Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 69. Núm. 7.
Páginas 713 (Julio 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 69. Núm. 7.
Páginas 713 (Julio 2016)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.recesp.2016.03.014
Acceso a texto completo
Promoción de salud para reducir el retraso en buscar atención médica de los pacientes con síndrome coronario agudo
Health Promotion to Reduce Delays in Seeking Medical Attention in Patients With Acute Coronary Syndrome
Visitas
...
Francisco L. Moreno-Martíneza,
Autor para correspondencia
flmorenom@yahoo.com

Autor para correspondencia:
, Elibet Chávez-Gonzálezb, María T. Moreno-Valdésc, Ricardo Oroz Morenod
a Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Cardiocentro Ernesto Che Guevara, Villa Clara, Cuba
b Departamento de Electrofisiología y Arritmias, Cardiocentro Ernesto Che Guevara, Villa Clara, Cuba
c División Estrategias de Innovación, Tecnalia, Bilbao, España
d Facultad de Medicina, Universidad de Navarra, Pamplona, Navarra, España
Contenido relaccionado
Rev Esp Cardiol. 2016;69:279-8510.1016/j.recesp.2015.07.033
Fernando Rivero, Teresa Bastante, Javier Cuesta, Amparo Benedicto, Jorge Salamanca, Jorge-Andrés Restrepo, Río Aguilar, Federico Gordo, Maurice Batlle, Fernando Alfonso
Rev Esp Cardiol. 2016;69:71410.1016/j.recesp.2016.03.019
Fernando Rivero, Teresa Bastante, Javier Cuesta, Fernando Alfonso
Este artículo ha recibido
...
Visitas
(Actualización diaria de datos)
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

El conocido adagio «time is money», devenido en «time is muscle», se convierte en «time is life» cuando se interpretan los resultados de Rivero et al1.

El mayor beneficio para la reperfusión miocárdica se obtiene a los 120–180min de iniciados los síntomas isquémicos2. Si se lograra reducir el retraso en la demanda de atención médica (RDAM), se podría alcanzar el tiempo de ventana terapéutica más apropiado para reperfundir la arteria relacionada con el infarto, rescatar mayor cantidad de miocardio en riesgo y, seguramente, salvar muchas vidas3.

Los autores señalan algunas limitaciones1; sin embargo, su investigación ha sido suficientemente demostrativa para identificar un importantísimo aspecto sobre el que se puede actuar. Investigaciones similares en otras comunidades revelarían la magnitud del problema en España.

Además de las variables socioeconómicas y de las personas que conviven con el enfermo1, el nivel cultural, el ruralismo, la autonomía individual y el grado de minusvalía son otros factores dependientes del paciente que podrían influir en el RDAM. Sin embargo, la promoción de salud, a todos los niveles y edades posibles, es la única acción que logra formar adecuadamente a la población4 en reconocer los síntomas isquémicos para reducir el RDAM.

La frase «este tiempo depende exclusivamente del paciente»1 podría generar controversia, porque la actitud perezosa ante los síntomas es de su entera responsabilidad, pero el tiempo «puede depender de nosotros», de la promoción y la educación para la salud5, de lo que seamos capaces de trasmitirles.

Hemos actuado acertadamente al reducir el tiempo entre el primer contacto médico y el paso intracoronario de la guía1–3, pero no hemos hecho lo suficiente para disminuir el RDAM que afecta, de manera independiente, a la mortalidad1 y la calidad de vida.

En España se aplican muy bien las estrategias de prevención4,6, pero la primaria es aún insuficiente. La educación para la salud es fundamental y no solo es responsabilidad del personal médico, la Fundación Española del Corazón y otras instituciones públicas o privadas, sino también del Estado y el gobierno, los cuales deberían destinar fondos para involucrar a los medios de comunicación con objeto de llegar incluso a sectores poblacionales con escaso nivel de escolaridad. Ya no se trata únicamente de estimular estilos de vida saludables y controlar los factores de riesgo aterogénico, entre otras acciones4,6, pues Rivero et al1 han demostrado, en un área capitalina céntrica, la necesidad de reducir el RDAM. Estrategias como ehealth7, big data8 y crowdfunding9, basadas en las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, son útiles en este sentido.

Un viejo aforismo plantea que la misión del médico es «curar a veces, aliviar a menudo y consolar siempre», pero es mejor prevenir4–7. Si se logra educar a la población para buscar atención médica temprana ante la sospecha de síntomas de isquemia miocárdica, se podría «curar» —entiéndase tratar— más veces y, en consecuencia, se salvarán más vidas y se mejorará la calidad de otras. No obstante, las estrategias propuestas por los gestores de salud deben prever el impacto de estas acciones en los costes sanitarios por conceptos de incremento en las visitas a urgencias y su consecuente mayor utilización de las técnicas diagnósticas; pero es un precio que vale la pena pagar, por el bien del paciente.

Bibliografía
[1]
F. Rivero, T. Bastante, J. Cuesta, A. Benedicto, J. Salamanca, J.A. Restrepo, et al.
Factores asociados al retraso en la demanda de atención médica en pacientes con síndrome coronario agudo con elevación del segmento ST.
Rev Esp Cardiol., 69 (2016), pp. 279-285
[2]
S. Windecker, P. Kolh, F. Alfonso, J.P. Collet, J. Cremer, V. Falk, et al.
Guía de práctica clínica de la ESC sobre revascularización miocárdica, 2014.
Rev Esp Cardiol., 68 (2015),
[3]
O. Rodríguez-Leor, E. Fernández-Nofrerías, F. Mauri, N. Salvatella, X. Carrillo, A. Curós, et al.
Análisis de los tiempos de atención en pacientes con infarto agudo de miocardio tratados con angioplastia primaria según su procedencia y según el horario de realización del procedimiento.
Rev Esp Cardiol., 64 (2011), pp. 476-483
[4]
J.M. Castellano, J.L. Peñalvo, S. Bansilal, V. Fuster.
Promoción de la salud cardiovascular en tres etapas de la vida: nunca es demasiado pronto, nunca demasiado tarde.
Rev Esp Cardiol., 67 (2014), pp. 731-737
[5]
A. Shah, M.L. Clayman, S. Glass, N.R. Kandula.
Protect your heart: a culture-specific multimedia cardiovascular health education program.
J Health Commun., 20 (2015), pp. 424-430
[6]
P. Mazón-Ramos.
Riesgo cardiovascular en el siglo xxi. Cómo detectarlo en prevención primaria. Cómo controlarlo en prevención secundaria.
Rev Esp Cardiol., 65 (2012), pp. 3-9
[7]
P. Ordúñez, C. Tajer.
Disseminating cardiovascular disease risk assessment with a PAHO mobile app: a public eHealth intervention.
Rev Panam Salud Publica., 38 (2015), pp. 82-85
[8]
K.E. Joynt, J.L. Mega, M.L. O’Donoghue.
Difference or disparity: will big data improve our understanding of sex and cardiovascular disease?.
Circ Cardiovasc Qual Outcomes., 8 (2015), pp. S52-S55
[9]
D.C. Fumagalli, A.M. Gouw.
Crowdfunding for personalized medicine research.
Yale J Biol Med., 88 (2015), pp. 413-414
Copyright © 2016. Sociedad Española de Cardiología
Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.