Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 76. Núm. 10.
Páginas 767-773 (octubre 2023)
Visitas
No disponible
Vol. 76. Núm. 10.
Páginas 767-773 (octubre 2023)
Artículo original
Acceso a texto completo
Técnica de superposición de cúspides en TAVI con el sistema autoexpandible Portico FlexNav
Cusp-overlap technique during TAVI using the self-expanding Portico FlexNav system
Visitas
1500
Lluis Asmaratsa,b, Lola Gutiérrez-Alonsoa,b, Luis Nombela-Francoc, Ander Regueirod, Xavier Millána,b, Gabriela Tirado-Contec, Pedro Cepasd, Chi Hion Pedro Lia,b, Estefanía Fernández-Peregrinaa,b, Pilar Jiménez-Quevedoc, Xavier Freixad, Dabit Arzamendia,b,
Autor para correspondencia
darzamendi@santpau.cat

Autor para correspondencia.
a Servicio de Cardiología, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau, Barcelona, España
b Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), España
c Servicio de Cardiología, Hospital Clínico San Carlos, Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos (IdISSC), Madrid, España
d Servicio de Cardiología, Hospital Clínic Barcelona, Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Barcelona, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2023;76:755-610.1016/j.recesp.2023.03.011
Won-Keun Kim
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características clínicas basales
Tabla 2. Resultados clínicos y de la intervención
Tabla 3. Predictores de los trastornos de la conducción de nueva aparición después del TAVI en la población total
Mostrar másMostrar menos
Material adicional (1)
Resumen
Introducción y objetivos

La técnica de superposición de cúspides (TSC) se ha propuesto para reducir los trastornos de la conducción intraventricular (TCIV) tras el implante percutáneo de válvula aórtica (TAVI) con dispositivos autoexpandibles supraanulares, pero existen pocos datos sobre la TSC con dispositivos intraanulares. El objetivo de este estudio fue determinar si el uso de la TSC durante la implantación de la válvula Portico resulta en un implante más alto de la válvula y menores tasas de TCIV.

Métodos

Se incluyó a 85 pacientes sometidos a TAVI con el sistema Portico FlexNav, 43 pacientes retrospectivos con la proyección clásica de las 3 cúspides (coplanar) y 42 pacientes prospectivos con la TSC. Los objetivos primarios fueron la profundidad de implantación y los nuevos TCIV (compuesto de bloqueo de rama izquierda y necesidad de marcapasos permanente).

Resultados

La TSC resultó en una menor profundidad de implante (cúspide no coronaria: 4,9±3.9 frente a 7,4±3.0; p=0,005) y menor tasa de TCIV (31,0% frente a 58,1%; p=0,012), con una tendencia hacia una menor necesidad de marcapasos permanente (14,3% frente a 30,2%; p=0,078; 7,7% frente a 31,0%; p=0,011 en pacientes sin bloqueo de rama derecha preexistente). Los gradientes trasvalvulares aórticos fueron ligeramente inferiores con la TSC (8,7±3,7 frente a 11,0±6,1; p=0,044). No hubo diferencias en el éxito técnico o complicaciones mayores relacionadas con el procedimiento. En el análisis multivariado, el uso de la TSC se asoció con un menor riesgo de nuevos TCIV.

Conclusiones

El uso de la TSC durante la implantación del sistema Portico FlexNav es factible y facilita un implante más alto de la válvula, lo que a su vez puede ayudar a reducir las tasas de TCIV.

Palabras clave:
Implante percutáneo de válvula aórtica
Marcapasos
Enfermedad del sistema de conducción cardiaca
Superposición de cúspides
Abreviaturas:
IMP
STS-PROM
TAVI
TCIV
TSC
Abstract
Introduction and objectives

The cusp overlap technique (COT) has been proposed to reduce conduction disturbances (CD) after transcatheter aortic valve implantation (TAVI) with self-expanding supra-annular devices, but there are scarce data on COT with intra-annular valves. The aim of this study was to determine whether the use of the COT during Portico implantation results in higher valve implantation and lower rates of CD.

Methods

We included 85 patients undergoing TAVI with the Portico FlexNav system: 43 retrospective patients using the standard 3-cusp view and 42 prospective patients with the COT. Primary endpoints were implantation depth and new-onset CD (composite outcome of new-onset left bundle branch block and new permanent pacemaker implantation).

Results

COT resulted in a higher implantation depth (noncoronary cusp: 4.9±3.9 vs 7.4±3.0; P=.005) and lower new-onset CD (31.0% vs 58.1%; P=.012), with a tendency toward a lower need for permanent pacemaker implantation (14.3% vs 30.2%, P=.078; 7.7% vs 31.0%; P=.011 in patients without pre-existing right bundle branch block). Transvalvular aortic gradients were slightly lower with COT (8.7±3.7 vs 11.0±6.1; P=.044). There were no differences in technical success or major procedure-related complications. On multivariate analysis, COT use was associated with a lower risk of new-onset CD.

Conclusions

Use of the COT during Portico implantation is feasible and facilitates a higher valve implant, which in turn may help to reduce rates of new-onset CD.

Keywords:
Transcatheter aortic valve replacement
Pacemaker
Cardiac conduction system disease
Cusp overlap
Texto completo
INTRODUCCIÓN

Durante la última década, el implante percutáneo de válvula aórtica (TAVI) se ha convertido en el tratamiento de elección de la estenosis aórtica grave sintomática para la mayoría de los pacientes mayores de 80 años con acceso transfemoral adecuado1. Sin embargo, la complicación más frecuente tras un TAVI continúa siendo los trastornos de la conducción intraventricular (TCIV) de nueva aparición2. En los últimos años, varios estudios han demostrado la utilidad de una novedosa técnica de implante modificada, la técnica de superposición de cúspides (TSC), que superpone las cúspides coronarias izquierda y derecha y aísla la cúspide no coronaria3,4. Entre los posibles beneficios que comporta utilizar la TSC durante el TAVI, se encuentra la elongación del tracto de salida de ventrículo izquierdo, que permite un control más preciso de la profundidad real del implante de la prótesis, con lo que se reduce el riesgo de interacción con el sistema de conducción. Mientras que las primeras experiencias de este enfoque con válvulas autoexpandibles supraanulares han sido prometedoras, hasta la fecha ningún estudio ha evaluado la TSC con el sistema autoexpandible intraanular Portico FlexNav (Abbott Vascular, Estados Unidos). El presente estudio pretende determinar si la TSC durante el implante del sistema Portico FlexNav conlleva una menor profundidad del implante y cifras de TCIV más bajas.

MÉTODOS

Estudio multicéntrico que incluyó a pacientes consecutivos sometidos a TAVI transfemoral con la válvula autoexpandible intraanular Portico con el sistema de liberación de segunda generación FlexNav en 3 centros terciarios. Entre julio de 2020 y julio de 2021, se realizó un TAVI con el sistema Portico FlexNav a 91 pacientes consecutivos. Se excluyó a los pacientes con marcapasos permanente previo (n=6) hasta llegar a una población final de estudio de 85 pacientes. De estos, 42 pacientes prospectivos recibieron una válvula Portico con la TSC (enero-julio de 2021) y se compararon con 43 pacientes consecutivos tratados previamente con una válvula Portico mediante la técnica tradicional coplanar de 3 cúspides (julio-diciembre de 2020) (figura 1). Todos los implantes los realizaron cardiólogos intervencionistas certificados con una experiencia acumulada de al menos 25 intervenciones con el sistema de liberación Portico de primera generación y al menos 5 intervenciones con el sistema de liberación FlexNav de segunda generación. Los datos se recopilaron de conformidad con el comité de ética de cada centro participante y todos los pacientes dieron su consentimiento informado por escrito para que se les realizaran las intervenciones.

Figura 1.

Diagrama de la población de estudio. IMP: implante de marcapasos permanente.

(0,21MB).
Sistema Portico FlexNav

El sistema Portico TAVI es una válvula percutánea autoexpandible, intraanular y reposicionable para el tratamiento de la estenosis aórtica grave, que muestra un rendimiento hemodinámico favorable5. El sistema de liberación FlexNav de segunda generación incluye un introductor integrado con recubrimiento hidrófilo (equivalente a 14 o 15 Fr) y una capa de estabilidad para minimizar las manipulaciones y facilitar una liberación de la válvula más gradual y controlado. El sistema recibió la aprobación de la marca CE en marzo de 20206.

Técnica de implante

El análisis pre-procedimiento y la obtención de las proyecciones óptimas del implante se realizaron con 3Mensio Structural Heart (Pie Medical Imaging, Países Bajos) o Heart Navigator (Philips Healthcare, Países Bajos). Se recomendó la predilatación con un diámetro de balón igual al diámetro medio del anillo aórtico. La técnica de implante convencional de las 3 cúspides se ha descrito anteriormente5. El implante mediante la TSC se realizó de la siguiente manera: la válvula se desplegó en una proyección oblicua anterior derecha/caudal, sin electroestimulación rápida o con electroestimulación controlada a 120 lpm a criterio del médico implantador, seguida de una proyección oblicua anterior izquierda (proyección coplanar modificada) para evaluar la profundidad coronaria izquierda y la posición del catéter de liberación antes de la liberación final (figura 2). La profundidad óptima del implante se definió entre 3 y 5mm (distancia desde la cúspide no coronaria hasta el borde inferior (ventricular) de la válvula transcatéter), independientemente de la proyección de trabajo. En ambos grupos, se evaluó la profundidad final del implante en una angiografía en proyección oblicua anterior izquierda.

Figura 2.

Proyección clásica de 3 cúspides (OAI) frente a técnica de superposición de cúspides (OAD/CAU). A-E: técnica convencional de implante de 3 cúspides. A-C: tomografía computarizada cardiaca y aortograma inicial que muestra la proyección clásica coplanar con 3 cúspides: CNC (amarillo) a la izquierda, CCD (verde) en el centro y CCI (rojo) a la derecha. D y E: posición inicial de una válvula Portico y evaluación final mediante una proyección de 3 cúspides. F-J: técnica de implante de superposición de cúspides. F-H: tomografía computarizada y angiograma en una proyección de superposición de cúspides de CCD/CCI: en esta proyección, la CNC (amarillo) está a la izquierda y la CCD (verde) y la CCI (rojo) se superponen a la derecha de la imagen. I-J: posición de la válvula y evaluación final en una proyección de superposición de cúspides. Las líneas de puntos representan la profundidad del implante (distancia desde la CNC hasta el extremo ventricular del marco del TAVI). CAU: caudal; CCD: cúspide coronaria derecha; CCI: cúspide coronaria izquierda; CNC: cúspide no coronaria; OAD: oblicua anterior derecha; OAI: oblicua anterior izquierda. Esta figura se muestra a todo color solo en la versión electronica del artículo.

(0,33MB).
Criterios de valoración

Los objetivos primarios fueron la profundidad del implante de la prótesis y los TCIV de nueva aparición. La profundidad del implante se evaluó durante la angiografía final después del implante de la válvula alineando el dispositivo y midiendo la distancia desde las cúspides no coronaria y coronaria izquierda hasta la parte más profunda de la prótesis valvular. Los TCIV de nueva aparición se definieron como un objetivo primario combinado de bloqueo de rama izquierda de nueva aparición y nuevo implante de marcapasos permanente (IMP). La decisión del IMP se tomó de acuerdo con el documento de consenso de 20192. El éxito de procedimiento y las complicaciones intra-hospitalarias se definieron según el Valve Academic Research Consortium 37.

Análisis estadísticos

Las variables cualitativas se expresan en cifras (porcentaje) y las variables continuas, en media ± desviación estándar o mediana [intervalo intercuartílico]. Las comparaciones de grupo se analizaron con la prueba de la t de Student o su equivalente no paramétrico, la prueba de la U de Mann-Whitney para variables continuas y la prueba de la χ2 o la prueba exacta de Fischer para variables cualitativas. Se utilizó el análisis multivariante mediante regresión logística para evaluar los predictores independientes de TCIV de nueva aparición en toda la población. Las variables con p ≤ 0,10 en el análisis univariante y las consideradas clínicamente relevantes (p. ej., bloqueo de rama derecha) se incluyeron en una regresión logística multivariable; se incluyó menos de 1 variable por cada 10 eventos para evitar la sobresaturación del modelo. Un valor de p bilateral < 0,05 se consideró significativo en todas las pruebas estadísticas. Los análisis estadísticos se realizaron con STATA versión 14.0 (StataCorp LP, Estados Unidos).

RESULTADOSPoblación de estudio

Entre julio de 2020 y julio de 2021, se sometieron a TAVI con el sistema Portico FlexNav 85 pacientes consecutivos. La proyección clásica de 3 cúspides se utilizó en 43 pacientes, mientras que el TAVI se realizó con la TSC en 42 pacientes. Las principales características basales y de la intervención de TAVI de la población de estudio se muestran en la tabla 1. La media de edad fue 82 ± 6 años; el 73% eran mujeres, y la puntuación STS-PROM media, el 4,2 ± 2,8%. El bloqueo preexistente de la rama izquierda o derecha se presentó en el 13% de los pacientes. El gradiente medio fue de 46,2±15,6mmHg, con una puntuación de calcio media según el método de Agatston en la tomografía computarizada de 2.200 ± 1.355 unidades Agatston. No hubo diferencias significativas entre los grupos, excepto una menor tasa de coronariopatía en el grupo de TSC (el 17 frente al 44%; p=0,006).

Tabla 1.

Características clínicas basales

  General(N=85)  Tres cúspides(n=43)  Superposición de cúspides(n=42) 
Edad (años)  81,7±6,4  81,2±7,4  82,3±5,1  0,410 
Mujeres  62 (72,9)  33 (76,7)  29 (69,1)  0,425 
Hipertensión  73 (85,9)  39 (90,7)  34 (81,0)  0,197 
Diabetes  34 (40,0)  16 (37,2)  18 (42,9)  0,595 
Índice de masa corporal  28,1±4,5  28,9±5,3  27,3±3,5  0,097 
Fibrilación auricular  26 (30,6)  15 (34,9)  11 (26,2)  0,384 
Coronariopatía  26 (30,6)  19 (44,2)  7 (16,7)  0,006 
Cirugía cardiaca previa  12 (14,1)  6 (14,0)  6 (14,3)  0,965 
Cirugía valvular aórtica previa  10 (11,8)  6 (14,0)  4 (9,5)  0,738 
Ictus  7 (8,2)  3 (7,0)  4 (9,5)  0,713 
Puntuación del riesgo de la STS  4,2±2,8  4,5±3,3  3,9±2,0  0,390 
Variables del ECG         
BRI  7 (8,2)  3 (7,0)  4 (9,5)  0,713 
BRD  4 (4,7)  1 (2,3)  3 (7,1)  0,360 
BAV I  13/59 (22,0)  8/31 (25,8)  5/28 (17,9)  0,462 
Ecocardiografía         
FEVI (%)  61,1±10,1  62,7±10,4  59,4±9,6  0,139 
Gradiente medio (mmHg)  46,2±15,6  46,1±14,8  46,4±16,5  0,925 
Área de la válvula aórtica (cm20,7±0,2  0,7±0,2  0,7±0,2  0,542 
Válvula mitral  1 (1,2)  1 (2,3)  1,000 
Tomografía computarizada         
Puntuación de Agatston  2.200±1.355  2.148±1.493  2.249±1.234  0,768 
Índice de cobertura*  13,7±4,6  14,7±4,9  12,5±3,9  0,029 

BAV I: bloqueo auriculoventricular de primer grado en pacientes con ritmo sinusal; BRD: bloqueo de rama derecha; BRI: bloqueo de rama izquierda; FEVI: fracción de eyección del ventrículo izquierdo; STS: Society of Thoracic Surgeons.

Los valores expresan media ± desviación estándar o n (%).

*

El índice de cobertura se definió como 100 × ([diámetro de la prótesis – diámetro anular] / diámetro de la prótesis).

Resultados de la intervención y a los 30 días

Los datos de la intervención y a los 30 días se representan en la tabla 2. El éxito técnico se logró en el 97% de los pacientes, sin diferencias entre los grupos. Se utilizó predilatación en 69 pacientes (81%) y se requirió posdilatación en 33 (39%). En general, no hubo diferencias en las principales complicaciones relacionadas con la intervención. Dos pacientes necesitaron una segunda válvula debido a la migración del dispositivo (1 en cada grupo, 2.4%); uno de ellos dio lugar a una oclusión coronaria, resuelta con éxito mediante tracción de la válvula con un lazo e implante de una seguna válvula. Hubo 2 muertes a los 30 días (2,4%), 1 en cada grupo.

Tabla 2.

Resultados clínicos y de la intervención

  General(N=85)  3 cúspides(n=43)  Superposición de cúspides(n=42) 
Resultados de la intervención         
Éxito técnico  82 (96,5)  41 (95,4)  41 (97,6)  0,571 
Tamaño de la válvula        0,838 
23 mm  24 (28,2)  14 (32,6)  10 (23,8)   
25 mm  31 (36,5)  15 (34,9)  16 (38,1)   
27 mm  21 (24,7)  10 (23,3)  11 (26,2)   
29 mm  9 (10,6)  4 (9,3)  5 (11,9)   
Predilatación  69 (81,2)  37 (86,1)  32 (76,2)  0,245 
Posdilatación  33 (38,8)  20 (46,5)  13 (31,0)  0,141 
Duración de la intervención (min)  113,7±43,8  121,9±45,4  105,4±40,9  0,081 
Tiempo de fluoroscopia (min)  24,5±9,1  27,1±9,1  22,0±8,4  0,010 
Contraste (ml)  172,3±65,8  176,4±71,1  168,0±60,4  0,556 
Profundidad del implante (CNC)  6,0±3,7  7,4±3,0  4,9±3,9  0,005 
  5,5 [3,6-8,0]  6,8 [5,4-8,4]  4,0 [3,0-6,1]  0,001 
Profundidad del implante (CCI)  6,9±3,9  8,2±3,2  5,9±4,2  0,010 
  6,1 [4,9-9,0]  8,4 [5,6-10,0]  5,4 [3,0-7,6]  0,003 
Resultados hospitalarios y a los 30 días         
Hemorragia grave  4 (4,8)  2 (4,7)  2 (4,9)  1,000 
Complicaciones vasculares graves  4 (4,8)  1 (2,3)  3 (7,3)  0,354 
Embolización de la válvula/necesidad de una segunda válvula  2 (2,4)  1 (2,3)  1 (2,4)*  1,000 
Oclusión coronaria  2 (2,4)  1 (2,3)  1 (2,4)*  1,000 
Rotura anular  — 
Ictus/AIT  1 (1,2)  1 (2,4)  0,494 
Nuevos trastornos de la conducción (BRI o IMP)  38 (44,7)  25 (58,1)  13 (31,0)  0,012 
BRI de nueva aparición  25 (32,9)  17 (39,5)  8 (24,2)  0,160 
Marcapasos permanente  19 (22,4)  13 (30,2)  6 (14,3)  0,078 
BCC  17 (20,0)  11 (25,6)  6 (14,3)  0,193 
BAV I + BRI  2 (2,4)  2 (4,6)  0,494 
Gradiente medio (mmHg)  9,9±5,1  11,0±6,1  8,7±3,7  0,044 
Insuficiencia de la válvula aórtica ≥ 2  9 (10,6)  6 (14,0)  3 (7,1)  0,483 
Mortalidad a los 30 días  2 (2,4)  1 (2,3)  1 (2,4)  1,000 

AIT: accidente isquémico transitorio; BAV I: bloqueo auriculoventricular de primer grado; BCC: bloqueo cardiaco completo; BRI: bloqueo de rama izquierda; CCI: cúspide coronaria izquierda; CNC: cúspide no coronaria; IMP: implante de marcapasos permanente.

*Un único paciente tuvo oclusión coronaria por el borde después de la embolización de la válvula.

Los valores expresan n (%), media ± desviación estándar o mediana [intervalo intercuartílico].

La TSC se asoció con una menor profundidad del implante de la prótesis (cúspide no coronaria, 4,9 ± 3,9 frente a 7,4 ± 3,0; p=0,005; cúspide coronaria izquierda, 5,9 ± 4,2 frente a 8,2 ± 3,2; p=0,010) y menores tasas de TCIV de nueva aparición (el 31,0 frente al 58,1%; p=0,012), con una tendencia hacia una menor necesidad de IMP (el 14,3 frente al 30,2%; p=0,078; en pacientes sin bloqueo de rama derecha preexistente, el 7,7 frente al 31,0%; p=0,011) (figura 3). Todos los marcapasos se implantaron durante el ingreso inicial y fue más probable la necesidad de marcapasos en los pacientes con bloqueo de rama derecha preexistente (3/4, 75%), todos en el grupo TSC.

Figura 3.

Figura central. La proyección de superposición de cúspides tuvo como consecuencia una menor profundidad del implante e índices más bajos de trastornos de la conducción intraventricular de nueva aparición que con con TAVI mediante la proyección clásica coplanar de 3 cúspides. BRI: bloqueo de rama izquierda; CNC: cúspide no coronaria; IMP: implante de marcapasos permanente.

(0,39MB).

Los pacientes del grupo de TSC presentaron gradientes transvalvulares aórticos más bajos (8,7 ± 3,7 frente a 11,0 ± 6,1; p=0,044) y menor tiempo de fluoroscopia (22,0 ± 8,4 frente a 27,1 ± 9,1; p=0,010), sin diferencias en el grado de insuficiencia aórtica residual.

Predictores de trastornos de la conducción intraventricular de nueva aparición

Los principales predictores de TCIV de nueva aparición se resumen en la tabla 3. En el análisis multivariable, la TSC se asoció independientemente con una disminución del riesgo de TCIV tras el TAVI (odds ratio = 0,331; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 0,129-0,852; p=0,022).

Tabla 3.

Predictores de los trastornos de la conducción de nueva aparición después del TAVI en la población total

        UnivarianteMultivariante
  General(N=85)  TCIV de nueva aparición(n=38)  Sin TCIV(n=47)  OR  IC95%  OR  IC95% 
Edad (años)  81,7±6,4  81,7±6,7  81,8±6,2  0,997  (0,932-1,066)  0,925       
Mujeres  62 (72,9)  26 (68,4)  36 (76,6)  0,662  (0,253-1,731)  0,400       
Hipertensión  73 (85,9)  34 (89,5)  39 (83,0)  1,744  (0,482-6,304)  0,397       
Diabetes  34 (40,0)  17 (44,7)  17 (36,2)  1,429  (0,596-3,422)  0,424       
Índice de masa corporal  28,1±4,5  28,6±4,5  27,8±4,6  1,042  (0,946-1,148)  0,402       
Fibrilación auricular  26 (30,6)  12 (31,6)  14 (29,8)  1,088  (0,431-2,748)  0,859       
Enfermedad coronaria  26 (30,6)  11 (29,0)  15 (31,9)  0,931  (0,363-2,387)  0,882       
Cirugía cardiaca previa  12 (14,1)  3 (7,9)  9 (19,2)  0,362  (0,091-1,446)  0,150       
Cirugía aórtica previa  10 (11,8)  2 (5,3)  8 (17,0)  0,271  (0,054-1,361)  0,113       
Ictus  7 (8,2)  5 (13,2)  2 (4,3)  3,409  (0,623-18,666)  0,157       
Puntuación de riesgo de la STS  4,2±2,8  4,0±2,7  4,4±2,9  0,940  (0,798-1,107)  0,456       
BRI  7 (8,2)  2 (5,3)  5 (10,6)  0,467  (0,085-2,552)  0,379       
BRD  4 (4,7)  3 (7,9)  1 (2,1)  3,943  (0,393-39,543)  0,243  5,065  (0,453-56,592)  0,188 
BAV I  13/59 (22,0)  9 (32,1)  4 (12,9)  3,197  (0,858-11,920)  0,116       
FEVI (%)  61,1±10,1  63,4±10,5  59,2±9,5  1,046  (0,998-1,096)  0,061  1,034  (0,984-1,087)  0,183 
Gradiente medio (mmHg)  46,2±15,6  47,6±11,9  45,1±18,1  1,011  (0,983-1,039)  0,453       
Área de la válvula aórtica (cm20,7±0,2  0,7±0,2  0,7±0,2  2,917  (0,224-38,002)  0,414       
Válvula mitral  1 (1,2)  1 (2,6)  0 (0)  1,243  (0,752-20,555)  0,879       
Puntuación de Agatston  2200±1355  2294±1061  2112±1595  1,000  (0,999-1,000)  0,590       
Tamaño de la prótesis  25,4±1,9  25,5±1,9  25,2±2,0  1,089  (0,871-1,362)  0,455       
Índice de cobertura*  13,7±4,6  14,0±4,5  13,4±4,6  1,031  (0,935-1,136)  0,544       
Técnica de superposición de cúspides  42 (49,4)  13 (34,2)  29 (61,7)  0,323  (0,132-0,787)  0,013  0,331  (0,129-0,852)  0,022 
Profundidad del implante (CNC)  6,0±3,7  6,7±3,6  5,4±3,7  1,111  (0,971-1,272)  0,126       
Posdilatación  33 (38,8)  19 (50,0)  14 (29,8)  2,357  (0,966-5,750)  0,059  1,623  (0,613-4,301)  0,330 

BAV I: bloqueo auriculoventricular de primer grado en pacientes con ritmo sinusal; BRD: bloqueo de rama derecha; BRI: bloqueo de rama izquierda; CNC: cúspide no coronaria; FEVI: fracción de eyección del ventrículo izquierdo; STS: Society of Thoracic Surgeons; TAVI: implante percutáneo de válvula aórtica; TCIV: trastornos de la conducción intraventricular.

*El índice de cobertura se definió como 100 × ([diámetro de la prótesis – diámetro anular] / diámetro de la prótesis).

Los valores expresan n (%) o media ± desviación estándar.

DISCUSIÓN

El presente estudio evaluó específicamente la seguridad y la eficacia de la TSC durante el TAVI con el sistema autoexpandible intraanular Portico FlexNav. Las principales conclusiones del estudio se pueden resumir de la siguiente manera: a) el empleo de la TSC fue factible, con un gran éxito técnico y bajos índices de complicaciones mayores, similares a los logrados con la proyección clásica coplanar de 3 cúspides, b) la TSC tuvo como consecuencia una menor profundidad del implante, y c) el uso de la TSC se asoció independientemente con cifras más bajas de TCIV de nueva aparición.

La TSC se ha propuesto para el implante de válvulas autoexpandibles para conseguir implantes más altos y reducir así los TCIV asociados a la intervención. La justificación de esta proyección fluoroscópica, que aísla el punto más bajo de la cúspide no coronaria en una proyección oblicua anterior derecha/caudal, se basa en que el contacto anular con las válvulas autoexpandibles se produce principalmente desde la cúspide no coronaria hacia la cúspide coronaria izquierda8. Las ventajas potenciales de esta técnica son la eliminación del paralaje del sistema de liberación, el alargamiento del tracto de salida del ventrículo izquierdo y una distancia visual del anillo aórtico más corta (eje transversal), lo que permite una evaluación más precisa de la profundidad real del implante, con el potencial de reducir el riesgo de lesiones en el sistema de conducción9. La mayoría de las experiencias comunicadas hasta la fecha con esta técnica son con la válvula supraanular Evolut (Medtronic, Estados Unidos). En un análisis por puntuación de propensión (propensity score) de 444 pacientes tratados con Evolut, la TSC (en comparación con la técnica clásica de implante) redujo la tasa de IMP (el 11,8 frente al 21,7%; p=0,03) sin comprometer los resultados del TAVI10. En la mayor serie de pacientes consecutivos tratados con Evolut mediante TSC (n=694), Gada et al.11 demostraron que existía un riesgo muy bajo de IMP (< 5%) con esta técnica, con un bajo índice de eventos adversos cardiovasculares mayores.

Hasta la fecha, apenas se disponía de datos sobre la TSC con la válvula Portico. En un estudio retrospectivo que analiza el impacto de la TSC con diferentes válvulas autoexpandibles, Mendiz et al.12 incluyeron 19 pacientes tratados con Portico. En general y de acuerdo con estudios previos, la TSC redujo la tasa de TCIV sin comprometer la seguridad.

Nuestros resultados también respaldan el uso de la TSC con el sistema Portico FlexNav como una estrategia segura, con tasas de éxito comparables y tasas similares de complicaciones mayores. De hecho, el uso de esta técnica se asoció con un implante de la válvula más alto y la posterior reducción de trastornos de la conducción después del TAVI, sin aumento del riesgo de embolización de la válvula o deterioro hemodinámico de la misma. Curiosamente, la incorporación de esta proyección de trabajo modificada puede reducir la exposición a la radiación (menor tiempo de fluoroscopia), al ofrecer una visualización más precisa de la profundidad del implante y un posicionamiento más preciso del dispositivo, aunque no se tradujo en una reducción de la duración total de la intervención.

En el presente estudio, la TSC apenas se utilizó en las intervenciones de valve-in-valve (figura 1 del material adicional). Aunque es menos frecuente, este método también puede servir para tratar válvulas quirúrgicas degeneradas, ya que las prótesis quirúrgicas están directamente ajustadas a las comisuras de la válvula aórtica nativa y, en consecuencia, la anatomía posquirúrgica generalmente coincide con la anatomía nativa. De manera similar al TAVI en válvulas nativas, la proyección de superposición de cúspides puede obtenerse aislando el poste del stent bioprotésico entre las cúspides coronarias izquierda y derecha en base a la tomografía computarizada previa a la intervención, como han propuesto recientemente Wong et al.13.

Cabe destacar que los gradientes transvalvulares residuales fueron más bajos en el grupo de TSC, lo que podría deberse a una mejor hemodinámica secundaria a una posición más alta de los velos, aunque este hallazgo debe interpretarse solo como generador de hipótesis.

Es importante destacar que los pacientes del grupo de TSC presentaron tasas significativamente más bajas de trastornos de la conducción en consonancia con trabajo previos con otras válvulas autoexpandibles. La necesidad de IMP en el grupo clásico de 3 cúspides fue, aproximadamente, el doble que en el grupo de TSC (el 30 frente al 14%; p=0,078), aunque esta diferencia no fue estadísticamente significativa quizá debido al pequeño tamaño de la muestra. La diferencia fue mucho más notable cuando se excluyó a los pacientes con bloqueo de rama derecha preexistente (el 31,0 frente al 7,7%; p=0,011), que tienen el mayor riesgo de IMP independientemente del tipo de válvula y la técnica de implante.

Por último, la posdilatación se asoció con un aumento de TCIV de nueva aparición tras el TAVI en análisis univariante, pero no en el multivariante. Mientras que la valvuloplastia puede aumentar el riesgo de anomalías de la conducción después del TAVI debido al traumatismo mecánico sobre el sistema de conducción, aún no se ha identificado ninguna asociación clara entre la posdilatación y la necesidad de nuevo IMP14.

Limitaciones

Este estudio tiene las limitaciones inherentes a un estudio retrospectivo observacional sin una comisión de adjudicación de eventos externa y un tamaño muestral reducido. La profundidad de implante fue evaluada por operadores experimentados pero conocedores de la intervención por lo que podría ser objeto de sesgo. No se realizaron tomografías computarizadas sistemáticas post-intervención, por lo que la profundidad del implante se evaluó principalmente mediante angiografía y no se pudo analizar el grado de alineamiento neocomisural. Por último, debido al periodo del estudio (y para reducir los factores ajenos a la técnica de implante que pueden influir en la precisión del implante de la válvula), sólo se incluyeron pacientes que recibieron la válvula Portico con el sistema de aplicación FlexNav, en lugar de la válvula Navitor de nueva generación disponible comercialmente en España desde julio de 2021, lo que puede limitar la generalización de las conclusiones. Las recomendaciones más recientes de buenas prácticas para el implante de la válvula Navitor han incorporado la TSC y los resultados clínicos con el nuevo dispositivo se evaluarán en un futuro próximo.

CONCLUSIONES

La aplicación de la TSC durante el implante del sistema Portico FlexNav es factible y puede ayudar a lograr una menor profundidad del implante y posteriores tasas más bajas de TCIV de nueva aparición sin comprometer la seguridad o el rendimiento de la válvula.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

L. Asmarats, L. Nombela-Franco, A. Regueiro y D. Arzamendi concibieron y diseñaron el análisis. L. Gutiérrez-Alonso, G. Tirado-Conte, P. Cepas y E. Fernández-Peregrina recopilaron los datos. L. Asmarats y X. Millán realizaron el análisis. CH Li, P. Jiménez-Quevedo y X. Freixa revisaron y editaron el original.

CONFLICTO DE INTERESES

L. Asmarats, L. Nombela-Franco, X. Millán, CH. Li, X. Freixa y D. Arzamendi son proctors de Abbott. A. Regueiro es proctor de Abbott y Meril Life. Los otros autores informan de que no tienen ningún conflicto de intereses.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • Los trastornos de la conducción continúan siendo la complicación más frecuente del TAVI.

  • Se ha propuesto la TSC para reducir los trastornos de la conducción después del TAVI con válvulas autoexpandibles supraanulares (principalmente Evolut). Sin embargo, apenas existen datos sobre la seguridad y los beneficios potenciales de esta nueva estrategia de implante con dispositivos intraanulares.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • El presente estudio evaluó específicamente la seguridad y la eficacia de la TSC durante el TAVI con el sistema autoexpandible intraanular Portico FlexNav.

  • El uso de la TSC durante el implante de Portico es factible y facilita un implante de válvula más elevado, lo que a su vez podría contribuir a reducir las tasas de TCIV de nueva aparición.

ANEXO. MATERIAL ADICIONAL

Se puede consultar material adicional a este artículo en su versión electrónica disponible en https://doi.org/10.1016/j.recesp.2023.02.006

Bibliografía
[1]
A. Vahanian, F. Beyersdorf, F. Praz, et al.
2021 ESC/EACTS Guidelines for the management of valvular heart disease.
Eur Heart J., 43 (2022), pp. 561-632
[2]
J. Rodes-Cabau, K.A. Ellenbogen, A.D. Krahn, et al.
Management of Conduction Disturbances Associated With Transcatheter Aortic Valve Replacement: JACC Scientific Expert Panel.
J Am Coll Cardiol., 74 (2019), pp. 1086-1106
[3]
P.M. Doldi, L. Stolz, F. Escher, J. Steffen, et al.
Transcatheter Aortic Valve Replacement with the Self-Expandable Core Valve Evolut Prosthesis Using the Cusp-Overlap vs Tricusp-View.
J Clin Med., 11 (2022), pp. 1561
[4]
Y. Chen, G. Zhu, X. Liu, et al.
Comparison of cusp-overlap projection and standard three-cusp coplanar view during self-expanding transcatheter aortic valve replacement: A systematic review and meta-analysis.
Front Cardiovasc Med., 9 (2022), pp. 927642
[5]
L. Sondergaard, J. Rodes-Cabau, A. Hans-Peter Linke, et al.
Transcatheter Aortic Valve Replacement With a Repositionable Self-Expanding Prosthesis: The PORTICO-I Trial 1-Year Outcomes.
J Am Coll Cardiol., 72 (2018), pp. 2859-2867
[6]
G.P. Fontana, F. Bedogni, M. Groh, et al.
Safety Profile of an Intra-Annular Self-Expanding Transcatheter Aortic Valve and Next-Generation Low-Profile Delivery System.
JACC Cardiovasc Interv., 13 (2020), pp. 2467-2478
[7]
C. Varc-3 Writing, P. Genereux, N. Piazza, et al.
Valve Academic Research Consortium 3: Updated Endpoint Definitions for Aortic Valve Clinical Research.
J Am Coll Cardiol., 77 (2021), pp. 2717-2746
[8]
A. Sengupta, S.L. Alexis, T. Lee, et al.
Cusp Overlap Technique: Should It Become the Standard Implantation Technique for Self-expanding Valves?.
Curr Cardiol Rep., 23 (2021), pp. 154
[9]
G.H.L. Tang, S. Zaid, I. Michev, et al.
Cusp-Overlap” View Simplifies Fluoroscopy-Guided Implantation of Self-Expanding Valve in Transcatheter Aortic Valve Replacement.
JACC Cardiovasc Interv., 11 (2018), pp. 1663-1665
[10]
I. Pascual, D. Hernandez-Vaquero, A. Alperi, et al.
Permanent Pacemaker Reduction Using Cusp-Overlapping Projection in TAVI: A Propensity Score Analysis.
JACC Cardiovasc Interv., 15 (2022), pp. 150-161
[11]
A. Aladham, H. Gada, Y. Wang, et al.
Incidence of Permanent Pacemaker Implantation Using the Cusp Overlap Technique: A Large Single-Center Analysis.
JACC Cardiovasc Interv., 15 (2022), pp. 1006-1008
[12]
O.A. Mendiz, M. Noc, C.M. Fava, et al.
Impact of Cusp-Overlap View for TAVI with Self-Expandable Valves on 30-Day Conduction Disturbances.
J Interv Cardiol., (2021),
[13]
I. Wong, G. Bieliauskas, O. De Backer, L. Sondergaard.
Cusp overlap technique during valve-in-valve TAVI using the novel Navitor transcatheter heart valve.
EuroIntervention., 17 (2022), pp. 1298-1299
[14]
L. Nombela-Franco, J. Rodes-Cabau, R. DeLarochelliere, et al.
Predictive factors, efficacy, and safety of balloon post-dilation after transcatheter aortic valve implantation with a balloon-expandable valve.
JACC Cardiovasc Interv., 5 (2012), pp. 499-512
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Ver histórico de newsletters
Opciones de artículo
Herramientas
Material adicional
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?