetro de RL (%)  42,7 [27,0-58,8]  9,7 [3,0-18,3]  < 0,001 

DLM: diámetro luminal mínimo; DR: diámetro de referencia; ICP: intervención coronaria percutánea; ND: no distensible; QCA: angiografía coronaria cuantitativa; RL: rama lateral; SFA: stent farmacoactivo; TAP: T y protrusión; TIMI: Thrombolysis in Myocardial Infarction; VP: vaso principal.

Los valores expresan n (%), media ± desviación estándar o mediana [intervalo intercuartílico].

En el análisis de angiografía coronaria cuantitativa de los datos posteriores a la intervención, no se observaron diferencias significativas en la estenosis porcentual del diámetro del vaso principal entre los 2 grupos. Sin embargo, el porcentaje de estenosis del diámetro de la RL mejoró en mayor medida en el grupo de 2 stents (tabla 2).

Tendencias de la estrategia de tratamiento y del tipo de stent con el paso del tiempo

En la figura 2 se muestran las tendencias en la proporción de uso de la estrategia de 2 stents y de SFA de segunda generación según el año de inclusión. El uso de SFA de segunda generación aumentó rápidamente a partir de 2007 y fue significativamente inferior en el grupo de estrategia de 2 stents que en el de 1 stent (tabla 2 y figura 2). Además, en los casos de los primeros años, se utilizó la estrategia de 2 stents con más frecuencia y parece que su uso fue reduciéndose gradualmente (figura 2).

Figura 2.

Tendencias de la estrategia de tratamiento y del tipo de stent utilizado a lo largo del tiempo. Se muestran las tendencias en la proporción de uso de las estrategias de 2 stents y de SFA de segunda generación según el año de inclusión. SFA: stent farmacoactivo.

(0,11MB).
Resultados clínicos

Durante la mediana de seguimiento de 38 [26-50] meses, se produjeron 44 MACE en 367 pacientes con IAMCEST que tenían lesiones culpables en bifurcación, de ellas 9 muertes cardiacas, 14 infartos de miocardio, 6 TS y 32 revascularizaciones de la lesión diana. En comparación con la estrategia de 1 stent, la de 2 stents se asoció con unas tasas más altas de MACE (1 frente a 2 stents, el 15,7 frente al 28,9%, HR = 2,10; IC95%, 1,10-4,01; p = 0,03) (tabla 3 y figura 3), y ello se debió principalmente a la TS (el 0,3 frente al 8,4%; HR = 24,70; IC95%, 2,88-211,39; p = 0,003) y a la revascularización de la lesión diana (el 11,4 frente al 25,3%; HR = 2,31; IC95%, 1,09-4,88; p = 0,03) (tabla 3 y figura 4). Las tasas de muerte de causa cardiaca y de IM no mostraron diferencias significativas entre los 2 grupos.

Tabla 3.

Resultados clínicos en la población total de pacientes con lesiones culpables en bifurcación tratados con una ICP primaria según la estrategia de tratamiento

      Sin ajustarCon ajuste mediante IPTWa
  1 stent (n = 304)  2 stents (n = 63)  HR (IC95%)  HR (IC95%) 
MACEb  31 (15,7)  13 (28,9)  2,10 (1,10-4,01)  0,03  1,85 (1,19-2,87)  0,006 
Muerte cardiaca  6 (2,9)  3 (4,8)  2,42 (0,61-9,69)  0,21  2,13 (0,79-5,74)  0,14 
IM  11 (5,5)  3 (5,4)  1,38 (0,39-4,95)  0,62  1,08 (0,48-2,45)  0,94 
RLD  22 (11,4)  10 (25,3)  2,31 (1,09-4,88)  0,03  2,17 (1,29-3,63)  0,003 
Trombosis del stentc  1 (0,3)  5 (8,4)  24,70 (2,88-211,39)  0,003  19,83 (3,04-129,41)  0,002 

HR: hazard ratio; IC95%: intervalo de confianza del 95%; ICP: intervención coronaria percutánea; IM: infarto de miocardio; IPTW: ponderación por probabilidad de tratamiento inversa; MACE: eventos adversos cardiovasculares mayores; RLD: revascularización de lesión diana.

Los valores expresan n (%). La incidencia acumulada de eventos se presenta mediante estimaciones de Kaplan-Meier.

a

Se utilizó un modelo de regresión de riesgo proporcionales de Cox con un ajuste por puntuación de propensión con ponderación de probabilidad para ajustar por las diferencias clínicas y angiográficas basales.

b

Los MACE se definieron como la combinación de eventos muerte cardiaca, infarto de miocardio, trombosis del stent y RLD.

c

La trombosis del stent se definió como clara o probable.

Figura 3.

Curvas de Kaplan-Meier con un ajuste mediante ponderación por probabilidad de tratamiento inversa de los resultados principales según la estrategia de tratamiento. Curvas de Kaplan-Meier con un ajuste mediante ponderación por probabilidad de tratamiento inversa para los MACE en pacientes con lesiones culpables en bifurcación tratados mediante ICP primaria según la estrategia de 1 o 2 stents. ICP: intervención coronaria percutánea; MACE: eventos adversos cardiovasculares mayores.

(0,05MB).
Figura 4.

Curvas de Kaplan-Meier con un ajuste mediante ponderación por probabilidad de tratamiento inversa de los resultados secundarios según la estrategia de tratamiento. Curvas de Kaplan-Meier con un ajuste mediante ponderación por probabilidad de tratamiento inversa para la muerte cardiaca (A), el IAM (B), la RLD (C) y la TS (D) en pacientes con lesiones culpables en bifurcación tratados con ICP primaria según la estrategia de 1 o 2 stents. IAM: infarto agudo de miocardio; ICP: intervención coronaria percutánea; RLD: revascularización de lesión diana; TS: trombosis de stent.

(0,2MB).

En la tabla 4 se muestran de manera detallada las características de los pacientes con TS. La mayoría de los casos se produjeron en la lesión del tronco coronario izquierdo tratado con una estrategia de 2 stents; 3 de los casos se produjeron pronto (el primer mes) y los otros 3 fueron tardíos (entre 1 mes y 1 año) o muy tardíos (después de 1 año). Todos los pacientes presentaron una TS durante el tratamiento antiagregante plaquetario combinado doble de mantenimiento.

Tabla 4.

Características clínicas y de la lesión en pacientes con trombosis del stent

Número  Grupo  Edad (años)  Sexo  TS clara o probable  Localización del vaso  Tiempo de TS  Tiempo entre intervención y TS (días)  Mantenimiento con TAPD  Tipo de stent  Muerte 
Estrategia de 1 stent  47  Varón  Clara  CX-OM  Temprana  Sí  2°  No 
Estrategia de 2 stents  53  Varón  Clara  Bifurcación de CD  Tardía  118  Sí  1°  No 
Estrategia de 2 stents  66  Varón  Probable  DA-CX  Temprana  Sí  1°  Sí 
Estrategia de 2 stents  66  Varón  Clara  DA-CX  Muy tardía  483  Sí  1°  No 
Estrategia de 2 stents  66  Varón  Clara  DA-CX  Muy tardía  586  Sí  1°  No 
Estrategia de 2 stents  62  Mujer  Probable  DA-CX  Temprana  Sí  1°  Sí 

CD: arteria coronaria derecha; CX: arteria circunfleja; DA: arteria coronaria descendente anterior; OM: obtusa marginal; TAPD: tratamiento antiagregante plaquetario doble; TS: trombosis del stent.

Ajuste mediante ponderación por probabilidad de tratamiento inversa

Tras el ajuste empleando el método de ponderación por probabilidad de tratamiento inversa, las tendencias de los resultados clínicos fueron similares a los de los de los datos generales. El estadístico C para el modelo de predicción basado en la puntuación de propensión fue 0,87 (IC95%, 0,83-0,91), lo cual indica buena discriminación (bondad de ajuste de Hosmer-Lemeshow, p = 0,68). La tasa de MACE fue significativamente mayor en el grupo de estrategia de 2 stents que con la de 1 (HR ajustada [HRa] = 1,85; IC95%, 1,19-2,87; p = 0,006) (tabla 3). Además, la TS (HRa = 19,83; IC95%, 3,04-129,41; p = 0,002) y la revascularización de la lesión diana (HRa = 2,17; IC95%, 1,29-3,63; p = 0,003) se produjeron con más frecuencia en el grupo de 2 stents que en el de 1 (tabla 3).

Factores independientes predictivos de eventos adversos cardiovasculares mayores

En el modelo de riesgos proporcionales de Cox con ponderación por probabilidad inversa multivariable, la estrategia de 2 stents fue un factor independiente predictivo de MACE (HRa = 1,82; IC95%, 1,16-2,84; p = 0,009). Este resultado se mantuvo tras realizar un análisis de riesgos en competencia para introducir un ajuste respecto a la mortalidad de causa no cardiovascular (HRa = 1,75; IC95%, 1,16-2,65; p = 0,008)20,21. Durante el seguimiento se produjo la muerte de causa no cardiovascular de 6 pacientes. Otros factores predictivos independientes fueron la puntuación SYNTAX (HRa = 2,12; IC95%, 1,30-3,44; p = 0,002), la edad (HRa = 1,04; IC95%, 1,02-1,06; p = 0,001) y la lesión en bifurcación verdadera (HRa = 1,98; IC95%, 1,18-3,31; p = 0,10) (tabla 5).

Tabla 5.

Factores independientes predictivos de MACE en el modelo con ajuste mediante IPTW

Variable  HRa (IC95%)a 
Estrategia de 2 stents  1,82 (1,16-2,84)  0,009 
Puntuación SYNTAX ≥ mediana  2,12 (1,30-3,44)  0,002 
Bifurcación verdaderab  1,98 (1,18-3,31)  0,010 
Edad (variable continua)  1,04 (1,02-1,06)  0,001 

HRa: hazard ratio ajustada; IC95%: intervalo de confianza del 95%; IPTW: ponderación por probabilidad de tratamiento inversa; MACE: eventos adversos cardiovasculares mayores.

a

El índice C de Harrell del modelo de regresión de Cox ponderado con la probabilidad inversa fue de 0,69 (IC95% 0,63-0,76).

b

La bifurcación verdadera se definió con la clasificación de Medina (1,1,1; 1,0,1 o 0,1,1).

DISCUSIÓN

En el presente estudio, investigamos las asociaciones entre los resultados clínicos y la estrategia de tratamiento de las lesiones culpables en bifurcación en pacientes con IAMCEST y lesiones culpables en bifurcación tratados con una ICP primaria. Los principales resultados fueron los siguientes. En primer lugar, de los pacientes con lesiones culpables en bifurcación e IAMCEST tratados con una ICP primaria, la tasa de MACE fue significativamente superior en el grupo de 2 stents que en el de 1 a pesar del tratamiento exitoso de la RL. Concretamente, estos resultados se mantuvieron después de un análisis con ponderación por probabilidad de tratamiento inversa para reducir el sesgo de selección. Segundo, en el modelo de regresión de Cox con ponderación de probabilidad inversa multivariable, el uso de 2 stents, la puntuación SYNTAX, la bifurcación verdadera y la edad avanzada fueron factores independientes predictivos de MACE en los pacientes con IAMCEST que tenían lesiones culpables en bifurcación.

Repercusiones de la lesión culpable en bifurcación en el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST

El IAMCEST es un síndrome clínico definido por unos síntomas característicos de isquemia miocárdica junto con una elevación persistente del segmento ST en el electrocardiograma y la posterior liberación de biomarcadores de necrosis miocárdica. La ICP primaria es la estrategia de reperfusión preferida para los pacientes con un IAMCEST22,23. El principio más importante en el tratamiento del IAMCEST es la reperfusión rápida de la arteria coronaria ocluida; en este sentido, un método sencillo como la estrategia de 1 stent con un abordaje condicional para reducir el tiempo de intervención puede ser mejor. Hay 5 estudios previos en los que se evaluó la repercusión que tienen las lesiones en bifurcación en los resultados angiográficos y clínicos en pacientes con IAMCEST tratados con una ICP primaria10–14. Aunque sin uniformidad en el tiempo de intervención, todos estos estudios mostraron unos resultados de eficacia similares en el IAMCEST con o sin lesiones en bifurcación. Sin embargo, se trató con una estrategia de 1 stent a más del 90% de los participantes incluidos en los 4 estudios previos, y no se dispuso de datos de comparación de los resultados clínicos y la estrategia de tratamiento. A diferencia de los estudios anteriores, en este se incluyó una mayor proporción de pacientes tratados con la estrategia de 2 stents; en consecuencia, se pudo analizar la estrategia de tratamiento preferida para los pacientes con IAMCEST que tenían lesiones culpables en bifurcación.

Técnica de tratamiento para el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST con lesión culpable en bifurcación

La lesión en bifurcación continúa siendo uno de los aspectos más difíciles de la cardiología intervencionista y se asocia con una tasa de éxito de la intervención inferior y a una tasa de eventos adversos cardiacos a largo plazo más alta24. Un estudio anterior de nuestro grupo indicó que los MACE se dieron con más frecuencia en los pacientes con síndrome coronario agudo que en los que tenían una enfermedad estable25. En consonancia con lo indicado por un estudio previo, las tasas de eventos clínicos en la población de nuestro estudio fueron mayores que en los ensayos previos que excluyeron a los pacientes con IAMCEST y lesiones en bifurcación4–8. El estudio DKCRUSH-II9 fue el único ensayo controlado y aleatorizado que incluyó a pacientes con IAMCEST en la comparación de la estrategia condicional de 1 stent con la estrategia de 2 stents. En dicho estudio, tenía un IAMCEST el 12,7% de la población aleatorizada de pacientes con lesiones en bifurcación. Tiene interés señalar que la proporción de pacientes con IAMCEST en los datos de nuestro registro fue también del 12,7% para los datos de registro no aleatorizados9. En el análisis post-hoc del estudio DKCRUSH II se observó que los resultados clínicos en los pacientes con IAMCEST tratados con la técnica de aplastamiento con doble kissing fueron comparables a los de los tratados con la técnica de 1 stent condicional, pero la aplicación de estos resultados a la práctica clínica tiene varias limitaciones26. En primer lugar, resulta difícil determinar la estrategia preferida debido a que el tamaño muestral es muy pequeño (33 pacientes con la técnica de aplastamiento con doble kissing y 30 con el implante de stent condicional). Segundo, se excluyó del análisis a los pacientes con una lesión en bifurcación en el tronco coronario izquierdo. A diferencia del estudio previo, los resultados del nuestro indican que la estrategia de 2 stents se asocia con unas tasas de MACE superiores que con la de 1 stent condicional en los pacientes con una lesión culpable en bifurcación. Además, la técnica de 2 stents es un factor independiente predictivo de MACE, debido principalmente a las tasas más altas de revascularización de la lesión diana y de TS. Nuestros datos indican también que el porcentaje de uso de la estrategia de 2 stents para el tratamiento de las lesiones culpables en bifurcación de los pacientes con IAMCEST fue reduciéndose gradualmente. Este resultado podría estar influido por varios estudios aleatorizados amplios que se mostraron favorables a la estrategia de 1 stent y se publicaron a finales de la primera década de este siglo4–8. De manera coherente con lo indicado por estudios previos, los pacientes tratados con la estrategia de 1 stent presentaron unos resultados favorables en los pacientes con IAMCEST que tenían una lesión culpable en bifurcación. Sin embargo, este estudio se realizó en la misma época que los ensayos controlados y aleatorizados previos y, por consiguiente, puede no reflejar la práctica clínica actual. Sería útil disponer de estudios controlados y aleatorizados, bien diseñados, para confirmar este resultado.

Factores independientes predictivos de eventos adversos cardiovasculares mayores

El presente estudio indica que los factores independientes predictivos de MACE son la estrategia de 2 stents, la puntuación SYNTAX, la bifurcación verdadera y la edad avanzada. La puntuación SYNTAX es un sistema de puntuación angiográfica completo que se basa en la anatomía coronaria y las características de la lesión27; que ha sido validado como factor predictivo independiente en los pacientes con IAMCEST28. Coincidiendo con lo indicado por el estudio previo, nuestro estudio puso de manifiesto que la puntuación SYNTAX es un factor independiente predictivo de MACE en los pacientes con IAMCEST y una lesión culpable bifurcada. Además, algunos estudios previos indicaron que la lesión en bifurcación verdadera se asociaba con una mayor incidencia de complicaciones de la intervención y resultado a largo plazo desfavorable, en comparación con otros tipos de lesiones29,30. Estos resultados se confirmaron en nuestro estudio. Así pues, los médicos deben considerar cuidadosamente la estrategia de tratamiento que aplicar a los pacientes que necesitan una técnica de 2 stents y tienen una puntuación SYNTAX alta o una bifurcación verdadera.

Trombosis del stent

Los implantes de SFA en lesiones en bifurcación se asocian con un aumento del riesgo de TS31. Ong et al.32 señalaron que el implante de stents en una bifurcación (mediante técnica de aplastamiento, stent en t o aplastamiento en culotte) en el contexto de un infarto agudo de miocardio era un factor independiente de riesgo de TS muy significativo. En consonancia con lo observado en estudios previos, los pacientes tratados con la estrategia de 2 stents tuvieron mayor riesgo de TS que los tratados con 1 stent. Tiene interés señalar que, en la población de nuestro estudio, todos los casos de TS se produjeron durante el tratamiento antiagregante plaquetario combinado doble de mantenimiento. Además, la mayor parte de los casos de TS se produjeron después del tratamiento del vaso principal izquierdo con 2 stents. Estos resultados indican que el implante de 2 stents, sobre todo en el tronco coronario izquierdo, requiere una atención adicional aun usando tratamiento antiagregante plaquetario combinado doble de mantenimiento. Sin embargo, estos resultados deben interpretarse con precaución, ya que la TS de vasos pequeños podría estar infradiagnosticada.

Limitaciones

El presente estudio tiene varias limitaciones. En primer lugar, es un estudio observacional no aleatorizado, y ello puede haber afectado a los resultados a causa de factores de confusión. Además, la elección de la estrategia de tratamiento, la medicación, el tipo de stent y la técnica de implante se basó en la preferencia del médico. Concretamente, en algunos pacientes del grupo de estrategia de 2 stents no se utilizó el inflado simultáneo del balón con la técnica de kissing final, que se recomienda claramente para las lesiones en bifurcación tratadas con intervenciones complejas. Esto podría haber afectado al peor pronóstico del grupo de estrategia de 2 stents. Aunque se utilizó un análisis con ponderación por probabilidad de tratamiento inversa para introducir un ajuste respecto a las diferencias iniciales y reducir el sesgo de selección, las variables no medidas no fueron corregibles. En segundo lugar, no se pudo presentar algunas variables críticas relacionadas con el IAMCEST, como el flujo Thrombolysis in Myocardial Infarction inicial, ya que el registro COBIS II se centró en las lesiones en bifurcación, no en los IAMCEST. Tercero, los tamaños muestrales probablemente fueran insuficientes para el análisis comparativo de los 2 grupos en cuanto al riesgo de TS. Además, no es seguro que el aumento del riesgo de TS en el grupo de 2 stents se asociara solo con la estrategia de 2 stents, ya que casi todos los casos de TS se produjeron en pacientes tratados con un SFA de primera generación, que se usaron con más frecuencia en el grupo de 2 stents. Sin embargo, hasta donde nosotros sabemos, este es el estudio más amplio que haya comparado la estrategia de 1 stent con la de 2 en pacientes con IAMCEST y una lesión culpable en bifurcación. Cuarto, se excluyó a los pacientes con shock cardiogénico o reanimación cardiopulmonar. Además, nuestros datos no incluyen a pacientes sometidos a cirugía de bypass arterial coronario o ICP con solo angioplastia con balón. En consecuencia, los resultados presentados no pueden extrapolarse a estos subgrupos de pacientes. Quinto, la variable principal de valoración no incluyó la muerte de causa no cardiovascular y, por consiguiente, los pacientes que fallecieron por motivos no cardiovasculares antes de que se produjera un MACE quedan fuera del conjunto de riesgo. Aunque se realizó un análisis de riesgos en competencia y los resultados fueron coherentes, esto podría haberse visto afectado por las tasas muy bajas de muerte de causa no cardiovascular. Además, no se dispuso de datos sobre el motivo de la nueva revascularización de la lesión diana, que es uno de los principales factores contribuyentes a la variable de valoración principal. Así pues, es posible que las diferencias en la revascularización de la lesión diana pudieran haberse derivado de una angiografía de seguimiento programada realizada por motivos no clínicos. Por último, los nuevos inhibidores del P2Y12, como ticagrelor o prasugrel, con los que se ha observado un resultado superior al de clopidogrel en el síndrome coronario agudo, no estaban disponibles en este estudio, dada la fecha de inclusión de la población en estudio. Además, se trató con SFA de primera generación a la mayoría de los pacientes, y ya no se utilizan. Aunque se han presentado pocos datos de comparación de la eficacia de los SFA de primera y de segunda generación en las lesiones en bifurcación, los SFA de segunda generación podrían reducir el riesgo de eventos adversos cardiacos como consecuencia de la reducción del grosor de los struts y la mejora de la compatibilidad polimérica y de la liberación de fármacos. Así pues, es necesario un estudio más amplio con SFA de segunda generación para confirmar los resultados de este y evaluar el efecto de los SFA de segunda generación en las lesiones en bifurcación en pacientes con IAMCEST sometidos a ICP primaria.

CONCLUSIONES

En los pacientes con IAMCEST y lesiones culpables en bifurcación tratados con una ICP primaria, la estrategia de 2 stents se asoció con unas tasas MACE más altas, principalmente debido a la revascularización de la lesión diana y la TS, en comparación con la estrategia de 1 stent, a pesar del tratamiento eficaz de la lesión en la RL. Si es posible, debe considerarse inicialmente la estrategia de 1 stent como abordaje preferido para el tratamiento de las lesiones culpables en bifurcación coronaria en el contexto de la ICP primaria por un IAMCEST. Sin embargo, es necesaria una interpretación cuidadosa, ya que el presente estudio no refleja la práctica clínica actual y los eventos adversos podrían verse afectados por otros factores de confusión debido al carácter retrospectivo del estudio.

FINANCIACIÓN

Este trabajo fue financiado por la Sociedad Coreana de Cardiología Intervencionista, Seúl, República de Corea.

CONFLICTO DE INTERESES

No se declara ninguno.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • Aunque se prefiere la estrategia de 1 stent condicional como primer abordaje para las lesiones en bifurcación, la mayoría de los estudios se han realizado en pacientes con una cardiopatía isquémica estable.

  • Los datos disponibles sobre la estrategia de tratamiento preferida para los pacientes con IAMCEST y lesiones en bifurcación tratados con una ICP primaria son escasos.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • Este estudio pone de manifiesto que la tasa de MACE fue significativamente mayor en el grupo de 2 stents que en el de 1 stent, a pesar del tratamiento exitoso de la RL. Estos resultados se debieron principalmente a la TS y la revascularización de la lesión diana. Sin embargo, a la mayoría de los participantes incluidos se los trató mediante ICP con un SFA de primera generación, que ya no se emplea.

  • Así pues, puede ser necesario un abordaje cuidadoso de las decisiones sobre el tratamiento de los pacientes con IAMCEST y una lesión en bifurcación que requieren una técnica de 2 stents. Además, sería necesario un amplio ensayo controlado y aleatorizado empleando SFA de segunda generación para confirmar los resultados de este estudio.

Agradecimientos

Se agradece la asistencia estadística a Joonghyun Ahn, MS y Keumhee Carriere, PhD.

Bibliografía
[1]
R.K. Myler, R.E. Shaw, S.H. Stertzer, et al.
Lesion morphology and coronary angioplasty: current experience and analysis.
J Am Coll Cardiol., 19 (1992), pp. 1641-1652
[2]
A. Latib, A. Colombo.
Bifurcation disease: what do we know, what should we do?.
JACC Cardiovasc Interv., 1 (2008), pp. 218-226
[3]
G.N. Levine, E.R. Bates, J.C. Blankenship, et al.
American College of Cardiology Foundation; American Heart Association Task Force on Practice Guidelines; Society for Cardiovascular Angiography and Interventions. 2011 ACCF/AHA/SCAI Guideline for Percutaneous Coronary Intervention. A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Society for Cardiovascular Angiography and Interventions.
J Am Coll Cardiol., 58 (2011), pp. e44-e122
[4]
T.K. Steigen, M. Maeng, R. Wiseth, Nordic PCI Study Group, et al.
Randomized study on simple versus complex stenting of coronary artery bifurcation lesions: the Nordic bifurcation study.
Circulation, 114 (2006), pp. 1955-1961
[5]
M. Ferenc, M. Gick, R.P. Kienzle, et al.
Randomized trial on routine vs. provisional T-stenting in the treatment of de novo coronary bifurcation lesions.
Eur Heart J., 29 (2008), pp. 2859-2867
[6]
A. Colombo, E. Bramucci, S. Sacca, et al.
Randomized study of the crush technique versus provisional side-branch stenting in true coronary bifurcations: the CACTUS (Coronary Bifurcations: Application of the Crushing Technique Using Sirolimus-Eluting Stents) Study.
Circulation., 119 (2009), pp. 71-78
[7]
D. Hildick-Smith, A.J. De Belder, N. Cooter, et al.
Randomized trial of simple versus complex drug-eluting stenting for bifurcation lesions: the British Bifurcation Coronary Study: old, new, and evolving strategies.
Circulation., 121 (2010), pp. 1235-1243
[8]
M. Maeng, N.R. Holm, A. Erglis, Nordic-Baltic Percutaneous Coronary Intervention Study Group, et al.
Long-term results after simple versus complex stenting of coronary artery bifurcation lesions: Nordic Bifurcation Study 5-year follow-up results.
J Am Coll Cardiol., 62 (2013), pp. 30-34
[9]
S.L. Chen, T. Santoso, J.J. Zhang, et al.
A randomized clinical study comparing double kissing crush with provisional stenting for treatment of coronary bifurcation lesions: results from the DKCRUSH-II (Double Kissing Crush versus Provisional Stenting Technique for Treatment of Coronary Bifurcation Lesions) trial.
J Am Coll Cardiol., 57 (2011), pp. 914-920
[10]
P. Salinas, H. Mejía-Rentería, R. Herrera-Nogueira, et al.
Bifurcation Culprit Lesions in ST-segment Elevation Myocardial Infarction: Procedural Success and 5-year Outcome Compared With Nonbifurcation Lesions.
Rev Esp Cardiol., 71 (2018), pp. 801-810
[11]
C. Frangos, S. Noble, N. Piazza, et al.
Impact of bifurcation lesions on angiographic characteristics and procedural success in primary percutaneous coronary intervention for ST-segment elevation myocardial infarction.
Arch Cardiovasc Dis., 104 (2011), pp. 234-241
[12]
D. Dudek, R. Mehran, A. Dziewierz, et al.
Impact of bifurcation target lesion on angiographic, electrocardiographic, and clinical outcomes of patients undergoing primary percutaneous coronary intervention (from the Harmonizing Outcomes With Revascularization and Stents in Acute Myocardial Infarction [HORIZONS-AMI] trial).
EuroIntervention., 9 (2013), pp. 817-823
[13]
Y. Kanei, N.C. Nakra, M. Liou, J. Singh, J.T. Fox, T.W. Kwan.
The importance of bifurcation lesions in patients undergoing percutaneous coronary interventions in ST-segment elevation myocardial infarction.
Cardiovasc Revasc Med., 14 (2013), pp. 81-83
[14]
D.E. Abdel-Hakim, P. Garot, S. Champagne, et al.
Impact of bifurcation lesions on clinical outcome and prognosis of primary angioplasty in acute myocardial infarction.
EuroIntervention., 4 (2008), pp. 93-98
[15]
A.J. Lansky, G. Dangas, R. Mehran, et al.
Quantitative angiographic methods for appropriate end-point analysis, edge-effect evaluation, and prediction of recurrent restenosis after coronary brachytherapy with gamma irradiation.
J Am Coll Cardiol., 39 (2002), pp. 274-280
[16]
A. Medina, J. Suárez de Lezo, M. Pan.
A New Classification of Coronary Bifurcation Lesions.
Rev Esp Cardiol., 59 (2006), pp. 183
[17]
D.E. Cutlip, S. Windecker, R. Mehran, et al.
Clinical end points in coronary stent trials: a case for standardized definitions.
Circulation., 115 (2007), pp. 2344-2351
[18]
J.K. Lunceford, M. Davidian.
Stratification and weighting via the propensity score in estimation of causal treatment effects: a comparative study.
Stat Med., 23 (2004), pp. 2937-2960
[19]
P.C. Austin.
An Introduction to Propensity Score Methods for Reducing the Effects of Confounding in Observational Studies.
Multivariate Behav Res., 46 (2011), pp. 399-424
[20]
J. Fine, R.J. Gray.
A proportional hazards model for the subdistribution of a competing risk.
J Am Stat Assoc., 94 (1999), pp. 496-509
[21]
M. Pintilie.
An Introduction to Competing Risks Analysis.
Rev Esp Cardiol., 64 (2011), pp. 599-605
[22]
P.G. Steg, S.K. James, D. Atar, et al.
Task Force on the management of ST-segment elevation acute myocardial infarction of the European Society of Cardiology (ESC). ESC Guidelines for the management of acute myocardial infarction in patients presenting with ST-segment elevation.
Eur Heart J., 33 (2012), pp. 2569-2619
[23]
P.T. O’Gara, F.G. Kushner, D.D. Ascheim, et al.
American College of Emergency Physicians; Society for Cardiovascular Angiography and Interventions. 2013 ACCF/AHA guideline for the management of ST-elevation myocardial infarction: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines.
J Am Coll Cardiol., 61 (2013), pp. e78-e140
[24]
F.J. Sawaya, T. Lefevre, B. Chevalier, et al.
Contemporary Approach to Coronary Bifurcation Lesion Treatment.
JACC Cardiovasc Interv., 9 (2016), pp. 1861-1878
[25]
P. Sang Song, D. Ryeol Ryu, S.H. Choi, et al.
Impact of acute coronary syndrome classification and procedural technique on clinical outcomes in patients with coronary bifurcation lesions treated with drug-eluting stents.
Clin Cardiol., 35 (2012), pp. 610-618
[26]
T.W. Kwan, K. Gujja, M.C. Liou, et al.
Bifurcation stenting in patients with ST-segment elevation myocardial infarction: an analysis from DKCRUSH II randomized study.
Catheter Cardiovasc Interv., 82 (2013), pp. e133-e137
[27]
G. Sianos, M.A. Morel, A.P. Kappetein, et al.
The SYNTAX Score: an angiographic tool grading the complexity of coronary artery disease.
EuroIntervention., 1 (2005), pp. 219-227
[28]
S. Garg, G. Sarno, P.W. Serruys, et al.
Prediction of 1-year clinical outcomes using the SYNTAX score in patients with acute ST-segment elevation myocardial infarction undergoing primary percutaneous coronary intervention: a substudy of the STRATEGY (Single High-Dose Bolus Tirofiban and Sirolimus-Eluting Stent Versus Abciximab and Bare-Metal Stent in Acute Myocardial Infarction) and MULTISTRATEGY (Multicenter Evaluation of Single High-Dose Bolus Tirofiban Versus Abciximab With Sirolimus-Eluting Stent or Bare-Metal Stent in Acute Myocardial Infarction Study) trials.
JACC Cardiovasc Interv., 4 (2011), pp. 66-75
[29]
J. Al Suwaidi, P.B. Berger, C.S. Rihal, et al.
Immediate and long-term outcome of intracoronary stent implantation for true bifurcation lesions.
J Am Coll Cardiol., 35 (2000), pp. 929-936
[30]
T.K. Park, Y.H. Park, Y.B. Song, et al.
Long-Term Clinical Outcomes of True and Non-True Bifurcation Lesions According to Medina Classification- Results From the COBIS (COronary BIfurcation Stent) II Registry.
Circ J., 79 (2015), pp. 1954-1962
[31]
I. Iakovou, T. Schmidt, E. Bonizzoni, et al.
Incidence, predictors, and outcome of thrombosis after successful implantation of drug-eluting stents.
JAMA., 293 (2005), pp. 2126-2130
[32]
A.T. Ong, A. Hoye, J. Aoki, et al.
Thirty-day incidence and six-month clinical outcome of thrombotic stent occlusion after bare-metal, sirolimus, or paclitaxel stent implantation.
J Am Coll Cardiol., 45 (2005), pp. 947-953
Copyright © 2018. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.