Publique en esta revista
Información de la revista

Congreso

Contenidos del congreso
Congreso
SEC 2013 - El Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares
Valencia, 24-26 Octubre 2013
Listado de sesiones
Comunicación
6022. Factores de riesgo
Texto completo

6022-674 - Prevalencia de las alteraciones del metabolismo mineral en pacientes con enfermedad coronaria

José Tuñón Fernández1, Carmen Cristóbal Varela2, M. de las Nieves Tarín Vicente3, Álvaro Aceña Navarro1, María Luisa González Casaus1, Joaquín J. Alonso Martín2, Emilio González-Parra1 y Jesús Egido de los Ríos1 del 1IIS-Fundación Jiménez Díaz, Madrid, 2Hospital Universitario de Fuenlabrada, Madrid y 3Hospital Universitario de Móstoles, Madrid.

Introducción: Las anomalías del metabolismo mineral [vitamina D, factor de crecimiento de fibroblastos-23 (FGF-23), parathormona (PTH) y fosfato (P)] están relacionados clásicamente con el daño renal. Sin embargo, datos recientes también los relacionan con la enfermedad cardiovascular. Describimos la prevalencia de alteraciones del metabolismo mineral en pacientes con cardiopatía isquémica estable (CI).

Métodos: Estudiamos 704 pacientes con CI. Se registraban variables clínicas y se almacenaba plasma a -80ºC.

Resultados: La edad era 61,4 ± 12,3 años y el 75% eran varones. El filtrado glomerular estimado (FG) era 77,7 (63,6-89,9) ml/min 1,73 m2 y el 20,3% de los pacientes tenían este valor < 60 ml/min 1,73 m2. Los niveles de calcidiol (metabolito de vitamina D), mostraban deficiencia grave (≤ 10,0 ng/ml) en 10,9% de los pacientes, moderada (10,01-20,00 ng/ml) en 46,4%, niveles subóptimos (20,01-30,0 ng/ml) en 32,3% y eran normales (> 30 ng/ml) en el 10,4%. Los niveles de PTH fueron 59,7 (45,5-77,5) pg/ml y 30% de los pacientes tenían niveles altos (> 74 pg/ml). Los niveles de P fueron 3,2 (2,8-3,5) mg/dl, con el 0,4% de los pacientes con valores elevados (> 5,1 mg/dl). Los niveles de FGF-23 fueron 69,9 (54,5-96,3) RU/ml, con 11,5% de pacientes con niveles elevados (> 130 RU/ml). El FG se correlacionó moderadamente con FGF-23 (r = -0,286, p < 0,001) y PTH (r = -0,374, p < 0,001), pero no con calcidiol (r = 0,016, p = 0,677) y P (r = -0,003, p = 0,944). La edad mostró una correlación leve con los niveles de FGF-23 (r = 0,104, p = 0,010) y PTH (0,209, p < 0,001), pero no con los de calcidiol (r = -0,034, p = 0,370) y P (r = -0,004, p = 0,906). El calcidiol mostró una débil correlación con MCP-1 (monocyte chemoattractant protein-1) (r = -0,085, p = 0,024) y proBNP (r = -0,084; p = 0,026), pero no con proteína C reactiva de alta sensibilidad (PCRhs). FGF-23 se correlacionó con MCP-1 (0,182; p < 0,001), proBNP (r = 0,439; p < 0,001) y PCRhs (0,127; p = 0,002). PTH se correlacionó con MCP-1 (r = 0,148; p < 0,001) y proBNP (r = 0,355; p < 0,001) pero no con PCRhs. Los niveles de P no se correlacionaban con estos marcadores.

Conclusiones: Los pacientes con CI presentan una alta prevalencia de alteraciones en los niveles de calcidiol, FGF-23 y PTH, que no se explican por la edad ni por un deterioro de la función renal. Los niveles plasmáticos de alguna de estas moléculas se correlacionan con los de los biomarcadores pronósticos PCRhs, MCP-1 y proBNP.

Idiomas
Revista Española de Cardiología

Suscríbase a la newsletter

es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?